La crisis golpea al Vaticano mientras este critica la ética del «beneficio a corto plazo»

Apuestan por el oro porque sus inversiones en Bolsa solo le reportaron ¡1,4 millones!

Después de registrar un déficit de 9 millones de euros el año pasado, un documento interno del secretario de asuntos económicos del Vaticano advierte de que los resultados del primer periodo de 2008 “son preocupantes y no inducen al optimismo”. Así, insta a “actuar con prudencia y con la máxima cautela en la gestión operativa de los gastos y en la contratación del nuevo personal”. El recorte de gastos incluye desde recomendar trabajadores sin familia porque salen más baratos hasta suprimir las ayudas para viajar a su hogar a los sacerdotes que trabajan fuera de sus países de origen. La Santa Sede también ha reaccionado recuperando los valores tradicionales, es decir, el oro -que se convierten en un activo refugio en situaciones de inestabilidad- y por reducir asimismo sus apuestas en Bolsa, una prudencia que también ha seguido el Episcopado español. Mientras la Santa Sede reajusta sus estrategias financieras, el discurso papal utiliza la crisis financiera para achacarla a una "política sin religión" y denostar la ética "del beneficio a corto plazo”.

Un documento interno del secretario de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede, Vincenzo Di Mauro, apunta a la disponibilidad de 340 millones de euros en efectivo más 520 millones de euros en acciones y obligaciones, según ha publicado el diario mexicano El Universal. Para evitar la devaluación, la Santa Sede destinó de esta última partida 19 millones de euros para la adquisición de una tonelada en lingotes de oro, un valor que se convierte en refugio en situaciones de inestabilidad. Y es que durante 2007. 

Sus medios engordan el déficit
El año pasado, según los datos publicados por la oficina de información vaticana, las inversiones financieras sólo habrían reportado 1,4 millones de euros, cuando en 2006 cosecharon 14 millones. La reducción en el beneficio de sus inversiones provocó un déficit de 9 millones de euros en el balance de 2007. Entre los apartados más deficitarios se encuentran los medios de comunicación de la sede católica: la Radio Vaticana, L'Osservatore Romano y el Centro Televisivo, que generaron pérdidas por 14 millones de euros, suficientes para enjugar el déficit anual.

¿Contra la familia?
El diario mexicano informa asimismo de la Santa Sede ya ha iniciado recortes en su gasto, como la supresión de un bono especial que cada mes recibían los trabajadores no italianos como apoyo para viajes a sus lugares de origen. También ha trascendido que el cardenal Atilio Nicora, responsable de las administraciones vaticanas, ha ordenado evitar la contratación de empleados con familia para evitar el pago de pensiones u otras ventajas laborales.

Confesión de Bertone
Este conocimiento de los mecanismos financieros y especulativos también se ha trasladado al discurso público vaticano. El secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, proclamó recientemente que la crisis económica era la prueba de que “la política necesita la religión” y que “allí donde se busca sólo el beneficio a corto plazo y casi identificándolo con el bien, se termina por anular la ganancia misma”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...