“La educación concertada es elitista y racista, una rémora para España”

‘Profe agobiao’ es el pseudónimo de un educador sui generis, del tipo de profesores que dejan huella a su paso. Así se da a conocer este docente sevillano en la red social de Twitter, donde acumula miles de seguidores y se ha convertido en uno de los grandes defensores de la educación pública. Licenciado en Periodismo y con cuatro máster de postgrado diferentes, entre ellos uno de Geografía e Historia, es interino de la educación madrileña y ha pasado por diez centros diferentes de las zonas más deprimidas de la capital. Su experiencia como docente le ha hecho acumular datos con los que desmonta los principales mantras relativos a la docencia y la escuela en este país. Preservamos el anonimato por deseo expreso de nuestro entrevistado.

¿Cómo es tu relación con la red de Twitter y cuándo empiezas a usarla como una herramienta para defender la educación pública?

Abrí la cuenta que tengo ahora (@Gauguinepicuro) porque cerré la cuenta anterior, en la que tenía mi nombre real y con la que sufrí una mala experiencia. Resultó que me espiaron desde un trabajo temporal que tuve en la empresa Decathlon, en Sevilla. Un día el director de dicha empresa me citó en su despacho para enseñarme decenas de tuits que había escrito en mi tiempo libre sobre diferentes temas: fútbol, educación, cine, etc. Nada grave ni relacionado con mi entorno laboral y, obviamente, escritos en mi tiempo libre. Aquello supuso para mí una indignación enorme pues me amenazaron, asegurando que no permitían su uso en el tiempo libre —siendo una censura clara e ilegal al limitar la libertad de expresión— mientras trabajase para ellos. Acabé marchándome.

Curiosamente aquello significó una oportunidad en Madrid que desembocó ese mismo año en aprobar las oposiciones de profesor y estar cumpliendo mi sueño de ser docente. Al ejercer comprobé cómo maltrataban a la educación pública y cómo acababan con los sueños de los más desfavorecidos, observé las injusticias que se acometían con los recortes bajo la falacia de la “libertad educativa”, y contra los que más necesitan de la educación como motor de ascenso social. Así que decidí volver a Twitter con otra cuenta e intentar dar voz a los alumnos que no tenían fuerza ni medios para gritar que les estaban robando su futuro.

¿Qué tipo de educación es la que defiendes?

La educación perfecta no existe. Solo existiría cuando todo el alumnado, sea cual sea su condición social, tuviera las mismas oportunidades para aprovechar los recursos a su alcance y llegar a cotas más altas en cuanto a bienestar que sus antepasados. Si la educación que se la da a un alumno no sirve para que mejore en ese bienestar socioeconómico y cultural con respecto al entorno familiar en el que ha nacido, entonces esa educación no nos vale. La educación que defiendo es aquella basada en la evidencia social y científica. Aquella que aúna lo científico y empírico con la cuestión de adaptación al entorno social y económico del individuo. Aquella en la que el conocimiento se impone a la ignorancia y donde lo que algunos llaman de mala manera “libertad educativa” desaparece. Esa “libertad educativa” es solo un eufemismo para decir “no quiero que mi hijo vaya a clase con pobres e inmigrantes y, además, quiero que me lo pague el Estado quitando recursos a la pública que es donde están los más necesitados porque así estos no podrán nunca alcanzar a mis hijos aunque se esfuercen más y sean más inteligentes”. Esto es lo que hay detrás de la educación elitista y racista de la concertada, que es una rémora en España y algo que no existe en ningún país con altos niveles educativos.

¿Estamos entonces viviendo una crisis de la educación pública? ¿Crees que están ganando terreno los centros privados y concertados?

Por supuesto. La concertada no es más barata si la comparas con una pública de su mismo entorno. El mantra ese de “es más barata la concertada que la pública” es una falacia porque lo que hacen es equiparar un cole concertado del barrio Salamanca de Madrid con la educación rural de Castilla y León, como si tuviera algo que ver; así marginan los datos y los manipulan. Si comparas dos institutos, uno concertado y otro público, del mismo barrio, el coste para las familias es incluso mayor en la concertada y el coste social y de daño al barrio y a la igualdad de oportunidad que supone es tremendo. Simplemente hay que ver los datos oficiales: el 80% de la concertada está en manos de la Iglesia. La usa como chiringuito económico. En los casos de corrupción en Madrid aparecen sobornos ligados a la concesión de nuevos centros concertados con valor de hasta 300.000 euros.

La educación concertada solo le sale barata a la administración en cuanto al elemento humano. Porque los profesores, al no ser funcionarios, cobran menos, trabajan el doble y además los temporales son despedidos en verano, ahorrando esos costes y contratando otra vez en septiembre para así subir las estadísticas a la vuelta de vacaciones. Es una de esas trampas de las estadísticas basadas en datos que tanto gustan a nuestros sociólogos, que son los mismos que después no aciertan nunca una encuesta electoral.

