La creación de la comisión sobre la Mezquita acentúa el enfrentamiento entre Ayuntamiento y Cabildo

Alejandro García, Carmen Calvo, Isabel Ambrosio, Federico Mayor Zaragoza y Juan Bautista Carpio, ayer, durante la primera reunión. – A.J. GONZÁLEZ

El Ayuntamiento ya cuenta con el grupo de expertos con el que pretende reclamar la titularidad pública de la Mezquita-Catedral. La alcaldesa, Isabel Ambrosio, y el exdirector general de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza, que preside la comisión que ayer inició su andadura, presentaron a sus integrantes y dieron a conocer sus objetivos. La constitución de esta comisión no ha sentado bien al Cabildo, que sigue percibiendo la polémica en torno a la Mezquita-Catedral como «un ataque», tal y como manifestó poco después de la presentación del grupo de trabajo, reivindicando, además, que la Mezquita-Catedral pertenece a la Iglesia. Tampoco ha gustado al PP, que criticó su composición y sus fines.

Junto a Mayor Zaragoza estará la exministra de Cultura y recién elegida secretaria de Igualdad en la nueva dirección federal del PSOE, la cordobesa Carmen Calvo Poyato, que participa por su condición de catedrática de Derecho Constitucional. Los otros dos miembros del equipo son el especialista en Historia Medieval del departamento de Historia, Geografía y Antropología de la Universidad de Huelva, Alejandro García Sanjuán; y el doctor en Filosofía y Letras e historiador medieval de la UCO, Juan Bautista Carpio Dueñas.

Aunque no se marcaron plazos concretos, Mayor Zaragoza se comprometió a que la comisión emita sus conclusiones antes de final de año. En este sentido, la alcaldesa indicó que importa «más el contenido y el valor del trabajo que los plazos», por lo que tampoco se descarta que el dictamen llegue a principios del 2018. Ese dictamen no será vinculante, es decir, de obligado cumplimiento, aunque la alcaldesa dejó claro que «nadie reúne a expertos para trabajar y no escucharlos».

¿Qué se espera de esta comisión? La alcaldesa explicó que el objetivo de la comisión, que tendrá carácter asesor y funcionamiento autónomo, es «dotar al Ayuntamiento de los argumentos necesarios para que la Mezquita-Catedral vuelva a tener titularidad pública y vuelva a ser de los cordobeses, de España y de todo el mundo». Por su parte, Mayor Zaragoza indicó que la comisión dirá «cómo volver a la situación que prevalecía antes del 2 de marzo del 2006», es decir, antes de que la Iglesia inscribiese a su nombre el monumento. En aquel momento, añade, había «una situación excelente de convivencia perfecta y ejemplar entre católicos y musulmanes». La comisión hará una selección de los informes existentes y profundizará «en los que tienen que ver con la posibilidad de que se retrotraiga la situación de la Mezquita-Catedral» a hace once años. Mayor Zaragoza asegura que hay «dictámenes muy bien hechos que demuestran que las decisiones que permitieron las inscripciones de esta naturaleza son inconstitucionales».

Por ello, lo primero será «considerar hasta qué punto bastaría con llegar a un acuerdo con las autoridades eclesiásticas para volver a la situación del 1 de marzo del 2006». Uno de los argumentos esgrimidos a favor de la tarea que tiene esta comisión por delante, según Mayor Zaragoza, que la Iglesia no inscribió «la Mezquita-Catedral», sino «la Santa Iglesia Catedral».

El exdirector general de la Unesco dejó claro que no busca «el enfrentamiento», sino todo lo contrario, ya que viene «a resolver cosas», y se mostró dispuesto a hablar con el obispo, Demetrio Fernández. No obstante, califica de «desafortunadas» las declaraciones realizadas por el obispo en Estados Unidos.

El también presidente de la Fundación Cultura de Paz se mostró partidario del culto compartido en la Mezquita-Catedral, aunque a título particular, recordando que se permitió en 1978. En este sentido, la alcaldesa dejó claro que el culto compartido «no es el objeto del trabajo de esta comisión».

Durante la presentación, Isabel Ambrosio manifestó que el equipo de gobierno sigue manteniendo que «la Mezquita-Catedral debe seguir siendo Patrimonio de la Humanidad», que su «titularidad debe ser pública» y que «la gestión pública no entorpece, todo lo contrario, mejora la consecución de los objetivos», por lo que el hecho de que «la Iglesia mantenga la propiedad de la Catedral y el culto religioso que se preste en ella no ha sido un obstáculo en ningún momento ni es incompatible con el objeto de esta comisión».


La comisión de la Mezquita confía en tener el dictamen a finales de año

El Día de Córdoba

Ya ha echado a andar la tan anunciada comisión de expertos a la que la alcaldesa de la ciudad, Isabel Ambrosio, le ha encargado asesoramiento para lograr la titularidad pública de la Mezquita-Catedral, que trabaje para que después el Ayuntamiento siga los pasos necesarios para reclamar que el monumento «sea de todos los cordobeses y de todos los ciudadanos del mundo y no sólo patrimonio de la Iglesia». Esa comisión de expertos en los ámbitos «jurídico, patrimonial y académico», según destacó la regidora, echó a andar ayer y el presidente de la misma, el exministro del gabinete de Leopoldo Calvo Sotelo y exdirector general de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza, aseguró antes de la primera reunión de la misma que confía en que habrá dictamen a finales de este año.

