La Delegación del Gobierno de Madrid prohíbe la marcha ‘antipapa’

Los convocantes estudiarán si aceptan o no el nuevo recorrido

La Delegación del Gobierno en Madrid ha prohibido el recorrido de la manifestación 'antipapa' convocada para el 17 de agosto, que pretendía pasar por comenzar en Tirso de Molina y acabar en Sol, así como otros dos itinerarios alternativos, pero, en cambio, ha propuesto que la marcha transcurra por el barrio de Lavapiés, sugerencia que será rechazada por los organizadores de la marcha, según ha podido saber este medio.

En una resolución, el departamento que dirige María Dolores Carrión asegura que los recorridos elegidos por los convocantes "imposibilitan no sólo un dispositivo policial o de emergencias, sanitario o de protección civil cuando el espacio público va a estar ocupado por más de un millón de personas que llegan a Madrid".

La Delegación considera "vinculante" el informe negativo del Ayuntamiento de Madrid, que señala la presencia masiva de visitantes será especialmente significativa en la zona centro de la capital, por ser donde tendrán lugar los actos más multitudinarios.

"En estas condiciones no se considera viable la realización de una manifestación por las zonas más céntricas de la ciudad (Plaza Mayor, calle Mayor, Sol, Gran Vía), zonas que ya de manera habitual reciben una gran cantidad de visitantes y que en la fecha y el horario que se pretende llegar a cabo la manifestación estarán congestionadas, dada la extraordinaria afluencia de visitantes con motivo de la JMJ", alega.

Aunque la Delegación asegura que el contenido y la fecha elegida de la convocatoria resulta ajustado a derecho, alude a la posibilidad de un riesgo "desde el punto de vista de seguridad", puesto que va a suponer que en "un acto de naturaleza confesional (en su mayor parte jóvenes llegados de muchos países) van a encontrarse con personas que se oponen a la celebración para la cual han llegado a Madrid".

Imagen de Madrid y turismo

Además, se alega que la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y la visita del Papa supone un "reto de la imagen de la ciudad de Madrid para más de un millón y medio de turistas que llegan a la capital" y que el evento será retransmitido por muchos medios de comunicación, lo que supone "un reto más importante para mantener y promocionar la imagen turística de la ciudad a otros muchos millones de personas".

"Hay que recordar que este sector turístico genera un polo de actividad económico cada vez más importante en nuestra ciudad", añade la resolución, fechada el pasado viernes.

La Delegación considera que aunque la presencia de grupos antagónicos "supone una tensión para la seguridad ciudadana", esta tensión "no supone un impedimento rotundo" para prohibir la marcha, sino que obliga a "redoblar los esfuerzos" de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Eso sí, advierte de que en caso de incidentes la responsabilidad será de los organizadores, "que deberán hacer efectivo su propio servicio de orden para que no se produzcan incidentes de orden público".

Por todo ello, el departamento que dirige María Dolores Carrión concede un recorrido alternativo, "igualmente céntrico y representativo de Madrid, y que ya comunicaron y realizaron estas mismas organizaciones el pasado 13 de mayo de 2011, discurriendo con total normalidad y habiendo resultado una experiencia positiva desde el punto de vista del orden pública", en referencia a la marcha atea que primeramente iba a desarrollarse el Jueves Santo por La Latina y que fue prohibida.

En consecuencia, proponen a los organizadores -Europa Laica, Redes Cristianas y la Asociación de Ateos y Librepensadores de Madrid (Amal)- que la manifestación comience a las 19.30 horas en la calle Santa Isabel y termine en la plaza de Lavapiés a las 21.30 horas.

No acep

Las organizaciones laicas que han convocado para el 17 de agosto una manifestación contra la visita del Papa a Madrid -Europa Laica, Redes Cristianas y AMAL- estudiarán mañana si aceptan o no el recorrido alternativo que les ha ofrecido la Delegación del Gobierno.

A juicio de los firmantes de la solicitud de autorización a la Delegación del Gobierno, se trata de "calles estrechas y secundarias", según ha manifestado Luis Vega, de la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores (AMAL).

Dado que representan a más de 140 plataformas y asociaciones laicas, cristianas e incluso partidos políticos, esas tres asociaciones celebrarán mañana una reunión tripartita y, a continuación, con los representantes de las demás plataformas para tomar una decisión colegiada. Los convocantes, según han coincidido Luis Vega y Paco Delgado, "no tirarán la toalla" y consideran que tienen "hasta el día 17 para seguir luchando por lograr otro recorrido".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...