La educación pública se está quedando solo para dos tipos: el instituto público elitista (que también los hay) que está al servicio del gobierno para presumir en las estadísticas (como el Ramiro de Maetzu, por ejemplo, gobernado con mano de hierro como si fuera un privado elitista para que puedan ir los hijos de los padres “pijoprogres” con la conciencia limpia) y después el instituto público gueto del barrio, que sirve para quitar a las clases populares de los concertados y privados del entorno y donde pueden encerrar a los parias de la sociedad.

¿Crees que los políticos no escuchan a los profesores a la hora de trabajar las leyes educativas?

Por supuesto. Tampoco es una novedad. En el paripé del Pacto Educativo que se hizo durante la legislatura de Rajoy, de más de 200 “expertos” consultados y que pasaron por la comisión de educación, ¿cuántos docentes en activos de primaria y secundaria de la pública fueron? Ya contesto yo: dos. De más de 200 solo dos. Mayor prueba que esa no hay ninguna. No tienen ni idea. Solo consultan a gurús, chamanes y homeópatas educativos que no han pisado un aula en su vida o que han huido de ella porque no aguantan ni tres segundos en un primero de la ESO de un instituto público del extrarradio.

manifa_educacion-9.jpg
Una pasada manifestación estudiantil. FOTO: MANU GARCÍA.

Defiendes una educación igualitaria desde una perspectiva de clases. ¿Tienen los alumnos las mismas oportunidades o es otra leyenda urbana?

Ni de broma. Es una de las grandes mentiras de la Educación. ¿Cómo van a tener igualdad de oportunidades si tengo alumnos que van sin desayunar o sin dormir a clase porque tienen que ayudar a sus padres en trabajos o no pueden pagarles una barra de pan diaria? Una de las pocas evidencias que tenemos para la educación es que comer y descansar bien son elementos imprescindibles para aprovechar una buena docencia. Si no tienes eso, entonces es una piedra que se añade a tu mochila a la hora de emprender el camino educativo.

A esa mochila se le añaden otras piedras cada vez más grandes: si tus padres tienen un nivel cultural bajo, por ejemplo, tú adquieres menos vocabulario que alguien de un entorno educativo alto. Otra evidencia es esa. Otra más sería que crecer rodeados de libros potencia exponencialmente tus conocimientos más allá de la Escuela. Y así podríamos seguir… La educación social tiene el deber y la obligación de aportar elementos que compensen esas carencias que traen de casa. Si no lo hace, entonces supone otro fracaso. No hay más. En esta vida en materia educativa está todo inventado.

De hecho, se sabe que un alumno de entorno pobre si está sentado en la Escuela al lado de un alumno de un entorno socioeducativo y cultural alto se beneficiará de este y ayudará a crear una sociedad más justa y solidaria. Por esos las sociedades nórdicas, con altos niveles de bienestar y justicia social no tienen concertada ni privada, casi todo es pública, porque el pobre, el inmigrante, la clase obrera, va junto a la clase elitista desde infantil hasta la universidad, codo con codo, dando las mismas oportunidades, siendo equitativa y ofreciendo una auténtica riqueza de aprendizaje y de meritocracia a la hora de explotar todas las oportunidades que otorgar el sistema educativo.

Has sido muy crítico con la gratuidad del uso de la palabra “adoctrinamiento”. Explícate.

¿Qué es adoctrinar en la escuela? Porque en la misma ley Wert, que no es sospechosa de ser bolivariana ni comunista, dice textualmente que en la escuela se debe potenciar el pensamiento crítico, el debate y el contraste de ideas encontradas entre el alumnado. ¿Cómo potenciamos el pensamiento crítico omitiendo el conocimiento “porque puede ofender o molestar a la familia de un alumno? ¿Cómo fomentamos el debate con ideas contrapuestas si nos callamos las ideas contrapuestas? Es una estupidez. Además, que adoctrina más el amigo de tu infancia diciéndote que no eres capaz de tirar una piedra a un pato y lo haces por miedo a que te llamen cobarde, que un profesor al que ves tres veces a la semana junto a 16 educadores más en dicha semana.

Si un docente que te da clases tres horas es capaz de cambiar ideas preconcebidas de tu entorno familiar, de amistad o social, entonces tu problema es que tienes menos personalidad que una piedra en el Sáhara. Un docente está para abrirte nuevos mundos, nuevos caminos y tú después eliges el que quieras. La escuela no está para ser una continuación de tu burbuja social y familiar. Más bien está para romperla, porque tarde o temprano se va a romper. Mejor que se rompa siendo adolescente en base a un conocimiento epistemológico, crítico, científico y empírico que yendo en el metro con 24 años y asustándote porque un señor te pide un euro para comer creyéndote que eso no pasa en tu país porque nunca te has rodeado de ello. Que es lo que pasa con los actuales políticos y la educación “de libre elección educativa” que es la concertada. Daña a la sociedad y a los propios chavales. Lo gracioso es que los mismos que acusan de adoctrinamiento por decir que España es el segundo país del mundo en fosas comunes son los que te defienden dar Religión, que lo hacen profesores que nos cuestan 500 millones de euros al año, están enchufados a dedo por el arzobispado de turno, no pasan oposiciones ni tienen formación universitaria. Pero oye, que eso es “libertad de elección de padres” porque lo de ir a misa los domingos parece que no es suficiente.

