La diócesis de San Diego acuerda pagar 198 millones de dólares a víctimas de abuso sexual

La diócesis católica de San Diego (California) ha llegado a un acuerdo con 144 víctimas de abuso sexual por parte de clérigos de esta institución religiosa, por el cual pagará 198 millones de dólares en concepto de indemnización, según publica "San Diego Union Tribune".
 

Esta cifra, la segunda mayor pagada por una diócesis, es más del doble que los 95 millones de dólares que se había ofrecido inicialmente para evitar el juicio y cumple con las demandas de las víctimas, que exigían 200 millones.

La mayor cantidad de la historia la efectuó el pasado 16 de julio la archidiócesis de Los Ángeles, al acordar un desembolso de 660 millones de dólares para 508 víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes de esa ciudad estadounidense.

 

2.300 millones de dólares desde 1950

Según los medios locales, los casos de abuso sexual cometidos por sacerdotes católicos han costado a la Iglesia estadounidense al menos 2.300 millones de dólares desde 1950.

 

El acuerdo entre la diócesis de San Diego y las víctimas pone fin a más de cuatro años de infructuosas negociaciones en juzgados estatales y federales.

También tiene lugar unas semanas después de que un juez federal ordenara que se inicien de inmediato los juicios de 42 demandantes en este caso de abuso sexual.

 

Cinco juicios tuvieron que ser suspendidos en febrero después de que la diócesis se declarara en bancarrota, justo un día antes de que se iniciara el primero de ellos.

 

Quinta diócesis en bancarrota

Los abogados de los afectados argumentaron que la reapertura de los juicios era la única manera para lograr un acuerdo con la diócesis, algo que hoy finalmente se produjo.

 

El obispo de San Diego, Robert Brom, señaló entonces que tomó la decisión porque acceder a las exigencias monetarias de compensación planteadas por los demandantes, habría significado la ruina.

 

Con alrededor de un millón de miembros, la de San Diego es la quinta diócesis estadounidense que se declaró en bancarrota, debido a denuncias por abusos sexuales presuntamente cometidos por sus clérigos.

 

Las acusaciones implicaron más de un centenar de denuncias de abuso sexual que datan del decenio de 1950 y se atribuyen a 60 sacerdotes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...