La democracia. La democracia en peligro

Individualismo, corrupción, abuso del poder, laicidad, ilegitimidad democrática, el pueblo el poder soberano.

Introduccion

España, después de una larga dictadura, entra en la comunidad de los países democráticos el 10 de 0ctubre de 1978, con una nueva Constitución, aprobada por el Congreso de los diputados y por referéndum por el pueblo español.

La democracia es el régimen político en el que la soberanía está en pueblo. “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”, (artículo 1,2 de la Constitución española)

La Democracia se ha interpretado de diversas maneras y de formas de ejercerla en los países llamados democráticos. El único principio común a todos ellos,  es el derecho al  voto de los ciudadanos. Las interpretaciones, en algunos de los países democráticos, han llegado a construir una sociedad dividida entre los que votan y los que son votados. Los primeros los que  dan legitimidad a los políticos, y los segundos que acaparan todos los poderes, incluido la soberanía del pueblo. Las consecuencias de esta división es la separación cada vez más profunda entre la ciudadanía y los elegidos.

El voto ciudadano, no es interpretado por los políticos como la voluntad del pueblo, sino únicamente como la legitimidad a ser los que conducen decisiones y opciones de sus respectivos partidos. Siendo esta la principal razón del desprestigio y de la incapacidad de la clase política a encontrar soluciones a los graves problemas que atraviesan las mayorías de los ciudadanos.

Los políticos buscan los votos, antes de las elecciones con discursos y promesas, que llegados al poder, no cumplen. Aplican sus ideologías partidarias y no gobiernan para todos, viven fuera de las realidades de los ciudadanos y cuando hablan, hablan en términos macroeconómicos que solo ellos comprenden ya que son ellos ya que son ellos los que los han elaborado. En la complexidad del mundo actual, y como consecuencia de unas políticas anteriores nefastas al interés general, tienen que aplicar remedios impuestos por estructuras supranacionales, al mismo tiempo que están bajo las influencias de una economía ultra liberal, que ha sido un fiasco, y de una banca y sistemas bancarios regionales que han resultado ser una de las catástrofes más sonadas en nuestro país por sus gestores incompetentes y aprovechadores de las influencias políticas para obtener beneficios personales.  

En nuestro país, por su pasado y las fuertes influencias de las ideologías de una iglesia católica con raíces en gobierno y en partidos y en las instituciones de Estado, continua, a través de religiosos vestidos como todos los ciudadanos, están presentes para orientar la democracia en un catolicismo disfrazado para todo el pueblo español como en los tiempos anteriores a la nueva Constitución.

 La democracia no llega sola por el mero hecho de una nueva Constitución. La democracia es un aprendizaje que necesita su tiempo y sus condiciones. Es una educación en valores ciudadanos, en una ética, comenzando por los más altos responsables del Estado, políticos, jueces, profesores, religiosos, banqueros… y los ciudadanos. Como ello no se ha producido en nuestro Estado, falta lo esencial y ello es lo que hoy constatamos.

El conocimiento de la democracia, como forma de Estado, merece ser conocido para comprender como a través de la civilización occidental y través de los siglos nos ha llegado.

Todo hecho histórico tiene sus causas y sus razones. Loa acontecimientos siempre se producen en un contexto favorable que permite la evolución del pensamiento y de las mentalidades. Todos los hechos dependen de los hombres y de sus libertades. La historia de la democracia está marcada por acontecimientos que constituyen las referencias que trataremos como puntos esenciales a su conocimiento.

En primer lugar veremos el comienzo de la democracia en la Antigüedad lejana de los griegos, para pasar a la era de la Modernidad, que con los espectaculares  descubrimientos y con el Humanismo, culminará en el siglo XVIII, en el que reflexiones filosóficas tratarán de la sociedad ideal, correspondiendo a la democracia de los griegos. Daremos un salto del Atlántico,  para llegar a los EEUU, donde tiene lugar la organización de una sociedad y de un gobierno que será pensado en la democracia y de la que tenemos referencias por los estudios realizados por un aristócrata francés. Alexis de Tocqueville.

Para terminar, regresaremos a nuestro tiempo para constatar que nuestro mundo, si complejo e interdependientes los unos de los otros, con una constelación de instituciones supra nacionales de la que dependemos, y en particular la Unión europea, las preocupaciones por la democracia de y de los sistemas políticos están al orden del día. Ya que las deficiencias y las interpretaciones nacionales nos alejan cada vez más de los principios democráticos, y que estos son inexistentes, comenzando, en general por los gobiernos e instituciones de Estado.

La democracia

Democracia, palabra de origen griego compuesto de: “demos”, que significa pueblo y de “Krates” que significa poder. – El pueblo es soberano – .

El tiempo de la antigua Grecia

La democracia ateniense se construyó en un proceso progresivo. Los atenienses aspiraban a liberarse del poder central retenido por una clase social acomodada: las familias aristocráticas, y su deseo era rendir el poder al pueblo.

En el siglo V antes de J.C, la edad de oro de Atenas, Pericles, deposita el poder soberano en los ciudadanos de Atenas. “Todos los ciudadanos atenienses están llamados a participar en la vida política y todos los ciudadanos pueden acceder a las altas funciones del Estado.”

