La coalición laica de Maliki arrasa en las locales iraquís

Los electores respaldan la gestión del primer ministro, que sale fortalecido

Mayoría en ocho de las nueve provincias sureñas chiís, además de haber obtenido en la de Bagdad, donde reside una quinta parte de la población de Irak, el 38% de los votos. El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, y su Coalición por el Estado de Derecho, que incluye, además de árabes chiís, a turcomanos y kurdos chiís, ha cosechado una aplastante victoria en las elecciones provinciales del sábado en Irak, según anunció ayer la Comisión Electoral. Es un resultado que concede al jefe del Gobierno la legitimidad popular de la que carecía cuando llegó al cargo en el 2006 como resultado de un delicado equilibrio de poderes, y que muestra el rechazo del electorado al sectarismo religioso que ha sumido al país en un sangriento conflicto.
De entre las ocho provincias sureñas en las que la Coalición por el Estado de Derecho logró la victoria, destaca el éxito cosechado en Basora, cuya ciudad homónima es la segunda más poblada, con el 37% de los votos. El Consejo Supremo para la Revolución Islámica en Irak pierde el control de siete y únicamente en Kerbala, de mayoría chií, los aliados de Maliki no han triunfado.

PARTIDOS SUNÍS
En las provincias sunís del oeste del país, varios partidos comparten la cabeza en los resultados electorales, incluyendo la lista del diputado Saleh al Mutlak, del Proyecto Nacional Iraquí.
"Maliki está en una posición mucho más fuerte que antes; es él y nadie más quien determinará las próximas alianzas", declaró Tarek al Mamuri, analista político iraquí. "Es una reacción, no contra la religión, sino contra las promesas hechas en términos de identidad sectaria", puntualizó Toby Dodge, de la Universidad de Londres.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...