La Corte Constitucional de Ecuador abre la puerta al matrimonio homosexual

El Tribunal se pronunció, por un solo voto, a favor de dos casos de unión de parejas del mismo sexo.

La Corte Constitucional de Ecuador abrió este miércoles las puertas para la legalización del matrimonio homosexual al posicionarse a favor de dos casos de consulta de la norma sobre la unión de hecho de dos parejas del mismo sexo,según informó este miércoles la Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGBTI.

La Corte anunció su resolución sobre la consulta acerca de la «Opinión Consultiva 24-17» de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) promulgada en 2017, por lo que da pie a la legalización el matrimonio civil de parejas homosexuales. El Tribunal adoptó la decisión por cinco votos a favor y cuatro en contra.

La «Opinión Consultiva 24/17» de la CorteIDH se refiere a la protección de la identidad de género e igualdad y no discriminación a parejas del mismo sexo y es vinculante para todos los países que firmaron el Pacto de San José, entre ellos Ecuador.

Uno de los casos sobre los que la Corte se pronunció este miércoles es el relacionado con la pareja formada por el presidente de la fundación Equidad, Efraín Soria, y Javier Benalcázar, que ha llevado su lucha por contraer matrimonio civil desde 2018.

Soria y Benalcázar, ante la negativa de su matrimonio por parte del Registro Civil de Identificación y Cedulación el año pasado, presentaron una demanda a la Corte de Justicia de la provincia de Pichincha.

Este tribunal, a su vez, presentó a la Corte Constitucional, el máximo organismo de control de la Carta Magna, la posibilidad de aplicar la llamada «Opinión Consultiva 24/17 de la Corte-IDH» en este caso.

«Ciudadanos de primera»

Soria dijo a Efe este miércoles que esta resolución influye «positivamente» en el país, «porque vamos a dejar de ser ciudadanos de segunda para ser ciudadanos de primera y poder ejercer los mismos derechos», reiteró.

Asimismo, su pareja, Benalcázar, al conocer el resultado de la Corte, afirmó que se siente «emocionado después de tanta lucha, la personas que tenían esto en sus manos se tocaron el corazón».

«Teníamos nuestras dudas», comentó ante la resolución que daría la Corte-IDH, «no estábamos seguros de que fuera a aprobarse» el matrimonio igualitario en Ecuador, añadió Benalcázar en una llamada telefónica.

La activista LGTBI, Pamela Troya, quien presentó ante la justicia una petición similar a la de Soria y Benalcázar, dijo que en el caso de que la Corte Constitucional aprobara el matrimonio civil entre personas del mismo sexo «tenía la posibilidad de colocarse al lado correcto de la historia y finalmente ampliar derechos».

«Creo que nos convertiríamos en un país un poquito más justo e igualitario», señaló en los exteriores del edificio público.

Protección jurídica

Troya, quien junto a su pareja lleva diez años de relación y ocho de convivencia, reiteró que esta resolución «lo que va a cambiar, es dar una protección jurídica a nuestras realidades», al indicar que fue una lucha por sus derechos, el reconocimiento de sus familias, «igualdad, justicia y dignidad», enfatizó.

La presidenta de la Federación Nacional de Organizaciones LGBTI dijo a Efe que «es un gran avance aquí en el Ecuador», pues al principio señaló que pensaba que sería un «resultado negativo» y «ha sido una gran sorpresa para todos».

Asimismo, señaló que es un «precedente legal» y que espera que este dictamen «no sea mas bien un punto adicional para que la violencia aumente, en contra de nuestra comunidad, sino lo contrario, disminuya».

Soria y Troya, entre otros miembros del colectivo LGTBI, se encontraban esperando el resultado de la audiencia en los exteriores de la Corte, con banderas del arcoíris.

El matrimonio igualitario que ahora abrió la puerta al reconocimiento de al menos una docena de matrimonios en sus mismas circunstancias en Ecuador, se encontraba un país que por el momento no lo reconocía en personas del mismo sexo.

Ecuador se convertiría así en el sexto país de América Latina en legalizar el matrimonio homosexual, junto con Argentina, Brasil, Colombia, México y Uruguay.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...