Los ciudadanos se reunían dos a tres veces al mes en una Asamblea – Ecclesia- en ella se discuten de todos los asuntos de gobierno, se nombraban a los principales Magistrados y la misma asamblea los evaluaban en el cumplimiento la misión que se les había confiado, y si sus acciones no eran satisfactorias, se les remplazaba.

El territorio de Atenas, se extendía más allá  de los lindes de la Cité. En estos territorios Vivian agrupaciones de ciudadanos.-llamadas tribus-. La populación ateniense estaba repartida en 10 tribus, cada una elegía por sorteo 50 ciudadanos, eran enviados a Atenas para formar la asamblea de los 500, por la duración de un año.

 “La Boulé”,era la asamblea de los 500, compuesta por los 50 elegidos por sorteo de cada una de las diez tribus. Los miembros de esta asamblea estaban obligados a vivir en un edificio construido en la Cité, especialmente para ellos, tenían la  obligación de consagrar todo su tiempo al servicio de la república. Por ello recibían un sueldo.

La misión de esta institución era de recolectar las proposiciones presentadas por los ciudadanos, organizar la dirección de las asambleas –Ecclesia-, establecer el orden del día y proceder a las convocaciones. La presidencia de la -Boulé-, se ejercía por un mes y por turno entres las 10 tribus. La elección se hacía por sorteo.

Solo podían ser ciudadanos aquellos nacidos de padre y de madre atenienses. Las mujeres y los esclavos no podían tener la ciudadanía por ser considerados propiedades de los ciudadanos.

La era del Modernismo

Con la llegada del Renacimiento, la civilización occidental hace su entrada en el  Modernismo. El Renacimiento devuelve el protagonismo al Hombre, liberándole de sus preocupaciones anteriores centradas en el Dios medieval. El Renacimiento, se caracteriza por la búsqueda del origen de nuestra identidad cultural en el pasado, en las grandes civilizaciones griegas y romanas, y en las que se encuentran las raíces de nuestra civilización.

El Humanismo, es una corriente del pensamiento que se desarrolla en el Renacimiento,  sus comienzos están en Italia y desde allí se extiende a toda Europa. El Humanismo es una reacción al dogmatismo exacerbado de la Iglesia Católica Medieval.  

En el siglo XVIII, el siglo de las Luces, se produce una transformación de la sociedad, una evolución intelectual y moral, que marcan nuestra historia y la cultura y los conocimientos de nuestra civilización. El hombre aspira a su libertad individual, es más racional y curioso por los conocimientos científicos y aprecia las discusiones filosóficas. Es un movimiento europeo, en el que conocimientos y filosofías no tiene fronteras.  Pero también es lucha contra la superstición y el obscurantismo religioso y contra la tiranía del absolutismo monárquico.

El pensamiento filosófico, representado por un gran número de pensadores, que entre los siglos XVII, y sobre todo el siglo XVIII, cambiaran las mentalidades imponiendo nuevas corrientes filosóficas. El Racionalismo y el Empirismo dominaran en las tesis de la mayoría de filósofos. El  primero afirmando que el conocimiento procede del razonamiento, y la segundo diciendo que el conocimiento proviene de la experiencia sensible, es decir que a partir de lo concreto se elabora lo abstracto.-el razonamiento inductivo–. Estos dos pensamientos, aun partiendo de postulados diferentes, los dos afirman que ciencia y religión son entidades diferentes.

Una de las personalidades del siglo XVIII que se interesó a la democracia fue  J.J. Rousseau

Jean Jacques Rousseau, en su obra, “El contrato social”­ –publicado en 1762- se afirma en lo que ya dijeron los griegos, “la soberanía tiene que estar en el pueblo.”

 “El contrato social”, continua siendo una de las referencias a la democracia. Es el gran observador de la Naturaleza de la que elabora sus conceptos filosóficos. De ellos imagina la organización de una sociedad justa. El pacto social, es el acto voluntario del hombre de renuncias a su libertad personal al estado natural para conseguir, con el consenso de todos,  una sociedad nueva en beneficio del grupo.  Es el sistema político del compromiso, en el que todos los partidos a pesar de sus diferencias son capaces de encontrar el acuerdo en un consenso para el beneficio del pueblo.

El gobierno del compromiso, es un sistema exigente para los políticos y para el pueblo. Puede aparecer a primera vista un sistema lento a las grandes decisiones, ya que funciona por el principio del  paso a paso. Sin embargo las ventajas son enormes a largo tiempo, ya que permiten la estabilidad y la durabilidad admitidas por todos. Evita que a cada legislatura se cambien  las leyes. Son sistemas que no funcionan sobre ideologías dominantes y permitan construir el futuro y los grandes intereses del pueblo.  Los políticos les exige e madurez y un espíritu abierto, el sentido de las responsabilidades que es el bien general y no los intereses de partidos.

En el Contrato Social, J.J. Rousseau que es un observador de su tiempo habla de las leyes que solo beneficias a unos: “las leyes son siempre útiles a aquellos que poseen, y perjudiciales a aquellos que nada poseen.” A partir de este ejemplohabla de la sociedad, pidiendo ser vigilantes a las diferencias sociales. “Ningún ciudadano tiene que ser pobre, sino será una preocupación social para todos; pero tampoco tiene que haber ciudadanos demasiados ricos, ya que con su dinero pueden comprar influencias y poder.”

