La comunidad islámica prevé una respuesta masiva a la oferta de Islam en los colegios de Baleares

En las islas hay unos 8.600 alumnos musulmanes, de los cuales un tercio tienen nacionalidad española

La comunidad musulmana de Balears prevé una gran demanda para cursar la asignatura de Religión Islámica a partir del curso que viene. En 2007 apenas una treintena de familias solicitaron que sus hijos pudieran cursar esta materia en el colegio; este año ya han sido 270 los padres que han registrado la petición oficial en la conselleria de Educación.

Y podrían ser muchas más. Según los datos recogidos el curso pasado por el Observatorio Andalusí y difundidos por la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE), en las islas hay 8.648 alumnos musulmanes. Tres de cada diez son de nacionalidad española.

Aunque tiene reconocido este derecho por ley desde hace casi 30 años, fue el año pasado cuando la comunidad musulmana balear comenzó a intensificar su exigencia, esgrimiendo la elevada cifra de estudiantes musulmanes que hay en las islas y considerando ya injustificable negar a los padres de estos niños poder elegir «una formación religiosa y moral de acuerdo con sus propias convicciones», como recoge la Constitución.

De hecho, solo son tres comunidades autónomas ( Balears, Cataluña y Murcia) las que hoy día aún no ofertan esta asignatura de libre elección para los estudiantes. El curso que viene Balears saldrá de este listado gracias al convenio firmado la semana pasada entre el conseller Martí March y el delegado en Balears de la Comisión Islámica de España, Mahfouz Salim Abu Mahfouz.

Tras décadas de espera y resignación, la comunidad musulmana de las islas ha acogido con emoción este acuerdo según el cual a partir del periodo 2020/2021 esta asignatura podrá implantarse en un máximo de diez centros educativos (siempre que haya una demanda mínima de diez alumnos por curso). Según la disponibilidad presupuestaria y la demanda, la oferta podría ir en aumento los siguientes cursos.

Los centros católicos, excluidos

Educación aún no ha decidido cómo se elegirá en qué centros se impartirá esta materia, aunque lo que sí se sabe es que al hacer la matrícula para el curso 2020-2021 los padres de los alumnos de Infantil, Primaria y ESO encontrarán una nueva casilla: podrán elegir entre Religión Católica; Valores (Valores Sociales y Cívicos en Primaria; Valores Éticos en Secundaria) o Religión Islámica. Los centros concertados católicos quedan excluidos, según los acuerdos firmados entra la Comisión Islámica y el Estado en 1992.

La emoción de esta comunidad, que en Balears conforman alrededor de 56.000 personas, ha contrastado con la reacción de otros actores políticos y educativos.

Aunque la mayoría de partidos y entidades del sector educativo han acogido el desembarco de la asignatura de Religión Islámica con normalidad y silencio, algunas voces se han indignado con el hecho de que un Govern autodenominado progresista aumente la oferta religiosa en los colegios en vez de erradicarla del todo, como lamenta el sindicato UOB, defensor » de una enseñanza laica y en catalán».

En las antípodas de UOB, quien también se ha indignado con el anuncio es Vox, aunque por motivos antagónicos: el partido no cuestiona la presencia de la Religión Católica en los colegios ya que, sostiene, » forma parte de la vida, de la identidad y tradiciones de muchos españoles» pero sí critica » poner al mismo nivel» la asignatura de Religión Islámica al considerarla » una creencia religiosa que presenta frecuentes choques con nuestras costumbres, con nuestra cultura y nuestra civilización occidental». El PP no se ha posicionado pero exigirá más información a través del Parlament.

Antoni Morante, director general de Planificación, Ordenación y Centros, responde tanto a unos como a otros recordando que la Conselleria lo único que está haciendo es cumplir con la Constitución, con la ley firmada por Felipe González con la comunidad islámica en 1992 y con el acuerdo rubricado por las comunidades autónomas en 1996.
» Nosotros seríamos partidarios de sacar toda religión de la escuela pública y que solo se enseñara una historia comparada de las religiones y su historia cultural, pero hemos de cumplir la Constitución», recuerda Morante: «¿O es que estos partidos que se definen como constitucionalistas quieren que nos saltemos la legalidad?».

Inspección revisará el contenido

Respecto a los miedos que intenta sembrar el partido de Jorge Campos sobre qué se va a enseñar en esta materia, el director general argumenta que precisamente al impartirlo en la escuela se puede controlar el contenido que llega a los niños a través de la Inspección Educativa.

El temario y los criterios de evaluación propuestos por la Comisión Islámica han sido revisados por el ministerio de Educación y son públicos (pueden consultarse en el BOE). » Está todo regulado», apunta Antoni Morante, «por ejemplo, ya en Infantil y Primaria el temario incluye contenido para trabajar la educación igualitaria, evitar los comportamientos discriminatorios…».

El currículo de Secundaria y Bachillerato también prevé el fomento del pensamiento crítico y hace referencia a actividades y material para prevenir el fundamentalismo. Así, se trabajarán en clase «estrategias para tomar conciencia, predecir, detectar y prevenir toda violencia, en particular la violencia terrorista».

Así como el Obispado propone a los profesores de Religión Católica, será la Comisión Islámica la que dará candidatos para impartir Religión Islámica. Deberán tener un grado universitario; el máster requerido para ejercer la docencia y el nivel de catalán que se exige a todo el profesorado de las islas.

Según la UCIDE, el curso pasado había 76 profesores en toda España: ¿ Tendrá la Comisión Islámica de Balears candidatos para cubrir la oferta el próximo curso? Mahfouz Salim Abu Mahfouz confía en que sí: hay gente que está ahora preparándose y la Comisión Islámica revisará que los aspirantes cumplen los requisitos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...