La crítica de ICV al Papa abre otra brecha en el Ayuntamiento de Barcelona

Los ecosocialistas rechazan la visita del Pontífice, y PSC, CiU y PP la defienden

Bajo el título Ratzinger, el rostro de la intolerancia, el presidente del grupo de ICV-EUiA en el Ayuntamiento de Barcelona, Ricard Gomà, ha firmado un artículo que ha abierto una nueva brecha en el consistorio. En el texto, publicado en la revista municipal de este mes, el dirigente ecosocialista ataca con dureza a Benedicto XVI («es la expresión de la cara más rancia y oscura de la Iglesia católica») y anuncia que su partido no asistirá a ningún acto relacionado con la visita del Papa, además de asegurar que el 7 de noviembre estará al lado de los ciudadanos «que defienden la necesaria laicidad de las instituciones». Una declaración de ideas y de intenciones que CiU y PP han aprovechado no solo para criticar a ICV, sino también para «constatar la desunión de los grupos del gobierno municipal» puesto que el PSC sí considera positiva la llegada del Pontífice a la capital catalana.

Más allá de considerar que el jefe de la Santa Sede «representa una visión anacrónica y excluyente de la familia» y «es intolerante con la diversidad», Gomà se muestra convencido en su artículo de que la visita de Benedicto XVI «será contestada socialmente en Barcelona como lo fue no hace mucho en Inglaterra», advertencia que ha irritado a CiU y al PP. El secretario general de la federación nacionalista, Josep Antoni Duran Lleida, por ejemplo, animó el jueves a los catalanes a movilizarse para arropar al Papa y arremetió contra ICV por defender «su ateísmo y su laicismo» ante la Iglesia católica y no ante «los líderes religiosos locales musulmanes», a quienes «ofrecen lugares públicos para rezar».

UN PARTIDO «COMECURAS» / La portavoz de ICV, Laia Ortiz, respondió ayer al líder de Unió acusándole de «hacer demagogia», de «querer instalar» el conflicto religioso en Catalunya, de no entender qué significa la laicidad y de defender un modelo político «que no separa política y religión». A lo que CiU contratacó por boca de su portavoz en el Ayuntamiento de Barcelona, Joaquim Forn: «ICV va por un lado y el PSC por otro. [Los ecosocialistas] deben entender que pueden ser ateos pero representan un cargo. Lo que pasa es que como no pueden aplicar políticas de izquierdas, hacen de comecuras para justificar que son de izquierdas».

Con igual o incluso mayor contundencia que Forn se manifestó el líder del PP en Barcelona, Alberto Fernández Díaz, quien definió el artículo de «incendiario» y dudó de si lo escribió Gomà «o sus amigos antisistema de ICV». El dirigente popular, además, reclamó al alcalde Jordi Hereu que tome medidas contra su socio desacreditándolo o echándolo del gobierno por, en su opinión, haber invitado a los ciudadanos a manifestarse contra la visita del Papa. «Es una vergüenza y una verdadera irresponsabilidad», apostilló.

PROYECCIÓN INTERNACIONAL / Fuentes del grupo municipal del PSC no entraron a evaluar el escrito de Gomà, pero sí argumentaron que la visita de Benedicto XVI es «una buena noticia y una buena oportunidad». «Es un jefe de Estado y como tal se le debe tratar. Además, la visita dará proyección internacional a Barcelona y el ayuntamiento hará todo lo posible para que salga bien».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...