La Corte de los Milagros ´populares´ se desplaza a Roma

La repipi de la vicepresidenta del Gobierno tuvo a bien informar a los contribuyentes que una generosa delegación oficial, a su cargo, se desplazará a la entronización del nuevo Papa

La repipi de la vicepresidenta del Gobierno en su última rueda de prensa tuvo a bien informar a los contribuyentes que a su cargo se desplazarán a Roma, a la Ciudad del Vaticano, una generosa Delegación Oficial para asistir a ” la entronización ” del nuevo Papa Francisco.

Al parecer el Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que ” se confiere a Su Alteza Real don Felipe, Príncipe de Asturias, la representación de España en la Misa Solemne de Inicio del Ministerio como Pastor Supremo de la Iglesia Universal de Su Santidad Francisco, que tendrá lugar el próximo martes, día 19 de marzo, en El Vaticano.La delegación oficial española estará integrada, además de por SS.AA.RR. los Príncipes de de Asturias, por el presidente del Gobierno y los ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Justicia e Interior “.

Como es costumbre nada se dice si esta nutrida Delegación irá acompañada en el caso de los miembros del Gobierno de sus respectivos cónyuges y a cuanto toca cada contribuyente a la hora de prorratear el gasto que tal desplazamiento va a generar.

A ojo de buen cubero y sin entrar en detalles engorrosos, cabe pensar que los susodichos, en su caso, con sus respectivos acompañantes más 20 escoltas ( mínimo) y ayudantes de la pareja real y pelotillas varios, todos ellos en comisión de servicio, se subirán en el airbus del Ejército del Aire que a estos efectos se suele utilizar para ocasiones como la que nos ocupa.

A estos gastos de desplazamiento hay que añadir los que tiene que ver con el alojamiento y transporte por la ciudad. Dado que no todos se pueden alojar en la espectacular residencia del embajador de España ante el Vaticano y dado también que es costumbre real envíar a sus propios hojeadores con rango de diplomáticos y oficiales de las FFAA y Guardia Civil para comprobar que todo esta gusto de la austera pareja, los costes se seguirán incrementando.

Una vez que suponemos cuanto nos costará el desplazamiento, alojamiento, y manutención de la nutrida Delegación que como es obvio se quedará en una suposición ya que no está previsto informar sobre sus costes entramos en la segunda consideración que todo contribuyente se hace una vez que se resigna a la idea que va a tener que pagar.

Nos referimos a la propia composición de la Delegación y si es o no ajustada desproporcionada, máxime en tiempos de crisis, con seis millones de parados y en vigor una Constitución que dicen que dice que España es un Estado aconfesional.

Sin minimizar un ápice la importancia que tiene la toma de posesión de un nuevo Papa, es evidente que se puede compatibilizar una Delegación digna con criterios distintos a los aprobados en el Consejo de Ministros.

Por ejemplo, conciliar austeridad con el respeto que se merecen los contribuyentes, hace que con resulten prescindibles tanto el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, como su colega el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ambos sobradamente representados por el presidente del Gobierno y por el ministro de Asuntos Exteriores.

Es probable, aunque no seguro, que en una escala de 0 a 10, el ministro del Interior sea de todos los miembros de la Delegación el más ultracatólico, apostólico y romano. Tampoco lo disimula en exceso. Sus declaraciones, sus gestos, sus constante presencia en actos religiosos ya forma parte del paisaje cotidiano. Y seguro que en su lógica es de lo mas natural desplazarse a Roma el próximo martes. La cuestión es que sus actuales funciones como ministro del Interior le alejan del motivo para que ese desplazamiento se pueda justificar a cargo de ese anonimo contribuyente que, a lo sumo, podrá verlo en diferido por TV, tal como diría la inefable Cospedal.

En el caso del ministro de Justicia a pesar de que se dirá que su presencia está justificada por ser su Departamento el encargado de las relaciones con los asuntos religiosos, no es menos cierto que su ausencia puede perfectamente ser explicada, si es que alguien la echara en falta, con la presencia del resto de los miembros de la Delegación, embajador incluido.

Eso sí, al menos nos quedará el consuelo que aunque nadie nos informe de los costes y de los criterios, nos tendrán presentes en sus oraciones. Total son gratis y no se incluyen en sus sobresueldos.

La número dos del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría

Archivos de imagen relacionados

  • Cospedal y Soraya en Vaticano
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...