En otra ocasión afirma: Elpoder soberano del pueblo, no solo significa que es él., el principio legítimo del poder, sino que también es él,  el único habilitado a ejercerlo. Esta es una respuesta dirigida a un otro filósofo con una concepción diferente de quien tiene que ejercer el poder: “Hobbes”, que partiendo del mismo principio que el poder está en el pueblo, añade, que es el pueblo el que tiene que depositar deposita su poder en un rey o jefe de gobierno.

No es una idea nueva, pues en la cultura cristiana, e incluso antes que esta, emperadores y monarcas representaban una divinidad o la voluntad de Dios haciendo de ellos la representación misma de Dios en la tierra. No olvidemos como nos presentaron a “Franco, Caudillo de España por la gracia de Dios”.

Alexis de Tocqueville, hombre político francés, filósofo e historiador, decidió marcharse en 1832 a los Estados Unidos, para estudiar el sistema penitenciario implantado en esa joven nación. Impresionado por el nuevo sistema político que se ponía en marcha, decide de estudiarlo. Quedó convencido que el sistema democrático era irreversible, que tenía que ser era el modelo político del futuro. El fruto de sus estudios los dejó impresos en dos libros: “La democracia en América”.

El fundamento principal del sistema político era la “igualdad” de todos los ciudadanos. En un contexto social en el que todos podrecían de la emigración, en el que las condiciones de vida también eran semejantes. La aristocracia y las clases sociales, con sus privilegios pertenecían a Europa, pero no al nuevo Continente. Si en Europa los títulos aristocráticos y rangos sociales se heredaban, en América las distinciones sociales se merecían.

El nuevo hombre democrático había hecho de la igualdad una cultura, una construcción social y una representación mental. Sin embargo, la igualdad era un sentimiento imaginario pues la realidad es que existían desigualdades tratándose de economía o de política.

La democracia no puede hacer a todos los hombres iguales, pero si crear las mismas condiciones de derechos a todos. Pues, las desigualdades comienzan con el nacimiento de cada hombre. No todos reciben las mismas condiciones físicas y mentales, no todos viven en las mismas condiciones de familia, de cultura…que contribuirán a construir el trayecto de vida de cada persona.

El hombre, por naturaleza, busca su felicidad, ya sea en lo material que en lo espiritual. Sin embargo, de forma general lo material parece ocupar las prioridades. Lo material es considerado como lo esencial para abrirse muchas puertas en la sociedad

El individualismo, tiene su origen en el mismo sistema democrático. Es lo observa Alexis de Tocqueville y es así, como lo define:

.“El individualismo es un sentimiento asumido y sosegado que dispone al ciudadano a aislarse de la masa de sus semejantes y a retirarse aparte con su familia y amigos; de tal suerte, que después de crearse una pequeña sociedad a su gusto, abandona voluntariamente la gran sociedad a ella misma”.

El respeto a las libertades individuales y la igualdad entre los ciudadanos de los conceptos democráticos han originado una problemática central: “la igualdad contra la libertad individual”. La libertad tiende a la diferencia y “la igualdad a la uniformidad”

El respeto democrático a la libertad personal, es lo que permite al ciudadano de sentirse tal y como es. La libertad individual le propulsa a ocuparse de desarrollar sus propios valores y a realizar sus deseos y sus aspiraciones personales. Esta tendencia individualista,  le aleja de implicarse en lo público  ocupándose únicamente de su esfera privada.

El individualista, solo confía en sí mismo, en sus propios medios y esfuerzos si quiere conseguir sus aspiraciones personales. Es en su esfera privada que se encuentra seguro, y  “deja los intereses generales del país en manos de los políticos”.

El individualismo, que no es ni un concepto filosófico ni ideológico, es una forma de vida impuesta por la evolución de la sociedad y por la lógica del sistema político-económico liberal, en el que la rentabilidad a todo precio, el ascenso social, y la competición son considerados los pilares del progreso y de la riqueza de una nación.

Cuando el gusto por las posesiones materiales se desarrollan en un pueblo más rápidamente que las luces y las habitudes de libertad, llega un momento en el que los hombres arrebatados como fuera de sí mismos a la vista de nuevos bienes los desean poseer. Preocupado únicamente por hacer fortuna, no se aperciben que de su fortuna personal y se desinteresan de la prosperidad de todos.”

Les deficiencias democráticas

La democracia no es una garantía de buen gobierno. Como tampoco lo es, cuando votamos por personas designadas por los partidos, a los que no conocemos, que luego aparezcan elegidos corruptos, incompetentes, irresponsables…, o que sean los  representantes de grupos con intereses privados o pertenezcan a organizaciones de la iglesia católica. Lejos de ser los representantes que buscan el bienestar de todos y el funcionamiento democrático en el gobierno.

Cuando todo el poder, como ocurre en muchos sistemas de la democracia indirecta, esta dejado en los políticos, ellos se controlan a sí mismos, nombran los altos puestos del Estado, proceden a los remplazamientos de personas a los cuales solo tienen como defecto no pertenecer al partido de gobierno, seleccionar para cargos personas próximos a ellos, para ocupar puestos a los que nunca estuvieron preparados, es la destrucción del mismo sistema democrático, donde el individuo es apreciado por sus competencias, su honradez y por su trabajo. El sistema de gobierno, es lo aleatorio, de los favores y de las influencias que destruyen lo más sagrado del Estado que es la dignidad de los ciudadanos y el honor de un pueblo.    

