La Campaña por una Escuela Laica exige sacar la Religión del horario lectivo: «La religión no debe ser enseñada en los colegios ni exigida para pasar curso»

Los firmantes de la campaña ven imprescindible la denuncia y derogación de los Acuerdos con la Santa Sede, ya que en ellos se establece la obligatoriedad de que la clase de Religión se imparta dentro del horario lectivo

La Campaña por una Escuela Laica exige al Ejecutivo que promueva una reforma de la Ley educativa que saque la clase de Religión del horario lectivo para quitar la carga confesional de la escuela pública y que deje de financiar a los centros concertados que promueven el adoctrinamiento religioso.

Para ello, ven imprescindible la denuncia y derogación de los Acuerdos con la Santa Sede, ya que en ellos se establece la obligatoriedad de que la clase de Religión se imparta dentro del horario lectivo.

En una rueda de prensa para dar a conocer la «Campaña por una Escuela Pública y Laica», el representante de Europa Laica Francisco Delgado ha advertido de que si no se derogan estos acuerdos «no se podrán dar pasos adelante para sacar la Religión de la escuela».

Esta plataforma, de la que forman parte asociaciones de padres como la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado (CEAPA), de alumnos, profesores, sindicatos de la enseñanza y partidos políticos, quieren trasladar al nuevo Gobierno la necesidad de eliminar la carga confesional de la escuela pública.

«Ahora tenemos una oportunidad para avanzar en la laicidad del sistema educativo y creemos que el nuevo Gobierno progresista nos tiene que hacer avanzar en este sentido», ha subrayado el representante de CCOO, José Maria Ruiz.

Cree que la próxima tramitación de la Lomloe debe suponer una oportunidad y considera imprescindible en este sentido que los centros que segregan por sexo dejen de recibir dinero público.

«No va a ser una etapa fácil porque estamos viendo que la derecha ha centrado la batalla ideológica en la educación con cuestiones como el veto parental», ha reconocido.

Por eso, quieren reunirse con los representantes de los distintos partidos para explicarles el objetivo de su campaña y con la ministra de Educación, Isabel Celaá, para reclamar la eliminación de la carga confesional en las escuelas, donde, según han denunciado, todavía hay conflictos en centros en los que se ofician misas o se muestran crucifijos.

Entre los firmantes de la campaña se encuentra también la organización Redes Cristianas, cuyo representante Ángel Villagrán ha destacado que la religión no debe ser enseñada en los colegios ni exigida para pasar curso. «Los derechos de los niños exigen que el confesionalismo sea eliminado de la escuela».

Desde Extremadura Laica, Javier Escudero ha advertido de que la reforma educativa que prepara el Gobierno es «más de lo mismo» porque no contempla una asignatura alternativa a Religión y, por tanto, es difícil de aplicar. «Lo deseable es que la religión fuera una actividad extraescolar».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...