La decisión personal de ZP

Ha dicho estos días pasados el Sr. Zapatero que la decisión de mantener los funerales de Estado católicos ha sido una decisión personal suya. Haciendo uso de la libertad de expresión en nuestra democracia permítame que le diga que me parece una decisión antidemocrática, dictatorial, e ilegal por anticonstitucional. Un atropello a derechos elementales de los ciudadanos. Porque, cuando el art. 16.1 de la Constitución dice que «Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos…», no creo que se refiera solamente a los individuos vivos.

También supongo que afectará a las personas después de muertas. ¿Cómo se puede permitir que se viole la libertad ideológica de un ateo, porque haya muerto, sometiéndole a la fuerza a un funeral católico? Y digo ateo por no decir musulmán, judío, etc. ¿Acaso las autoridades correspondientes estaban seguras de que las víctimas del 11-M, las del accidente del Metro en Valencia, las del Yak-42, y todos los soldados muertos en campaña últimamente deseaban un funeral católico?

Y además, su decisión, Sr. Zapatero, también viola el art. 16.3: «Ninguna confesión tendrá carácter estatal…». Con la Constitución en la mano, ningún acto oficial del Estado debe celebrarse «obligatoriamente» con los ritos de una confesión particular. Y lo mismo digo de la presencia de símbolos religiosos de una confesión concreta en los centros públicos, contra cuya supresión votó vergonzosamente su PSOE en el Congreso hace poco.

Señor Zapatero: si está usted dispuesto, como dice, a avanzar constitucionalmente en la laicidad del Estado, no se limite sólo a los temas de la eutanasia, el aborto, etc., aunque son muy importantes. Por favor, decídase a atacar el problema en su raíz, que es la única forma de solucionarlo de una vez. Y usted y yo ya sabemos cuál es la ´raíz´. Y, además, España se lo agradecería eternamente.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...