La Conferencia Episcopal dice que el nombre de la Mezquita “no es un dogma”

José María Gil Tamayo reclama “no ideologizar” el asunto pero se muestra contundente al hablar de la propiedad del monumento, que asegura que es de la Iglesia

El secretario general de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, ha sostenido esta mañana, en una entrevista en Canal Sur Televisión, que sobre la manera de llamar o denominar al principal monumento de Córdoba, la Mezquita Catedral, “no hay ningún problema ni es un dogma de fe”. Gil Tamayo, que se ha referido al monumento como “Catedral Mezquita”, ha asegurado en la entrevista que “de toda la vida hemos dicho eso”, sin aclarar si hablaba de Mezquita o de Catedral, aunque ha sostenido que “no haría de esas cosas normales algo trascendental, no tiene nada más que el nombre”. Por ello, ha reclamado “no ideologizar” este asunto.

Más contundente ha sido sobre la inmatriculación del bien. Así, el secretario general de la Conferencia Episcopal ha querido dejar claro que el monumento “es de la Iglesia”, que lleva haciendo uso del mismo desde el año 1236 y que los bienes religiosos “no se podían registrar hasta el año 1998”, que fue cuando se modificó la ley y cuando la institución eclesiástica decidió acudir al Registro de la Propiedad.

“Llevamos aquí 2.000 años. Somos la institución más antigua de este país”, sostuvo Gil Tamayo, en referencia a las instituciones públicas. “El pueblo no es el Ayuntamiento”, llegó a decir. “La Iglesia es propietaria de más de 3.000 bienes culturales en este país y de un total de 22 monumentos que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad”, defendió.

Además, reclamó que el Gobierno atienda el artículo 46 de la Constitución Española, que convierte al Estado en responsable del patrimonio artístico del país.


Por supuesto el nombre no es un dogma, pero si simboliza una posición. En este caso el obispado elimina la palabra «mezquita» y Tamayo habla de «catedral-mezquita», otros hablan de «mezquita-catedral» y desde Europa Laica venimos planteando que la denominación debe mantenerse cómo cuando fue declarada Patrimonio Mundial, Mezquita de Córdoba, y que tanto la titularidad como la gestión deben ser públicas, así como un uso exclusivamente civil, como otros monumentos en España o Europa.

Debemos pues centrar el debate en el fondo, es decir, la propiedad y gestión pública de este patrimonio y el uso civil del mismo.

FIRMA: No a las inmatriculaciones de la iglesia católica y por una Mezquita pública y de uso civil

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...