La Diputación de Burgos inyecta un millón en el Monasterio de San Salvador

La Diputación Provincial inyectará este año casi 1 millón de euros en obras de mantenimiento en tejados y fachadas del antiguo monasterio de San Salvador de Oña, edificio de su propiedad que está sin actividad desde junio de 2011 tras perder su uso como residencia de mayores. Así lo anunciaron ayer los vicepresidentes primero y segundo de la institución provincial, José Ignacio Marín y José María Martínez, durante una visita al inmueble en el que estuvieron acompañados por varios técnicos del Servicio de Arquitectura.

El recorrido empezó en el exterior de la capilla donde se están invirtiendo 156.553 euros en una intervención que tiene como objetivo resolver los problemas de seguridad, estabilidad y estanqueidad que afectan al edificio. «La cubierta presentaba un estado de deterioro generalizado y un fallo estructural en la zona del ábside provocando la entrada masiva de agua hacia el interior», según los técnicos. Las filtraciones de agua han producido grandes manchas de humedad en el intradós de las bóvedas y también desprendimientos en el revestimiento interior aunque sin afectar a su estabilidad.

Las obras en la cubierta de la capilla están siendo ejecutadas por la empresa Trycsa y el plazo de ejecución concluye el 15 de mayo. En la visita de ayer, se veía claramente el montaje de la nueva cubierta formada por una estructura de madera de pino. La segunda fase de la restauración del monasterio afectará a la fachada y cubierta que dan a la Plaza del Convento, a las fachadas del patio del Sagrado Corazón y a la fachada que da a los jardines del monasterio.

La inversión consignada en el presupuesto general de la Diputación para esta intervención asciende a 708.501 euros. Pero no son éstas las únicas mejoras que la institución provincial está acometiendo en el conjunto arquitectónico de San Salvador. El 1 de abril ha puesto en marcha un nuevo programa mixto de formación y empleo para avanzar en la restauración de la antigua Sala de Monjes y dependencias anejas. El taller tiene una duración de seis meses y en él participan  12 trabajadores más 3 formadores. La jornada se destina en un 50% a la formación teórico-práctica y el otro 50% al trabajo en obra centrado  en los revestimientos.

Zona románica

Las obras se localizan en una de las zonas más antiguas del monasterio, de origen románico y que incluye dependencias como la Sala de Monjes, el Calefactorio o la Sala del Abad «escasamente documentadas y de enorme interés para la comprensión de la evolución del complejo monástico», según explicaron los técnicos. La formación práctica se completa con intervenciones en otros edificios de la villa como el antiguo cuartel, que es propiedad del Ayuntamiento. La inversión en el programa mixto de formación y empleo asciende a 150.000 euros. La Diputación aporta 84.000 euros y la Junta de Castilla y León 78.000 euros.

Las obras recién comenzadas dan continuidad a las ejecutadas en 2014 (primera fase de demolición y limpieza) y pretenden completarse con una tercera fase con un módulo formativo de ‘Acabados Rígidos’ (pavimentos) ya solicitado. Los espacios en rehabilitación serán cedidos en el futuro a la Fundación Fundación Milenario de San Salvador para fines culturales y turísticos.

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...