La comunidad del IES de Zújar respalda la retirada de los símbolos religiosos

La dirección del instituto informa al profesorado y a los padres y madres del alumnado de la decisión de Educación

La dirección del instituto de Zújar informó ayer a la comunidad educativa de los pasos que habían dado para poner fin a la polémica sobre los símbolos religiosos que se había desatado en la última semana. En su órgano más representativo, el consejo escolar, se les explicó cuál había sido la directriz de la Delegación Provincial de Educación, partidaria de retirar los símbolos religiosos de los espacios públicos, y transmitir un mensaje de tranquilidad a los padres.

"No hemos entrado a valorar la decisión de la Administración -explicó a este diario el director Pablo López-, puesto que esa no es nuestra competencia". Hay que recordar que hace unos días dos profesores de Sociales del IES de Zújar obligaron a la profesora de religión a retirar un crucifijo y un icono de la Virgen María que había colocado en el departamento. Este hecho provocó la protesta de la profesora y una reacción pública de la Iglesia en contra, pero la Delegación de Educación respaldó la medida argumentando que los departamentos de los colegios e institutos son espacios comunes en los que no puede haber símbolos religiosos de ningún tipo. Y así se determinó mantener la medida.

El director del IES de Zújar quiso, sin embargo, aclarar a los miembros del consejo escolar los cauces que habían seguido, dada la polémica suscitada en otros medios de comunicación.

Tras el consejo, la dirección había convocado a los padres y madres de los 150 alumnos del centro para tratar también el tema. "He garantizado a los padres el derecho de los niños a recibir clase de religión y también les he aclarado que, durante la materia, se puede hacer uso de los símbolos religiosos", informó al término de la reunión Pablo López.

Tanto el profesorado del centro como la comunidad de padres ha comunicado su deseo de dar por zanjado un tema que, según López, "debía haber quedado en el ámbito privado", pues estaba vinculado al departamento del profesorado, no del alumnado. "Este tema no tiene nada que ver con los niños", insisten desde la dirección. Para López, los alumnos del instituto "han demostrado una gran madurez, porque han respondido con normalidad.

Por otra parte, el director asegura que tanto los dos profesores de Sociales que instaron a la retirada de los símbolos religiosos como la propia profesora de Religión que intentó colocarlos han manifestado su interés porque las cosas vuelvan a la normalidad". Y desde la Delegación se ha constatado que el objetivo es "garantizar el respeto a las personas".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...