La Catedral de Santiago acogió la misa-funeral institucional por el expresidente de la Xunta Gerardo Fernández Albor, con asistencia de altas autoridades

La Catedral de Santiago ha acogido este lunes el funeral institucional para dar el último adiós al expresidente de la Xunta Gerardo Fernández Albor. «Se le murió a su familia, a la que quiso entrañablemente. Se le murió a Galicia, de la que tanto amó su cultura y sus gentes. Se le murió a Europa, a quien sirvió», ha expresado el arzobispo de Santiago, don Julián Barrio, quien se ha encargado de presidir el acontecimiento.

A la misa han acudido diferentes autoridades y personalidades, como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; los exdirigentes del Gobierno gallego Emilio Pérez Touriño y Fernando González Laxe; la presidenta del Congreso, Ana Pastor; el presidente del PP, Pablo Casado; el miembro del Consejo de Estado José Manuel Romay Beccaría; y el jefe del Parlamento gallego, Miguel Ángel Santalices.

Antes de la lectura del evangelio, el arzobispo de Santiago ha saludado a las autoridades presentes en el funeral, para después destacar de Albor sus «grandes valores de la civilización occidental de Europa», así como su «generosidad» y «humanismo cristiano en el que vivió».

Por su parte, en declaraciones a los medios, Feijóo ha erigido a Albor en una figura que ha marcado Galicia con su «forma de gobernar, su forma de relacionarse con el pueblo y su forma de entender el autogobierno gallego y el galleguismo institucional». Asimismo, el dirigente autonómico ha asegurado que el homenaje forma parte del testamento oral del expresidente de la Xunta: «Meses antes de fallecer me llamó y me dijo que quería un funeral en la Catedral». «Es un honor poder cumplir el mandato y despedirlo en la Catedral, que es donde él quería estar, de lo que él presumía en cualquier lugar del mundo. Como europarlamentario la llevó por toda Europa», ha asegurado Feijóo. A renglón seguido, ha destacado de la figura de Albor el «bilingüismo cordial» que, a su modo de ver, defendió, «con un galleguismo integrador y lealtad al Estado».

«AMIGO Y COMPAÑERO» Por su parte, Ana Pastor ha acudido a la capital gallega «para honrar la memoria de Albor» porque, según ha añadido, para ella era «amigo y compañero». «Estamos emocionados y rindiéndole aquí el que quería que fuese su último homenaje en la Catedral de Santiago», ha indicado.

El recién electo presidente del PP a nivel nacional, Pablo Casado, ha subrayado la figura de Albor como «gran humanista» que «planteó lo que hoy en día es una referencia para el PPdeG: El galleguismo cordial que hace que en Galicia el PP siga siendo la opción preferida». Además, ha destacado que el expresidente de la Xunta era una «persona austera»: «Tal y como me contaban, recibía en sus primeros años como presidente de la Xunta en una cocina y en una salita de un piso humilde de esta tierra».

LA EUCARISTÍA La misa solemne, que ha contado también con la familia del expresidente, así como con los conselleiros de la Xunta, ha comenzado sobre las 18,00 horas con la entrada de los restos de Gerardo Fernández Albor al altar. Ya hacia el final de la eucaristía, el arzobispo ha ofrecido la hostia sagrada a los parientes de Albor y a los allí presentes. Hasta él se han acercado a comulgar el presidente del PP, Pablo Casado, y el jefe del Legislativo gallego, Miguel Santalices, si bien Feijóo, Ana Pastor y el resto de expresidentes autonómicos no lo han hecho.

Este no será el último homenaje Fernández Albor, puesto que, coincidiendo con la fecha en la que cumpliría 101 años -el 7 de septiembre-, el Partido Popular de Galicia honrará al que fue el primer presidente autonómico.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...