Es lo que Alexis dice en su análisis percibiendo las deficiencias que pueden presentarse en una democracia de solos políticos, evidentemente dicho con otras palabras a en otros términos. Es lo que él ha llamado “el autoritarismo democrático“.

Democrático,  porque los ciudadanos continúan a tener el derecho al voto. Y como los elegidos, aunque son los elegidos de los partidos y no del pueblo de los partidos y no del pueblo,  encuentran la legitimidad en el resultado de las elecciones. Siendo así la interpretación que se le ha dado a la “democracia participativa.”

En esta misma lógica de la interpretación de la democracia, cuando llega una mayoría al parlamente, eta puede dominar todo el debate político, puede incluso suspender los derechos democráticos que se le debe a la ciudadanía, cuando se producen acontecimientos graves de Estado, reduciéndolos al silencia y prohibiendo incluso comparecencias de ministros o del mismo presidente del gobierno, a este momento no se puede decir que estamos bajo un sistema democrático, pero si bajo un sistema autoritario. Pues ni siquiera se respeta la Constitución (Art. 1,2) en la que proclama que el poder soberano está en el pueblo.

“La potencia de las mayorías y la ausencia de crítica, junto al conformismo social abren el mayor peligro a la democracia que es el despotismo.”

“La democracia es el arte de hacer creer al pueblo que gobierna por su votación” Thomas Jefferson.

“La democracia es la ley de la muchedumbre, según la cual el 51% de la gente pueden confiscar los derechos del 49% de los otros” Thomas Jefferson.

“La democracia no es la ley de la mayoría, sino la protección de la minoría” Albert Camus.

Que la democracia está en peligro es una realidad que preocupa seriamente al Consejo de Europa y a la Unión Europea.

La educación a la ciudanía y a los derechos humanos.

El Consejo de Europa, órgano de supervisión de la aplicación de los Derechos del Hombre, y guardián  de la democracia en los países de Europa, en el año 2010 elaboró una Carta Magna, dirigida a las naciones en la recomienda, “la elaboración de programas para la educación de la ciudadanía a la democracia y a los derechos del hombre.”

La educación a la ciudadanía, es la conclusión de un estudio y análisis realizado sobre el funcionamiento democrático en las naciones de Europa, a raíz de ciertos signos de regresión de los principios democráticos aparecidos en estos últimos años.

La educación a la ciudadanía es urgente de organizarla en las naciones de Europa para que los principios democráticos se impongan. El pueblo, debe de ser educado en valores, en la dignidad, las responsabilidades y la honradez. Esto es precisamente lo que no se reconoce a la cabeza de los Estados. La renovación y los valores tienen que venir del pueblo. El poder no puede continuar a ser solo los políticos, la sociedad civil, en formulas a desarrollar tiene que compartir la dirección de la nación. Los valores tienen que ser idénticos entre los dirigentes y los dirigidos. Difícilmente esta transformación necesaria hacia una democracia real, podrá realizarse con los mismos en el poder. Nuevas generaciones tienen relevar a los que han llevado la democracia a la crisis. La sociedad civil, por su parte tiene que movilizarse para romper la inercia del conservatismo, en un mundo que progresa y en un mundo donde descubrimientos científicos y técnicos  transformas las sociedades y cambian las mentalidades.

Si el mundo es laico hay, es porque las creencias no son las soluciones a los problemas sociales, es la misma iglesia que tiene que encontrar las razones a la desafección creciente de sus creyentes. Si culpable hay a este fenómeno, la causa hay que encontrarla en las religiones oficiales que en vez de desarrollar la ayuda y la acogida de todos los ciudadanos se dedican a condenar y a excluir a los que no se someten o a los que son minorías y reclaman legítimamente los derechos que la democracia ofrece.

 “La educación, es el arma la más poderosa que se puede utilizar para cambiar el mundo” Nelson Mondela.

La Comisión Europea, el 31 de mayo de 2012, por un comunicado de prensa, informa:

“Todos los Estados miembros de la Unión europea han integrado la educación a la ciudadanía en los programas escolares de la enseñanza primaria y secundaria, según modalidades que les son propias.”

Añadiendo: “Queda mucho por hacer en la educación a la ciudadanía… Dos países solamente, han propuesto, programas de formación destinados a los futuros enseñantes en esta materia.”

La Señora Androulla Vasslliou, comisaria europea a la educación declara: “Gracias a la educación a la ciudadanía, los jóvenes adquirirán los conocimientos y los valores democráticos europeos para hacer miembros activos y comprometidos en la sociedad.”

La educación a la ciudadanía, es por el momento un deseo y no una realidad. Ciertos partidos de cierto color, se oponen considerándolos peligrosos ya que defienden valores democráticos, que no aceptan su ideología religiosa.  Por ello, ante las recomendaciones del Consejo de Europa y de la Unión Europea, hacen los sordos de oreja para imponer a todos los ciudadanos una moral sexual de los tiempos bíblicos al mismo tiempo que olvidan la corrupción y los fraudes como si estos fueran valores cristianos. 

