La ciudad de Cáceres rehabilita su legado religioso

En estos momentos se está reparando la ermita de San Benito y la de la Soledad La primera de ellas será incluida en la red turística de la ciudad cuando finalice su reconstrucción.

Parece que el interés por recuperar el legado religioso de la ciudad ha calado hondo. A la ermita de Santo Vito se unen la rehabilitación que se está llevando a cabo en la ermita de San Benito y en la de La Soledad.

La reconstrucción de San Benito se lleva a cabo gracias a una escuela taller de la Universidad Popular que comenzó en 2001. Se prevé que la ermita esté terminada en junio y entonces será incluida en la red turística de la ciudad y quedará abierta para el culto religioso de los vecinos. Los trabajadores trabajan a fondo para que San Benito no pierda el esplendor que tenía en la antigüedad. De hecho se están utilizando materiales que se asemejan a los originales.

La iniciativa se trata de un proyecto formativo de inserción laboral que busca formar a los trabajadores para que adquieran la cualificación necesaria que les permita acceder con experiencia al mundo laboral.

Cuatro talleres

De esta manera, el programa engloba cuatro talleres: de albañilería y acabado de construcción, de cantería, de jardinería y de carpintería, dirigidos por un equipo técnico formado por 16 profesionales y 62 alumnos.

En él se efectúa la rehabilitación del patrimonio histórico-artístico, la recuperación de oficios en vías de extinción y la formación teórica y práctica laboral de jóvenes menores de 25 años, que además cobran a través de un contrato de formación. La subvención concedida para este proyecto asciende a 1.660.041 euros, de los que el ayuntamiento aporta el 10%, el resto proviene de las aportaciones concedidas por el Fondo Social Europeo, la Consejería de Igualdad y Empleo y el Servicio Extremeño Público de Empleo.

En la ermita de la Soledad también se lleva a cabo una operación de cirugía. Renovar el suelo y picar y pintar las paredes son las principales intervenciones de esta obra que se retomó en enero después de que el pasado mes de junio, cuando solo hacía dos meses que se había iniciado, se pararan para poder subsanar algunas deficiencias del proyecto de la intervención, que finalmente no afectaría solo al tejado, sino también a suelos y paredes.

Este templo se encuentra en mal estado debido a las humedades afectan a todas las paredes del mismo, e incluso han dañado algunos bienes como el manto de la Virgen de la Alegría.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...