La Corte Suprema de Arizona (USA) falla por 4 a 3 magistrados a favor de dos artistas que se negaron a hacer invitaciones para una boda gay

La Corte Suprema de Arizona (EE UU) falló a favor de las artistas Joanna Duka y Breanna Koskique, que se negaron a diseñar las invitaciones para un matrimonio homosexual por sus creencias religiosas. Los derechos de libertad de expresión de las dos diseñadoras cristianas fueron violados por una ordenanza antidiscriminatoria de Phoenix, que hace ilegal rechazar el servicio a parejas del mismo sexo por razones religiosas, según la sentencia. La decisión, aprobada con una mayoría de 4 a 3, revirtió los fallos de los tribunales inferiores a favor de la ciudad por violar la Ordenanza de las relaciones humanas de la ciudad, destinada a proteger a la comunidad LGBTI de la discriminación.

Las artistas, que creen que un matrimonio debería ser solo entre un hombre y una mujer, habían argumentado que la ordenanza violaría sus creencias religiosas al obligarlos a fabricar productos personalizados para ceremonias de matrimonio entre personas del mismo sexo. El tribunal superior dijo que la ciudad no puede obligarlos a hacer invitaciones de boda del mismo sexo.

«Las creencias de Duka y Koski sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo pueden parecer anticuadas o incluso ofensivas para algunos», escribió la mayoría de la Corte. “Pero las garantías de libertad de expresión y libertad de religión no son solo para aquellos que se consideran suficientemente ilustrados, avanzados o progresistas. Son para todos», añadieron.

La minoría de la Corte dijo que el caso no se refiere al contenido de los productos de boda personalizados, sino que se refiere a la identidad de los clientes. «La decisión de hoy también es profundamente preocupante porque su razonamiento no puede limitarse a la discriminación relacionada con el matrimonio entre personas del mismo sexo o basada en las creencias de cualquier religión, sino que se extiende más ampliamente a otras reclamaciones de un ‘derecho’ de las empresas a negar servicios a clientes desfavorecidos», dicen.

El fallo de la mayoría dijo que la ciudad y los jueces que fueron minoría en el fallo afirmaron que si la Corte se atreviera a dejar que los artistas expresen sus creencias, «corren el riesgo de resucitar las leyes Las leyes de Jim Crow [leyes estatales y locales de EE UU de entre entre 1876 y 1965 que propugnaban la segregación racial]».

Los abogados de la ciudad están examinando posibles motivos para una apelación. La alcaldesa demócrata Kate Gallego, enfatizó que la ordenanza sigue vigente.»Quiero ser claro: la ciudad de Phoenix no tolera ni tolerará el odio de ninguna forma», dijo Gallego. «Eso no cambia con el fallo de hoy, y no pararemos con nuestra lucha».

En 2018, la Corte Suprema de los EE UU se puso del lado de un pastelero de Colorado que se negó a hacer un pastel de bodas para una pareja del mismo sexo, al descubrir que la comisión de derechos civiles del Estado mostró un sesgo antirreligioso cuando dictaminó contra el panadero por negarse a hacer el pastel. La decisión de la Corte Suprema, sin embargo, no abordó el problema más amplio de si una empresa puede invocar objeciones religiosas para rechazar el servicio a personas homosexuales y lesbianas.

Una ley estatal de Arizona que prohíbe la discriminación por parte de las empresas no incluye la orientación sexual como una clase protegida. Phoenix, Tempe, Flagstaff y Tucson han aprobado ordenanzas que prohíben a las empresas discriminar sobre esa base. Hasta ahora, Phoenix no ha tomado ninguna medida de cumplimiento derivada de la prohibición.

Duka y Koski fueron representadas por la organización conservadora Alliance Defending Freedom (ADF), cuyo lema es «por la fe, por la justicia», que ha trabajado casos similares en Estados Unidos y defendió al chef que se negó a hacer el pastel de bodas a una pareja gay en 2012 en Colorado y también ganó en el Surpremo. El abogado que representa a los artistas de Arizona retrató el fallo de la Corte Superior del Estado como una victoria arrolladora, a pesar de que los jueces limitaron su fallo a invitaciones de boda personalizadas

«Independientemente de la opinión de uno sobre el matrimonio, esta es una victoria para todos los ciudadanos de Arizona, porque un gobierno que puede aplastar a Joanna y Breanna puede aplastarnos a cualquiera de nosotros», dijo Jonathan Scruggs, abogado de Alliance Defending Freedom.

Scruggs reconoció que el fallo no protege automáticamente a otros dueños de negocios, que tendrían que buscar su propia orden judicial para evitar enfrentarse a las ordenanzas de no discriminación en Phoenix u otras ciudades de Arizona.

Jenny Pizer, directora de leyes y políticas del grupo de derechos LGBT Lambda Legal, que presentó un informe de la Corte que apoya la posición de la ciudad, dijo que el fallo era preocupante. «El tribunal concluyó erróneamente que la protección de la libertad de expresión permite a las empresas expresar opiniones religiosas contra los homosexuales al negarles a los clientes servicios particulares de diseño personalizado debido a quiénes son», dijo Pizer.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...