La Comunidad musulmana de origen inmigrante en España

Su opinión sobre su situación en España, sus creencias y prácticas religiosas, su opinión sobre las instituciones

Los inmigrantes musulmanes confían más en instituciones como la Justicia, la Iglesia católica y el Rey que los españoles, según una encuesta del Gobierno a este colectivo, que declara mayoritariamente sentirse adaptado a la vida y costumbres de España.

El barómetro La Comunidad Musulmana de origen inmigrante en España ha sido presentado por los Ministerios de Justicia, Interior y Trabajo e Inmigración, cuyos titulares han destacado la importancia de que se mantenga la tendencia de los barómetros anteriores, en las que este colectivo dice sentirse a gusto en España y que no encuentra obstáculos para practicar su religión.

Cuando se pregunta en la encuesta, realizada a dos mil inmigrantes musulmanes, hasta qué punto le inspiran confianza algunas instituciones, otorgan una puntuación de un 7 a la Corona; al Parlamento, un 6,3; a los jueces, un 6,5; y a la Iglesia católica, un 4,7. Esta sensación de confianza es superior a la que dicen sentir el resto de la población española, que es de un 6,4 al Rey; un 5,3 al Parlamento; a la Justicia, un 5,3; y a la Iglesia, un 3,9.

La mayoría de los inmigrantes musulmanes que viven en España entienden el Islam y lo practican de forma tolerante y abierta, no creen que ninguna religión sea superior y estiman que es inaceptable la violencia para difundir sus creencias religiosas. El 81 por ciento se siente adaptado a las costumbres españolas, el 89% que es compatible ser a la vez un buen musulmán y español; el 94 por ciento que debemos todos esforzarnos por respetar las creencias religiosas, el 81 por ciento que los no creyentes tienen el mismo valor como personas y el 83 por ciento que el Estado debe ser laico. Respecto a la práctica religiosa, el estudio indica que el 52 por ciento de los musulmanes inmigrantes se define como muy practicante, un porcentaje similar al de la población católica española hace 30 años, ya que actualmente se declara muy practicante el 20 por ciento de los católicos.

Para el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, gran parte del mérito de los buenos resultados son de la sociedad española y de la apuesta de las administraciones por consolidar la normalización del fenómeno religioso.

El titular de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha asegurado que España va a ejercer el liderazgo en el reto de construir una política europea de integración y ha confiado en obtener el respaldo del resto de la UE en la apuesta por esa política, así como por la de cooperación con los países de origen.

Desde Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba ha destacado el hecho de que la comunidad musulmana de origen inmigrante "no piense de forma diferente al de los españoles, porque se sienten integrados". Ha restado importancia al hecho de que un 4 por ciento acepte que se podría utilizar la violencia para defender o difundir creencias religiosas, y ha opinado que el porcentaje de españoles que pensara así podría ser similar.

Según la encuesta, este colectivo cree que en los países occidentales hay un alto grado de libertad religiosa y tolerancia (72%), se discrimina menos a la mujer (60%), hay menos desigualdades sociales (56%) y se presta más atención a los más pobres.

Ver el documento en el archivo adjunto

Archivos relacionados

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...