Un profesor durante una clase de Religión. FOTO: DIÓCESIS DE JAÉN

Tú que eres titulado en Historia, ¿crees que se está enseñando bien la Historia de España en nuestros centros?

Pues habrá docentes que sí y docentes que no. Habrá quien enseñe que el Cid fue un héroe nacional y quien diga en Cataluña que Nova Historia tiene razón al decir que el Quijote era catalán y hasta la peseta lo era. Como todo en la vida dependerá del profesional. En general, hay buenos profesionales, sobre todo en la pública, porque pasan una oposición y no están enchufados a dedo como en la concertada o los profesores de Religión. La Historia de España está ahí con elementos objetivos y epistemológicos. Y también tiene su parte de interpretación y valoración, que para eso están las herramientas que también se le da a los alumnos para puedan decidir por ellos mismos. No hay más misterio. Esto no es magia, simplemente es conocimiento, por mucho que parezca mal decirlo en estos tiempos de innovación educativa cargada de agua con azúcar pedagógica.

¿Cómo está afectando las nuevas tecnologías y la red de redes al alumnado?

El otro día me enteré que en primero de ESO (unos doce años de edad) tienen un grupo de Whatssap para despertarse a las dos de la mañana y hasta las seis entre semana jugar al Fortnite. Después llegan cansados y agotados y no rinden. Todos tienen Instagram aunque no tienen la edad mínima, o Twitter o Facebook o todas esas siendo menores. Hay un control mínimo que debe ser de los padres. Los docentes no somos investigadores privados ni podemos perder el tiempo en cuestiones que no nos competen. Además, yo uso mucho los ordenadores, vídeos, presentaciones, etc. Pero copiar, transcribir, dictar, explicar, dar conocimiento, ofrecer alternativas, fuentes de información es imprescindible. Las nuevas tecnologías no pueden quedar por encima del conocimiento de un profesor. Nunca. Por mucho que los gurús te vendan cuentos chinos de lo contrario.

Solo hay que recordar que los estudios demuestran que escribir con lápiz sobre papel es mejor que leer o trabajar sobre tabletas. Que los supuestos estudios tecnológicos en educación están financiados o hechos por compañías de móviles. Mientras, los jefes de dichas compañías de Sillicon Valley llevan a sus hijos a institutos “de métodos antiguos” donde no hay tecnología en las aulas y todo se hace a la antigua usanza. Qué cosas. Pero será casualidad, claro. A las clases populares homeopatía educativa basada en videojuegos, mientras que a las élites se les da conocimiento.

Lo que hay que hacer es enseñar en Magisterio y en los máster de Educación a Paulo Freire,y menos chorradas de inteligencias múltiples o nuevas tecnologías. Es más importante el concepto de “educación bancaria” que saber hacer la declaración de la renta, por mucho que digan los vendedores de humo. Es más importante saber de dónde venimos y saber discernir el conocimiento de la ignorancia que ponerse a jugar con proyectos que no llevan a ningún fin pedagógico pero queda muy bien en la prensa.

Un aula de un colegio público andaluz, en una imagen de archivo. FOTO: JUNTA DE ANDALUCÍA.

¿Qué retos tienes como educador? ¿Cómo es tu día a día con el alumnado?

Tengo de media cada año 180 alumnos, cada curso en un centro distinto. Como es lógico no puedo llegar a todos como me gustaría ni puedo caerles bien a todos. Intento hacerlo lo mejor posible y aprender cada día de mis errores. Ojalá pudiera llegar a todos, pero cada persona es distinta y más hablando de adolescentes con sus problemas personales, familiares y sociales propios de la edad. Mi objetivo es seguir trabajando y, sobre todo, aprendiendo desde el punto de vista pedagógico con evidencias probadas y no los vendedores de humos que nos encontramos cada fin de semana en congresos educativos financiados por bancos que quieren meterse en la educación.

¿Cómo es tu relación la comunidad educativa?

En general creo que siempre he tenido una gran aceptación entre el alumnado. Suelo recibir al terminar el curso muchas alabanzas y críticas positivas. En más de un instituto he sido el profesor mejor valorado en las encuestas internas. Suelo caer bien y recibir el agradecimiento, incluso de los padres de mi tutoría, por mi implicación. Con eso me quedo. Esa es mi satisfacción, aunque es una profesión agotadora y “quema” año a año por la falta de recursos, sobre todo cuando te encuentras a padres o alumnos que te faltan el respeto y pagan sus errores como educadores contigo. Pero va en el sueldo. De todas formas, si algo he aprendido estos años es a no juzgar la labor en casa de los padres sin saber sus circunstancias socioeconómicas, culturales, familiares, etc. Son elementos importantes a tener en cuenta para entender a un alumno, por eso hasta que no los conozco no prejuzgo la situación en clase o el desarrollo de habilidades de ese alumno.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...