La Comunidad Valenciana no hablará del matrimonio homosexual en Educación para la Ciudadanía

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía favorable a la objeción de conciencia de la asignatura de Educación para la Ciudadanía ha vuelto a traer al primer plano de la actualidad esta materia, que está teniendo diferente acogida según el partido que gobierne en cada comunidad autónoma.

El próximo curso todas las regiones tendrán que impartir la asignatura de manera obligatoria, sin embargo, comunidades populares como Madrid, Murcia, Castilla y León o La Rioja ya han advertido de que facilitarán la objeción. En Valencia, también gobernada por el PP, la materia se impartirá en inglés y suprimirá las referencias al matrimonio homosexual o a las religiones en contra de lo indicado por el Ministerio de Educación.

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que ha permitido a una familia de una localidad de Huelva no llevar a sus hijos a la clase de Educación para la Ciudadanía (EpC) ha encendido de nuevo a quienes se consideran objetores de la materia, y han convertido esta en un arma política, puesto que el PP se ha mostrado desde el principio contrario a la asignatura e incluso llevaba entre sus promesas electorales eliminarla de los planes de educación.

Obligatoria para todos en septiembre
El fracaso en las urnas del PP hará que el próximo curso todas las regiones tengan que impartir la asignatura. En siete comunidades autónomas ya se estudia Ciudadanía en 3º de la ESO y 6º de Primaria. El resto habían decidido impartirla en 2º de la ESO y 5º de Primaria, y tendrán que hacerlo a partir de septiembre. Sin embargo, parece que no se lo van a poner fácil al Ejecutivo. El Gobierno de Esperanza Aguirre, en Madrid, aseguró que facilitará la objeción y ofrecerá actividades alternativas a los alumnos que no quieran cursar EpC, y su ejemplo ha sido seguido por comunidades como Murcia o Castilla y León.

Contenidos adaptados
También la Comunidad Valenciana se ha posicionado a favor de la objeción, pero ante la inminencia de la aplicación de la asignatura en esta región, el Consell de Educación ha aprobado ya el currículum que se incluirá en la materia y ha adaptado los contenidos al ideario propuesto por la Conferencia Episcopal Española.

Matrimonio homosexual vetado
Haciendo caso omiso al temario fijado por el Ministerio de Educación, Valencia impedirá que los alumnos de EpC estudien, por ejemplo, el matrimonio homosexual como un tipo de familia. Para evitar la referencia a este tipo de unión, aprobada por ley en julio de 2005, los manuales valencianos no harán ninguna referencia a los tipos de matrimonio, pese a que este tema aparecía expresamente reflejado en el currículum del Ministerio y sí se estudia en otras comunidades autónomas.

Sin menciones a la religión
Por otro lado, los niños valencianos tampoco encontrarán en los libros de EpC ninguna información que emita “juicios de valor sobre las confesiones religiosas”, según informó el diario regional Las Provincias. Con ello, el PP valenciano asegura que pretende evitar el “adoctrinamiento en temas que afectan a la intimidad de las personas y sus creencias”. Precisamente de ser una asignatura para el “adoctrinamiento” es de lo que acusan tanto la Iglesia católica como instituciones ultraconservadoras como el Foro de la Familia a la materia. Estas instituciones son las principales precursoras de los movimientos de objeción de conciencia.

En inglés
Los temas que se estudiarán en Valencia en EpC se alejan más aún de los contenidos para el resto de España, ya que la asignatura en esta comunidad se impartirá íntegramente en inglés. Esto supondrá un gasto extra de entre 1,6 y 3,2 millones de euros para contratar a unos 125 profesores.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...