La derecha y el laicismo. Red internacional contra la educación pública

Una de las principales estrategias de la derecha religiosa es la creación de coaliciones y redes internacionales que dicen agrupar a muchas organizaciones de distintos países pero que en realidad surgen y se mantienen gracias al apoyo de algunos políticos

En conformidad con una visión político religiosa que se opone al laicismo y a las libertades del individuo en aras de la imposición de valores supuestamente universales, se han formado grupos internacionales contra el aborto, en defensa de los valores tradicionales de la familia, a favor de la censura en los medios de comunicación y desde Estados Unidos se ha impulsado además una «alianza» contra la educación pública y desde luego contra el laicismo educativo.

Además de su aspecto político religioso, ese proyecto apunta hacia el negocio de la privatización en detrimento de la inversión social en la enseñanza. Es decir, es parte de una renovada lucha de clases, de los ricos contra los pobres.

Por otra parte, el ecumenismo que es otro rasgo de la derecha actual se manifiesta en la llamada «Alianza para la separación de la escuela y el Estado», que busca eliminar la intervención gubernamental en la educación, y tiene su sede en Fresno California (véase la página ww.honested.com/vips/index.php.)

Dicha Alianza ha atraído a dirigentes de grupos conservadores tanto católicos como protestantes, a jerarcas religiosos, incluyendo algunos judíos y musulmanes, a empresarios y activistas provida y contempla también la presencia aislada de algún intelectual destacado, como Thomas Szasz, el célebre crítico de la psiquiatría.

El nombre de ese último aparece, en la mencionada página, como uno de los firmantes de la siguiente declaración que la Alianza promueve: «Declaro públicamente que estoy a favor de terminar con la injerencia del gobierno en la educación”.

Sin embargo, la lista completa de los personajes destacados, o VIPs, que han firmado la declaración anterior es muy ilustrativa, en ella se incluye al prelado católico Rogelio Alcántara, de México; Fernando Monterroso, rector de la universidad privada Francisco Marroquin, de Guatemala; Rosalie Slater, de la Foundation for American Christian Education; Allan Carlson del Howard Center, denominado así en honor de John Addison Howard, también fundador del Rockford College Institute (1978), es una organización que «deja brillar una luz de verdad para todas las familias del mundo que lucha por mantener su estructura intacta» y que ha sido muy activa en la conformación de redes conservadoras internacionales;

Enrique Ghersi de la Sociedad Internacional para la Libertad Individual, de Lima, Perú, coautor junto con Hernando de Soto de El otro sendero, y quien ha llegado a sugerir incluso la «desregulación» o privatización del mar y hasta del aire; Vince Millar, presidente de la International Society of Individual Liberty (ISIL); Steven W Mosher, presidente del Population Research Institute, grupo que apoya a Bush en sus politicas antiaborto; el congresista Ron Paul, de Tejas; Larry Pratt, presidente de la asociación de dueños de armas en Estados Unidos; Ron Robinson, de Young America’s Foundation; Lew Rockwell, presidente del Instituto Ludwig von Mises; el senador Don Rogers, de California; Rigoberto Stewart, presidente del Instituto para la Libertad y el Análisis de las Políticas Públicas, de Costa Rica; Michael Semin, presidente del Instituto Cívico, de Praga, a quien se promueve como «experto en educación y privatización» y ha participado en eventos internacionales de corte provida organizados por el Howard Center y otras de las organizaciones mencionadas; Paul Wever, ex vice ministro de Economía de Guatemala, muy vinculado a los más poderosos círculos empresariales de ese país; el empresario mexicano Alonso Gutiérrez Cortina, cuya familia es uno de los puntales del activismo católico en México;

Tom Monaghan, fundador de Domino’s Pizza, Caballero de Malta e impulsor de la contra centroamericana; así como una pléyade de personajes del activismo provida, entre ellos Randall Terry, protestante, de Operación Rescate; Marianne Alpha, de Human Life International y Paul Marx, fundador de esa internacional provida católica que tiene sede en Estados Unidos; y Cristina Vollmer, esposa del millonario venezolano Alberto Vollmer Herrera y fundadora de grupos como Provida de Venezuela (Provive) y ALAFA (Alianza Latinomericana para la Familia).

Sin preocuparse demasiado de que eliminar la intervención del gobierno en la educación ocasionaría graves problemas a los pobres, la mencionada Alianza, que está enfocada en realidad al sector empresarial y religioso, alega que ante todo la educación debe ser «honesta», es decir, abordar las «grandes preguntas de la vida», y especialmente acerca del «Ser Supremo» y su relación con él.

Pero, obviamente, privilegiar la discusión de esas «grandes preguntas» ante seres que apenas están empezando a vivir implica adoctrinarlos en determinado credo religioso cuyo significado y consecuencias no están todavía en condiciones de juzgar.

Usando una estrategia indirecta para defender la educación religiosa en contra del laicismo, la Alianza alega que la «educación deshonesta engaña a los maestros, estudiantes, y padres al asumir que una persona debe separar su vida en compartimentos. Esto significa que las Grandes Preguntas de la Vida se pueden discutir en el hogar y en la iglesia, pero no en la escuela, los centros de trabajo o en la vida política. Esa división en compartimentos ocasiona la ruptura de la integridad de quienes la aceptan…».

A lo anterior añade que si por el principio del laicismo el gobierno no interviene en la escuela dominical, de enseñanza religiosa, lo mismo debería valer para la escuela de los demás días, de los lunes, los martes, etc.

Puede parecer lejano el día en que voraces empresarios que son a la vez fanáticos religiosos acaben con la educación pública y laica, pero ese ataque contra las instituciones de beneficio social ha sido una de las prioridades de gobiernos derechistas que buscan no sólo hacer prevalecer ideas religiosas, sino incluso entregarle al sector empresarial, para su propio beneficio, las tareas sociales que debe llevar a cabo el gobierno.

Edgar González Ruiz
Investigador y periodista mexicano, autor de Los Abascal, De los cristeros a Fox, La sexualidad prohibida, Cruces y Sombras y otros libros sobre la derecha en México y América Latina

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...