También ayer, Ambrosio dio a conocer a quienes acompañan ya a Mayor Zaragoza en esa comisión, que para el portavoz del PP en el Ayuntamiento es, a tenor de quienes la componen, «partidista y partidaria. «Es una comisión del PSOE que muy bien pudiera haberla presentado en la avenida del Aeropuerto [lugar en el que se ubica la sede provincial del PSOE]». Y es que entre esos integrantes está una resucitada para la política exconsejera de la Junta, exministra de la Administración Rodríguez Zapatero y ahora recién elegida como integrante del comité federal del PSOE, Carmen Calvo, de la que la alcaldesa destacó que está en la comisión, «en su calidad de catedrática de Derecho Constitucional». Otro de los miembros de ese grupo de expertos es Alejandro García Sanjuán, «especialista en Historia Medieval, del Departamento de Historia, Geografía y Antropología de la Universidad de Huelva (UHU)», incidió la regidora, y que es autor de obras como Hasta que Dios herede la tierra: Los bienes habices en al-Ándalus (siglos X al XV), La conquista islámica de la Península Ibérica y la tergiversación del pasado: Del catastrofismo al negacionismo o Coexistencia y conflictos. Minorías religiosas en la península ibérica durante la Edad Media, entre otras. García Sanjuán es, según Bellido, «colaborador de la Fundación Pablo Iglesias».

Completa un militante socialista y exconcejal del PSOE en el Ayuntamiento de Pozoblanco. Se trata de Juan Bautista Carpio Dueñas, que «es doctor en Filosofía y Letras, historiador medieval de la Universidad de Córdoba (UCO)», sentenció Ambrosio, y que su tesis de doctorado versó sobre La tierra de Córdoba y el dominio jurisdiccional de la ciudad durante la Baja Edad Media.

El movimiento de colocar a Carmen Calvo en el órgano asesor hay quien lo entiende como un gesto de la nueva ejecutiva del PSOE dentro de ese giro aún más hacia la izquierda que ha anunciado el recién elegido secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez. En este sentido, el portavoz popular insistió en que «no debería ser de recibo hacer que la comisión sea partidista, porque es un paso más hacia la podemización y la alianza con el sanchismo y como ejemplo de este sesgo que la estrella de la comisión sea Carmen Calvo lo dice todo».

Sobre la comisión, Ambrosio destacó que trabajará de manera autónoma y que aunque el informe que Mayor Zaragoza ha anunciado que estará para final de año «no será vinculante, sí que se hará público y sí que será tenido en cuenta» por el equipo de gobierno a la hora de dar los pasos «para devolver a la Mezquita-Catedral a los tiempos de antes de primeros de marzo de 2006, fecha en la que fue inmatriculada por la Iglesia». Palabras que acompañó el presidente de la comisión al destacar que entre el siglo XIII y hasta la inmatriculación de la Mezquita-Catedral, «no hubo nunca problema, y el problema se crea, precisamente, con la inmatriculación del monumento por la Iglesia, en base a una fórmula legal que es inconstitucional». Mayor Zaragoza además defendió el hecho de que en el monumento no sólo se rinda culto católico, sino también musulmán, aunque la alcaldesa lo corrigió señalando que, «no obstante, ése no es el objetivo con el que se ha creado la comisión».

El exdirector general de la Unesco insistió en que «la inscripción que realizó la Iglesia del monumento se refirió a la Santa Iglesia Catedral y no a la Mezquita-Catedral, lo que puede servir de base para buscar un acuerdo con las autoridades eclesiásticas que permita volver a la situación anterior al 1 de marzo de 2006». De hecho, tendió la mano a tener una reunión con el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, para tratar el asunto, destacando que recientemente el prelado «ha tenido un buen gesto, al recuperar la denominación de Mezquita-Catedral, tras haber suprimido el Cabildo Catedral el nombre de Mezquita. «Se han dado cuenta de la debilidad de sus argumentos sobre la titularidad del monumento», defendió. Y relató que el trabajo para demostrar la titularidad pública de la Mezquita-Catedral está muy avanzado dados los numerosos estudios e informes de expertos que hay al respecto y que ya ese órgano asesor del Ayuntamiento maneja.

Sobre la comisión, el portavoz del PP también destacó que «es una muy mala noticia para la ciudad en general y para el PSOE en particular por la deriva de que no gobierna para todos, lo que hace que a día de hoy muchos no se sientan representados por la alcaldesa, por la creación de este órgano que es un ataque a la propiedad». Bellido dejó claro, como ya anunció con anterioridad, que en el caso de que el Ayuntamiento acuda a los tribunales para atacar la inmatriculación de la Mezquita-Catedral a nombre de la Iglesia «desde el PP se emprenderán acciones judiciales, ya que la asesoría jurídica del propio Ayuntamiento ya informó en su momento de que el Consistorio carecía de derecho alguno sobre la Mezquita-Catedral y que no podía reclamar su titularidad por vía judicial», por lo que además consideró que con la creación del órgano asesor «se está actuando con falta de respeto y ninguneo hacia estos funcionarios municipales», defendió.

Este nuevo capítulo del conflicto por la titularidad de la Mezquita-Catedral tuvo ayer una escena final como contrapunto a la presentación de la comisión de expertos. Y es que en el polo opuesto, el PP de Córdoba celebró un foro de debate con afiliados para pulsar su opinión al respecto. El partido que dirige Adolfo Molina se ha posicionado radicalmente en contra de lo que consideran un disparate.

comision mezquita Cordoba 2017 a

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...