La casilla de fines sociales gana 300.000 contribuyentes en plena crisis

El récord solidario de las ONG en la campaña de la renta contrasta con la caída de la Iglesia católica tanto en recaudación como en contribuyentes

COMENTARIO: Se demuestra una vez más que las confesiones religiosas tienen otra vía de financiación a través de la asignación tributaria a "fines sociales". La ciudadanía debemos reclamar justicia para atender las necesidades sociales directamente desde los presupuestos del Estado, y no dejar este asunto tan importante en manos de quienes marcan o no la casilla. Una casilla que sirve de justificación a la de la iglesia católica, y que pretenden convencernos con un supuesto ejercico de "libertad y de solidaridad". Debemos exigir justicia y no permitir que esto sirva de pretexto para justificar sus desmanes y ataques a la atención social y los servicios públicos básicos. No sirve que el Estado cierre hospitales y luego se asigne de fines sociales a ONGs sanitarias. Por eso reclamamos un año más que en el IRPF no se marque NINGUNA casilla y que el Estado cumpla sus obligaciones.


A más crisis, más solidaridad. El año pasado la casilla de fines sociales registró un récord absoluto con un total de 9.770.000 contribuyentes, lo que supone un incremento de 300.000 declarantes con respecto al año anterior. Una respuesta solidaria que permitió destinar 270 millones de euros a las ONG de acción social, 8 millones más que el año anterior. Las entidades sociales renuevan su llamamiento a la sociedad española para que se siga marcando la casilla en el IRPF ya que esa aportación es la única que "no puede ser recortada"

"Marcar la casilla de fines sociales es una de las pocas posibilidades que permite nuestra democracia de ejercer un activismo ciudadano decidiendo sobre el destino concreto de una pequeña parte de nuestros impuestos. Al contribuyente no le cuesta nada, y el beneficio social que produce es inmenso". Con estas palabras el presidente de la Plataforma del Tercer Sector, Luciano Poyato, animaba hoy a la sociedad española a seguir dando una lección de solidaridad en plena crisis.

Los números de la última campaña de la renta así lo certifican. El año pasado 300.000 contribuyentes más marcaron la casilla de fines sociales en su declaración. El dinero obtenido, 270 millones de euros, ha permitido la puesta en marcha de más de 1.100 programas sociales que beneficiarán a seis millones de personas en riesgo de exclusión. "A más crisis, más solidaridad. Cuando más brecha hay entre pobres y ricos, cuando más gente está excluida, se puede y se debe decir que la sociedad española es solidaria", ha señalado Poyato.

Los españoles marcan más la casilla de fines sociales y menos la de la Iglesia católica

En total 425 ONG de Acción Social (entre ellas 40 católicas, entre las que figura Cáritas) gestionan los programas sociales a los que se destina el 0,7% del IRPF correspondientes a la casilla de fines sociales. "Y nos comprometemos ante la sociedad a que ese dinero se gestiona con total transparencia y una rendición de cuentas ante la administración", ha explicado el presidente de la Plataforma de ONG de Acción Social, Juan Lara.

Los datos de recaudación de las ONG contrastan con los de la Iglesia católica que, en la última campaña de la renta, perdió casi 100.000 contribuyentes y obtuvo 1,2 millones de euros menos. En la actualidad, un 35% de los contribuyentes marca sólo la casilla de fines sociales en su declaración, un 20% se decanta por la de la Iglesia católica y un 15% marca ambas. Todavía hay un 29% de contribuyentes que no marca ninguna.

Tanto las ONG como la Iglesia católica recuerdan que marcar ambas casillas no es excluyente ni divide la asignación sino que la duplica.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...