El juego de la diplomacia y de la política de alto nivel y de noble rango es difícil de comprender para el simple ciudadano. La Unión europea conoce las situaciones de gobierno de cada nación. Pero procede como si no las conociera. A pesar de las preocupaciones que aparecen ahora de crisis profunda con el alejamiento de los ciudadanos a la política, la austeridad para amortizar deudas soberanas, de las que los responsables son los políticos y no el pueblo, parece navegar en un vacío donde no ve el fondo.

Las comisiones europeas, escuchan lo que les dicen los representantes de los gobiernos, y aunque tengan sospechas que lo que dicen no las realidades, sino informes redactados para dar buena impresión de los que hacen sus respectivos gobiernos. Donde está la fuerza y la verdad de la Unión Europea?, y la verdad es que sin ella, todo sería peor. La Unión Europea está en crisis, este es el diagnostico de David Engels, profesor de historia a la Universidad libre de Bruxelas en su libro “Le Déclin”-publicado en 2012-.

 “La crisis que atraviesa la Unión europea son: una crisis institucional, una crisis económica y una crisis de identidad.

El mundo está en crisis, o es “Le déclin de l’Occident” como ya había presentado en su obra, en 1923, en términos de una profecía pesimista de la evolución del Occidente?

La crisis de la Unión Europea durará. Los intereses nacionales dominan las preferencias a los intereses comunes de las naciones. Es en esta misma lógica que se manifiestan los nacionalismos y los deseos de independencia al interior de una nación. Los pretextos invocados es el que ser diferentes, como si la diferencia es una causa para la separación. La clase política que predica la emancipación, de otra clase política central, convence al pueblo que separados el futuro será mejor. O lo mejor será de todos y con todos o no habrá mejor a largo plazo sobre todo cuando vivimos en un mundo globalizado.

Las crisis tienen sus causas y sus razones, y son estas las que hay que analizar. La falta de valores comunes es una de las razones principales. El ser diferentes, todos los somos y nos impide vivir en armonía con grupos de hombres diferentes. Luego la causa está en otras razones.

En las circunstancias actuales difícil será la solución. En todo caso, el patriotismo, la Nación, el honor a la patria, utilizados por algunos, son valores caducos que en la historia llevaron a las guerras entre naciones, en las que cayeron miles de “Soldados Desconocidos” que murieron por la voluntad de sus dirigentes, y, que ellos atrincherados y bien protegidos esperaban la victoria de la contienda gracias a la sangre derramada por el pueblo.

Las encuestas de opinión a  los ciudadanos europeos.

En unas encuestas dirigidas a los ciudadanos europeos, realizadas en 2011,  se les preguntaba: ¿“Si se anunciara para mañana la desaparición de la Unión europea qué sería su sentimiento”?

Las respuestas: El 39%, lo sentirían,  El 43%, serían indiferentes y el 13% sealegrarían.

¿“Cual es vuestra opinión  sobre la Unión europea?

Las respuestas: para el 31% es positiva,  para el 41%, indiferente y para el 26% negativa.

Un tercio justo de las respuestas de los ciudadanos exprimían un sentimiento favorable a la Unión Europea, mientras que la indiferencia y los sentimientos negativos eran la mayoría.

En el año 2008, una encuesta del euro barómetro, pedía a los ciudadanos de indicar sobre una lista de diez valores, los tres considerados los más importantes en su opinión.  

La paz lo era para el 45%,- Los derechos del hombres para el 42%,-  el respeto a la vida humana para el 41%,- la democracia para el 27%   y la religión para el 7%.

En otro cuestionario, pedían de escoger tres valores, como en la anterior pregunta, pero en relación con lo que representa la Unión Europea.

Los derechos humanos para el 37%,-  La paz, para el 35%,-   La democracia para el 34%,- El estado de derecho para el 22% y la religión para el 3%.

La paz y derechos Humanos, son los valores mayoritarios en la opinión de los ciudadanos. Se trata de valores universales compartidos por la mayoría,

por encima de las religiones, las nacionalidades, la cultura y de la historia.

El respeto a la vida humana, valor íntimamente ligado a la existencia de cada persona. La vida humana en su dimensión existencial no puede considerarse sin la referencia a la dignidad. La dignidad es un concepto que aparece recientemente en nuestra civilización. No puede decirse que fuese un valor en el pasado, ni que tuviese importancia para los poderes temporales y espirituales de una cierta época, comenzando por la esclavitud, las torturas, la inquisición y la explotación salvaje del hombre. La consideración moderna  de la vida humana está íntimamente ligada a la dignidad, sin dignidad no hay vida humana, solo vida.

La democracia, solo representa un tercio de los valores. Es un porcentaje bajo, que merecerá de conocer las razones. Como las razones no aparecen en este cuestionario nos limitamos al resultado.

La religión ocupa el último lugar de las evaluaciones, con porcentajes verdaderamente insuficientes, pero que es  el reflejo de la realidad actual, la desafección creciente en todas las naciones de Europa de la religión cristiana y de los dogmas de la fe. Los valores a los que aspiran los ciudadanos de la Unión, son otros que los religiosos, cada vez más desconectados de las necesidades y de las realidades sociales.

  Una encuesta realizada en 2010, preguntaba, esta vez el nivel de satisfacción de los ciudadanos a la democracia en sus respectivos países.

