La Conferencia Episcopal justifica las dificultades para apostatar en que es una decisión dramática

El portavoz de los obispos sostiene que la Iglesia debe garantizar que se trata de «una opción libre y con conocimiento de causa»

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el padre Juan Antonio Martínez Camino, justificó ayer las dificultades para darse de baja en los libros de bautismo en que la Iglesia debe «garantizar» que se trata de una «opción libre, pensada y con conocimiento de causa».

Las declaraciones del representante del episcopado se producen a raíz de que Levante-EMV haya desvelado la firme oposición del Arzobispado de Valencia al movimiento apóstata. Esta actitud ha quedado plasmada en los recursos que la curia local (junto a la de Madrid son las únicas en España en seguir esta postura) ha planteado ante la Audiencia Nacional contra las resoluciones de la Agencia Española de Protección de Datos que dan la razón parcialmente a aquellos que piden formalmente darse de baja de los registros de la Iglesia católica. «Es normal que haya trámites -aseguró ayer el religioso en una entrevista en RNE- y quiero dejar claro que no es para impedir que la gente tome esa dramática decisión, ya que nadie está obligado en la Iglesia, ni se cree por obligación, pero si se pide es porque la Iglesia tiene obligación de constatar que se trata de una decisión consciente con conocimiento de causa». «Apostatar es una decisión seria, ya que significa dejar de ser católico con todo lo que eso significa», señaló ayer Martínez Camino, quien agregó que, por ello, la Iglesia «debe tener las garantías de que se trata de una decisión libre, pensada y con conocimiento de causa».

El portavoz de la Conferencia Episcopal añadió que el trámite de apostasía no se puede realizar presentado sólo un DNI o un número, sino que tiene que «constar fehacientemente que la persona desea todo lo que eso significa». «En ese sentido van encaminados los trámites que solicita la Iglesia para este tema. A la Iglesia le debe constar que ha sido tomada con responsabilidad» , insistió el sacerdote. Martínez Camino aseguró además que la gestión es «la misma en todos los sitios».

No obstante, si bien los requerimientos son los mismos en todas las diócesis, los datos de Protección de Datos muestran que sólo los obispados de Valencia (este en mayor número) y Madrid han recurrido ante la justicia las resoluciones de este organismo. Estas exigen a la curia presidida por Agustín García-Gasco anotar el derecho de cancelación de los apóstatas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...