La Conferencia Episcopal presiona al Gobierno para que aumente las horas lectivas de Religión

Dirigentes de la Iglesia católica se reunirán con el ministro de Educación para «recordarle el tratamiento adecuado de la enseñanza religiosa»

Reclaman un aumento de las horas de la asignatura y su oferta obligatoria en Bachillerato

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, y el presidente de la Comisión de Enseñanza de la CEE, César Augusto Franco, se reunirán este jueves 23 de julio con el nuevo ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, para pedirle que cumpla los Acuerdos firmados entre la Iglesia y el Estado en lo que se refiere a la asignatura de Religión que, a su juicio, con la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), ha quedado reducida en horas y no será de oferta obligatoria en Bachillerato.

«Vamos a recordarle el marco constitucional y el tratamiento adecuado a la enseñanza religiosa escolar, que no se está dando en estos momentos», precisó Gil Tamayo en una entrevista con Europa Press, al tiempo que añadió que este marco no se cumple ni en lo que se refiere al derecho de los padres a elegir la educación que quieren para sus hijos, ni en lo que respecta a los Acuerdos Iglesia-Estado, que reconocen el «carácter fundamental» de la asignatura de Religión.

Además, el portavoz de los obispos indicó que tampoco están de acuerdo con la reducción horaria de la materia en la LOMCE y recordó que ya son varios los arzobispados que llevaron el caso a los tribunales de Justicia, como el de Baleares o el de Oviedo. También lo van a plantear, según añadió, los arzobispados de Sevilla y Granada. «Hay un descontento con respecto al tratamiento de la asignatura», matizó.

En todo caso, puntualizó que este tratamiento que hace la LOMCE de la Religión no solo conlleva la disminución de las horas sino también el hecho de que la asignatura no se oferte en Bachillerato cuando, en realidad, según recordó, «es obligación de los centros» ofertarla para que los padres de los alumnos o los propios estudiantes puedan elegirla libremente.

Gil Tamayo también mostró la preocupación de los obispos por los profesores de Religión pues la reducción de la carga lectiva puede «conllevar una situación de desempleo«. Finalmente, recordó que lo que reclama la Iglesia católica para ella misma, también lo pide para el resto de las confesiones que tienen firmados acuerdos con el Estado, es decir, musulmanes, judíos y evangélicos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...