La Conferencia Episcopal pide una moratoria internacional sobre el aborto

La campaña internacional, nacida en Italia, que persigue la abolición de las leyes que regulan la interrupción del embarazo cuenta con un nuevo aliado: la Conferencia Episcopal Española (CEE).

Los obispos acaban de publicar una nota en la que se suman explícitamente a la iniciativa de reclamar a la ONU que declare una moratoria sobre el aborto, al que equiparan con la pena de muerte, amparándose en que "hace poco, la sociedad española se ha sentido conmovida por ciertas prácticas abortivas y la crueldad de los medios usados para ocultarlas", en referencia al caso del ginecólogo Carlos Morin.
Los obispos, en la primera nota emitida desde que el cardenal Antonio María Rouco vuelve a presidir la CEE, no ocultan que "aun considerando como un gran avance el cese de la práctica ilegal del aborto, la acción genuinamente moral y humana sería la abolición de ley que despenaliza el aborto en ciertos supuestos, que es una ley injusta".
Los prelados proponen, como alternativa al aborto, regulado desde 1985, que se potencie la adopción. "Miles de esposos tienen que acudir a largos y gravosos procesos de adopción mientras en España más de 100.000 niños murieron por el aborto durante el año 2006", aseguran.

CONDENA A LA EUTANASIA
La nota episcopal, emitida con ocasión de la celebración, ayer, de la 12ª Jornada Nacional por la Vida, no se limita a exigir a los católicos el rechazo del aborto, sino también de "la eutanasia o la producción, congelación y manipulación de embriones humanos". Los obispos llaman a movilizarse a los creyentes porque "no puede sostenerse que el aborto es inadmisible para un católico pero que ello no obliga al que no lo es".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...