La cruz del IRPF apenas nota la crisis y aporta 248 millones a la Iglesia

Los obispos consideran un referendo de catolicidad que 9,2 millones de contribuyentes marquen su casilla

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha anunciado que casi 9,2 millones de contribuyentes pusieron la cruz en la casilla de la última declaración de la renta para que la Iglesia católica reciba de los Presupuestos Generales del Estado 248,3 millones de euros, apenas un 0,4% menos que en el 2009.
Los contribuyentes que han elegido esta opción han aumentado en casi 200.000, lo que el secretario general y portavoz de la CEE, Juan Antonio Martínez Camino, ha intepretado como "un referendo de verdad" sobre la catolicidad en España. "Además, hay que tener en cuenta que 6,5 millones de españoles no hacen declaración de la renta", ha agregado exultante.

Martínez Camino ha atribuido también los resultados a que la sociedad·"sabe que es un modo eficaz de atender las necesidades de muchas personas sin burocracias de por medio".

Otro 0,7% del IRPF

Desde septiembre del 2006, tras un acuerdo de la entonces vicepresidenta del Gobierno socialista, María Teresa Fernández de la Vega, con la cúpula de la Iglesia católica, los españoles pueden destinar el 0,7% de la cuota de su impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) a la Iglesia o a "otros fines sociales". En cualquier caso, los católicos no pagan más impuestos por el hecho de serlo para mantener a su iglesia que los no católicos, como ocurre en algunos países como Alemania.

Martínez Camino ha asegurado que la CEE no se opone a que se destine otro 0,7% a la ciencia, como han solicitado algunos colectivos, pero "siempre que no se contraponga al de la Iglesia".

Efecto de la crisis

A pesar de estos datos "muy positivos", los fondos que ingresará la institución religiosa por esta vía serán un poco menos que en el ejercicio fiscal anterior –1,2 millones, un 4,4%–, ya que "el volumen general de la renta de los españoles ha disminuido debido a la crisis económica", ha explicado el secretario general. "La Iglesia está donde está la coyuntura económica. Cuando hay crisis, la Iglesia se aprieta el cinturón porque recibe lo que hay”, ha asegurado el vicesecretario para Asuntos Económicos de la CEE, Fernando Giménez Barriocanal.

Camino no ha querido comentar las propuestas del Gobierno sobre el aborto y el matrimonio gay. "No hacemos valoraciones sobre declaraciones coyunturales, sino sobre proyectos de ley, en cuanto tienen una aplicación moral", argumentó. Pero ha recordado que la postura de la Iglesia en defensa de la vida y del matrimonio tradicional "es la misma, la sabe todo el mundo, y no va a cambiar".

Tampoco ha valorado la petición de Alfredo Pérez Rubalcaba de denunciar los acuerdos Iglesia-Estado, indicando que "son declaraciones de la vida dinámica de un partido". " Los concordatos no son una anomalía, ni un privilegio. Es el modo habitual en el que la mayoría de los estados del mundo se relaciona con la Iglesia católica", ha insistido.

Sobre la reforma laboral, el portavoz ha señalado que "no hay una opinión de la Conferencia Episcopal" y se ha limitado a leer un párrafo de la encíclica de Benedicto XVI Caritas in Veritate, que ha traído preparado, en el que el Papa habla de la dignidad del trabajador y de su derecho a organizarse y recuerda que el trabajo "debe ser decente" y "no es una mercancía más".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...