El 54% de las respuestas le eran favorables. Lo que significa que la sociedad está divida en dos. Si se procede a un análisis más próximo de la realidad, ya que el porcentaje es una media, constatamos que la mayoría de las respuestas positivas proceden de los países del antiguo Este, mientras que las más negativas provienen de naciones que tienen una larga experiencia de la democracia en sus países. Esta constatación es preocupante en el seno de la Unión. 

Una encuesta semejante, hecha esta vez en nuestro país, en 2012, donde los ciudadanos daban una nota entre el cero y el diez, a la evaluación de nuestra democracia,  el resultado fue de 5,2, justo el aprobado (Fundación Alternativas-2012-)

La democracia participativa en peligro  

“La democracia participativa está en crisis” Este fue el primer grito de alarma que se escuchó  en la Conferencia europea de los presidentes de Parlamento, en Estrasburgo el 20,  21 de septiembre de 2011. Desde entonces la alarma ha continuado, la democracia enferma, conocemos las causas pero no el remedio para curarla. Como salvarla de las heridas causadas por los gobiernos, de las manipulaciones infligidas a la participación de los ciudadanos dando sus votos a políticos que practican políticas autoritarias contrarias a los principios democráticos y contrarios al bienestar del pueblo?

Esta vez, es el Consejo de Europa que se moviliza y organiza  “El Fórum mundial de la Democracia”, en Estrasburgo, este mismo año a finales del mes de noviembre. En el  programa, cuatro temas  a debate que representan cuatro realidades a las que hay que buscar solución.

1.- Alternativas a la democracia representativa.

2.- Hacia una democracia 0.2.

3,- Gobernar con los ciudadanos.

4.- Preparar el futuro

Alternativas a la democracia representativa. Ya no cabe duda, la democracia representativa necesita alternativas. Los políticos, ellos solos no representan al pueblo soberano, principio de la democracia. El poder del pueblo ha sido usurpado. Es la constatación  del abismo creado entre la ciudadanía y sus representantes políticos. En estas condiciones,  la cohesión social  y el interés común de la comunidad ciudadana son señales de preocupación. Sobre todo cuando esto ocurre en un clima de corrupción, de impunidad política y de privilegios para una sola clase de la sociedad.

Una nueva democracia es necesaria para los nuevos tiempos? Es necesaria esta pregunta por qué la democracia ha sido interpretada y modificada en sus fundamentos por los políticos para guardar ellos todo el poder sin tener en cuenta de los intereses de todos los ciudadanos y mantener los privilegios de su función? No puede justificar una nueva democracia cuando las razones de la crisis actual son las derivas de los sistemas democráticos impidiendo la participación de lo la sociedad civil en los gobiernos participando de forma activa y en condiciones de igual a los destinos del interés general del pueblo.

Mientras que no se regrese a una democracia real, a la educación de los ciudadanos a los valores fundamentales y una participación real de la sociedad civil en el gobierno, imposible imaginar el futuro político de los pueblos.  

Durante este fórum, una intervención destaco por un interés general. El modelo de democracia directa del sistema político de la Confederación Helvética.

La llegada del Partido Popular al gobierno

En una situación social catastrófica, el Partido Popular llega al poder. Su programa político:

Lo que España necesita: en economía, recuperación y empleo; en política, regeneración de la vida política; con el Parlamento, una situación de centralidad; en lo social, el reparto equitativo de la austeridad necesaria,”

El Sr Rajoy comenzó su camino a  La Moncloa con promesas y gobierna con su incumplimiento. La recuperación y el empleo, a pesar de unas declaraciones entre los gris y lo negro, continúan las decepciones.  Las declaraciones que dirigen sus ministros llenas de contradicciones y en términos macroeconómicos no convencen a nadie de los brotes verdes que parecen ver algunos(as) en sus visiones económicas. Lo que los españoles ven, son la multitud de corrupción que hay en el país hasta en la cúpula del gobierno. Esa es la realidad de todos los días, pero la creación del empleo son visiones de damas y caballeros que mantienen la monserga en función de los acontecimientos. Ni ellos mismos lo creen, como pueden creerles los ciudadanos. Pero como ellos se encuentran bien en sus puestos, arropados y protegidos por el sistema político, mientras que continúen a tener la sartén por el mango… todo va bien.

Si Cataluña, con el Sr. Mas quiere independizarse, se predica el patriotismo. Atención que España se rompe, entonces se saca la bandera de la Constitución, como si ella es respetada. El honor a la Patria en todos los bandos, pero si la democracia se muere, el patriotismo no es necesario, si el honor de la patria es la corrupción, el abuso de poder el fraude fiscal, tampoco importa. Lo importante es España con todo su territorio.

La guerra de las lenguas, de las singularidades regionales y de las identidades, es el problema a no comparar con el paro ni la austeridad obligada al pueblo. Lo más principal la Patria y los privilegios.

La desigualdad social en el año 2013

Según el informe del Banco “Le Crédit Suisse”, el número de millonarios en España ha aumentado, en 2013, de 42.000.

Según sus previsiones, el número de millonarios crecerá el doble de aquí a cinco años. Entonces el número de millonarios, pasarán de los 313.000 actuales a 616.000.

España ocupa el octavo puesto mundial en el número de millonarios, Y a pesar de la austeridad, España es  el país con el mayor nivel de los altos sueldos.

