La campaña contra la visita del Papa, YO NO TE ESPERO, desmiente las estadísticas sobre católicos en España

"YO NO TE ESPERO" desmiente las estadísticas sobre católicos en España. Acusa a la jerarquía católica de incumplir las leyes de protección de datos. El Vaticano dice que son el 94,1% mientras el CIS el 76.1% y de esos solo el 29% es practicante.

Desde la campaña YO NO TE ESPERO queremos desmentir el dato que ofreció el Vaticano al publicar las estadísticas sobre la comunidad católica española. Según estos datos, en España hoy 39.470.000 católicos, que suponen el 94,1% de la población. Queremos recordar que esas cifras contrastan con los estudios del Centro de Investigaciones Sociológicas (Barómetro de opinión de abril de 2006) que indican que el 76.1% de los españoles se declaran católicos pero la mitad de ellos confiesa que no va a misa casi nunca, según el último barómetro del CIS, hecho público el primer día de agosto. Junto a ese 76.1% de católicos, hay un 1,5% de personas que se declaran creyentes de otra religión, mientras que un 13.3% dice ser no creyente y un 7% se declara ateo. De entre los católicos, un 49,1% no va casi nunca a misa y un 18.9% acude varias veces al año, sin contar bodas, comuniones, bautizos o funerales. Los practicantes rondan el 29% del total de católicos, ya que un 11,8% va a misa alguna vez al mes, un 16,9% casi todos los domingos y festivos y el 1,9% varias veces a la semana.

Otro estudio sociológico, el informe Jóvenes Españoles 2005, de la Fundación Santa María, dirigido por el catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid Pedro González, dice que menos de la mitad de los jóvenes entre 15 y 24 años (el 49%) se considera católico, mientras que hace una década se definía como tal el 77%. Ese descenso se debe a la "impopular" postura de la Iglesia católica en temas como la sexualidad, según los autores. La Iglesia es una de las instituciones que inspiran menos confianza, por detrás de las multinacionales o la OTAN. El estudio se basa en entrevistas a 4.000 jóvenes de 15 a 24 años de toda España. El porcentaje de agnósticos, ateos o indiferentes a la religión asciende al 46% (en 1994 era del 22%). Las razones del descenso del número de católicos, según uno de los autores del informe, Juan González-Anleo, es la "impopular" postura de la Iglesia "en temas como la ley que regula el matrimonio homosexual, el aborto o la sexualidad". Esta investigación pone de manifiesto la desconfianza hacia la Iglesia, de hecho es la institución que genera menos confianza (el 80% no confía en ella), por detrás de las grandes multinacionales y de la OTAN. El 79% cree que la Iglesia es demasiado rica y el 82%, que está demasiado anticuada en cuestión sexual. El mismo estudio indica que, por el contrario, la mitad de los jóvenes cree que ayuda a pobres y marginados. El 49% de los jóvenes asegura que las clases de religión no les ha servido prácticamente de nada. El 36% cree que le sirvió de algo o de mucho, contando al 10% que no ha estudiado esta asignatura.

A todos estos datos que dejan muy claro la falacia estadística del Vaticano queremos añadir otra crítica que incide en los porcentajes que ofrece la jerarquía católica, nos referimos a los obstáculos que encuentra una persona bautizada que desea dejar de ser miembro de la Iglesia católica, es decir, que desea apostatar. La Iglesia Católica y otras confesiones cristianas se aprovechan de la tradición secular de celebrar los nacimientos para incrementar de forma ilegítima su implantación social. Para la Iglesia Católica, el acto formal del bautizo no es una simple celebración, es un "sacramento" que implica el ingreso de la persona recién nacida en dicha comunidad religiosa, lo que provoca que muchos ciudadanos y ciudadanas se encuentren formando parte de una confesión que jamás han escogido y que no se corresponde con sus ideas. Frente a este hecho la apostasía es el procedimiento por el cual se abandona la pertenencia a la Iglesia Católica después de haber entrado a formar parte de ella mediante el bautismo. Sin embargo, viene siendo una práctica habitual por parte de la Iglesia Católica negarse o poner trabas a la aceptación de las declaraciones de apostasía. De hecho esos obstáculos deben ser motivo de denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos para que ésta obligue a la Iglesia Católica a aceptar la apostasía. El dia 24 de junio, ante el Arzobispado de Valencia, tendrá lugar un acto de apostasía colectiva para mostrar, una vez más, el rechazo al discurso involucionista y excluyente del Vaticano y la jerarquía católica.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...