A la otra extremidad, el nivel de pobreza es de 21,1% y el del paro a 26,6%

El paro juvenil, es de 50%, junto a Grecia, situándose a la cabeza del número de parados juveniles, comparándoles  con los de otros países de la Unión

La corrupción en España

“La corrupción es un crimen grave. La corrupción frena el desarrollo social y económico, destruye la democracia y aumenta las desigualdades y las injusticias. (Declaración de las Naciones Unidas)

“La corrupción cuesta 120 millares de Euros por año a la economía de las naciones de la Unión Europea” (Unión europea- 6 del 6 de 2011)

´?Cual sería la deuda del Estado español de hoy sin la corrupción ¿.

En el último informe -2013- sobre la corrupción en el mundo de Transparency Internacional, dos países llaman la atención por sus resultados. España que ocupando el puesto 30, desciende al puesto 40, mientras que Grecia que ocupaba el puesto 94, sube al puesto 80. La explicación dada por el Sr. Finn Heinrich, investigador de esta organización, es la siguiente:

“Estos dos últimos años, España y Grecia que han debido afrontar la crisis del Euro, siendo la corrupción una de sus principales causas. Este año, por la primera vez, Grecia es la que hace mejor. El gobierno se ataca a esta calamidad nacional y desde el gobierno se han comprometido a denunciar a personalidades de premier plano y han puesto en marcha medidas concretas contra la corrupción. En España es lo contrario que se produce, los escándalos continúan a conocerse, implicando altos responsables y al  mismo gobierno que hace ignorarlos, pues los  implicados son altos responsables del partido conservador en el poder.”

Esta es la imagen de nuestro país al exterior, mientras que al interior es la resignación obligada y la impotencia ante un sistema político e institucional que no puede o que acepta lo que una democracia obligaría a una renovación urgente del sistema.

Como esperar una lucha contra la corrupción cuando la corrupción, es mayoritaria en los políticos y en el mismo partido que gobiernan. En ningún país del centro y norte de Europa una tal situación no hubiese ya acabado con el gobierno y con la instauración urgente de reformas profundas al sistema.

Aunque esta vez sí se puede decir que aparecen brotes verdes en la justicia. No sabemos hasta donde llegaran ni si los responsables políticos de alto rango llegaran a sentarse en el banquillo. Es un comienzo y una esperanza en la justicia de este pueblo, tanto tiempo doblegado a la política y tan alejado de lo que fue siendo un eslogan: la justicia es igual para todos. Sin serlo.

 “La corrupción política está muy presente en España”

Así lo afirma,La Fundación alternativas, en su informe anual -2013- al hablar de la percepción de los españoles a la democracia en España.

 “La corrupción política se puede dar en múltiples facetas: financiación ilegal de partidos, tráfico de influencias, sobornos, fraudes, prevaricación o nepotismo, entre otras muchas prácticas. El abanico es amplio y rara vez un caso toma una sola forma, sino que se dan distintas combinaciones a la vez. Durante estos años, partidos, políticos, jueces, banqueros, constructores y empresarios se han visto implicados en tramas de corrupción. El número de escándalos ha llegado a su punto más álgido con la implicación en algunos de los episodios más sonados de importantes miembros de la Casa Real.”

Ente las fuerzas políticas, tanto los grandes partidos, -bien el PP con el caso Gürtel y el caso Bárcenas, bien en el PSOE con el episodio de los ERES en Andalucía – como los nacionalistas de CiU- caso Pelleres, ITV y Palau– se han visto implicados en diversas tramas: unas ligadas a la financiación y otras en la que distintos cargos se han aprovechado de su posición de poder.”

“En España hay más de 300 políticos imputados por corrupción, si bien estas prácticas transcienden al ámbito estrictamente político. Durante el año 2º12, la sociedad española también ha visto como la corrupción se extendía a otros ámbitos, como el judicial e incluso la Monarquía. Tanto el llamado caso Divar como el caso NOOS han tenido una fuerte presencia en la opinión pública y han contribuido a aumentar los niveles de desafección política.”

Las raíces de la corrupción hay que buscarlas en los sistemas políticos,  con ellos comienzan  y con ellos se desarrollan. Cuando la gangrena está si extendida en el cuerpo, la solución es la cirugía, con las  amputaciones. De nada sirve querer ocultarla, reducirla al silencio, pues olor nauseabundo de esta enfermedad continúa y se extiende con un olor cada vez más fuerte.

Cuando los valores de la honradez y la decencia abandonan las conciencias de los que tienen, por sus funciones, dar el ejemplo, hemos llegado a un camino sin retorno, que impone de toda urgencia las medidas indispensables para salvar la democracia. Democracia que llegó a los españoles en 1978 con una nueva Constitución garantías de los derechos democráticos que muchos no conocían y que era el futuro de la nación. Ahora despertamos de un sueño, de una ilusión que la corrupción y los abusos de poder han sacrificado una parte de la sociedad y que la han condenado a pagar por los pecados de otros que continúan a ejercer el poder en la más escandalosa impunidad.

En vez de avanzar, retrocedemos, la mayoría absoluta puede imponer nuevas leyes, obligándonos a las aceptar, aunque provoquen cólera e indignación al  conjunto de la sociedad.

Si en democracia el poder soberano es el pueblo, este poder tiene que regresar al pueblo. Como la democracia participativa solo ha servido al interés de los partidos políticos, hay que cambiar de sistema dando a la sociedad civil los derechos de compartir el poder única manera de garantir a todos los fundamentos democráticos.

 “La democracia, sin la presencia de un gobierno honesto y competente, es de poca utilidad…El proceso de designación de decidores oficiales es mucho menos importante que la necesidad de asegurarse que los decidores son honestos e independientes de los diversos grupos de interés.”- Jean Laliberté-in Reinventer la Democratie-

Proposiciones interesantes provenientes de fuentes diversas aparecen en la prensa y en libros de autor, que merecen conocerlas y que con una voluntad política pueden comenzar a implantarse sin mucha dificultad.

La educación ciudadana a los valores democráticos. Estos programas, tienen que proceder de la sociedad civil. Sin influencias de ideologías políticas ni de la religión.  Personas con las competencias reconocidas, sin obligaciones de obediencia, ni a partidos ni a la religión, pueden dedicarse a la elaboración de los contenidos y pedagogía a la educación en estos valores. 

La a confesionalidad del Estado, urge de la redefinir. No se puede continuar afirmando que somos un país Aconfesional y porque en la Constitución se diga  que el catolicismo español goza de un tratamiento especial, se tome este apartado como pretexto para orientar las leyes y los principios de gobierno orientados a la catolicidad. La sociedad es diversas creyentes y no creyentes tienen que ser tratados igual. A confesionalidad significa neutralidad. Imposible comprender que en un estado democrático se pueda gobernar con miembros del Opus Dei que por su obediencia a la Iglesia puedan ser miembros de gobierno, que por su calidad de religiosos intercederán y decidirán en los principios católicos para toda una nación.

Sin olvidar, que en nuestro país, muchos miembros de esta congregación secular  han sido nombrados por el poder político a los más altos cargos de las instituciones del Estado.

La laicidad y lo laico, con su principio de separación entre El Estado y la Iglesia es una garantía de la neutralidad y del respeto a todas las creencias o no creencia del de los ciudadanos. La laicidad es la garantía del respeto a todas libertades del individuo en el contexto de democracia. Sin embargo, por razones de nuestra historia y de la influencia que tiene la iglesia la sociedad, en particular, por los colegios pertenecientes a congregaciones para hacer respetar los principios democráticos y de neutralidad religiosa un observatorio del laicismo, podría intervenir por el dialogo y el respeto cuando si los principios de neutralidad hacia los alumnos no es respetado. No es una novedad en muchos países de la Unión y la amistad a el respeto son el mejor detalle de la colaboración.

La participación ciudadana como órgano de control a la democracia.

La sociedad civil tiene que estar representada en los grupos de gobierno. Las personas tienen como misión representar a todos los ciudadanos basándose en los principios democráticos. Estas personas elegidas por el pueblo, fuera de los canales políticos o ideológicos. Personas reconocidas por sus capacidades y competencias y por sus cualidades personales, honradez y dignidad democrática, y sin pertenencia a partidos políticos, a la iglesia, y a grupos de interés e influencia. Su participación, junto a los políticos, en las mismas condiciones de igualdad tiene que ser oficial, en las decisiones de importancia para todos los ciudadanos y la garantía del respeto al orden democrático.

En los años de nuestra democracia hemos conocido un número importante de Leyes en Educación innecesarias, todas de origen político y no de expertos competentes en Educación. Todos esos cambios no han fervorizado a nadie, y menos a los más interesados, la juventud que prepara su futuro y el futuro de la nación. La educación no puede ser el juego de influencias ideológicas y religiosas pues destruye la democracia. La última reforma, no aceptada por nadie, por consecuencia antidemocrática, y el resultado de influencias morbosas de la Iglesia y del Opus Dei.

Vivimos un momento decisivo del que depende el futuro: Un presente de injusticias, en el que todos no somos iguales ante las instituciones del Estado, la democracia en crisis, el olor de la corrupción nos invade y pagamos por lo que no hicimos. Les responsables continúan a sus puestos y son recompensados. La inmunidad  política lo permite el sistema. El pueblo no es escuchado, y las manifestaciones legítimas son castigadas. Restricciones y multas más duras son las respuestas  a la voz de los ciudadanos. Solo queda una pregunta ¿hasta cuándo?

El capital humano que posee nuestro pueblo y los valores humanos de muchos de los ciudadanos no merecen este trato. Le regeneración del sistema político es urgente. Lo que más necesita España es una nueva Transición, esta vez hacia la democracia real, una educación ciudadana, nuevos valores democráticos y nuevas generaciones de los fantasmas y odios que siguen dividiendo la sociedad en dos bandos.

”Si fuese necesario resignarse a hablar la lengua proteiforme de los fantasmas de la identidad, que sean nacionalistas,  soberanistas,  culturalistas, religiosos o étnicos, yo estarían  con los integristas de la dignidad humana no por idolatría, pero por el simple hecho que, desde ahora habrá siempre un testimonio, habrá siempre un hombre para reconocer lo que porte ofensa, para resentir en la revuelta de la violencia del abuso del poder.”  – discurso de David Cohn-Bendit- 2013-  ¿Quo vadis Eropa…? Consejo de Europa

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...