La bendición de las aguas arma la de San Pedro en Gijón

Foro se enroca en la asistencia de Moriyón a la ceremonia en el día del patrón, PSOE, XSP e IU la rechazan y Asturias Laica exige la dimisión de la alcaldesa y reabre el debate sobre una nueva festividad patronal

El portavoz municipal del Gobierno local del Ayuntamiento de Gijón, Fernando Couto (Foro), ha defendido que la alcaldesa, Carmen Moriyón, asista a la bendición de las aguas de la iglesia de San Pedro, en representación de la ciudadanía en respuesta a la invitación de los organizadores de este rito religioso, al tiempo que ha rechazado el cambio de fecha del patrón de la ciudad. Así lo ha indicado en respuesta a la petición de Asturias Laica de que la regidora no acuda a este rito religioso, una reivindicación apoyada también por los grupos municipales de PSOE, Xixón Sí Puede (XSP) e IU.

El presidente de Asturias Laica, José Luis Iglesias, acompañado por representantes de estos tres grupos municipales, había presentado su petición unos minutos antes. Iglesias había reclamado la dimisión de Moriyón si finalmente asiste como autoridad pública a la bendición de las aguas, e incluso propondrá la creación de una comisión municipal con participación ciudadana para elegir una fecha distinta para el patrón de la ciudad, en lugar de San Pedro. Una propuesta que trasladará a las federaciones vecinales.

Couto, por su lado, ha insistido en que el Ayuntamiento no organiza actos religiosos y si va la regidora es por la invitación de la Asociación de Amigos de San Pedro, al igual que en su día fueron también otros ex alcaldes, Vicente Álvarez Areces y Paz Fernández Felgueroso, así como el ex portavoz municipal socialista Santiago Martínez Argüelles en el mandato anterior.

Ha insistido, a este respecto, en que nadie puede imponer a la alcaldesa no ir y ha reiterado que los representantes municipales de Foro asisten a lo que les invitan. También ha señalado que no verían «nada bien» cambiar San Pedro como patrón de la ciudad. Para él, es la fiesta local de Gijón, como pueda ser San Mateo la de Oviedo, y el día en que se entregan las Medallas de la Villa del Ayuntamiento. Ha incidido, también, en que para otros no tendrá arraigo, pero para Foro sí.

«VULGAR DISCULPA»

Iglesias, por su parte, ha rechazado la «argucia» de la invitación, que ha considerado «una vulgar disculpa» y ha recalcado que su petición está legitimada por el respaldo de la mayoría ciudadana, representada a través de los grupos de izquierda que suman mayoría de votos en la ciudad. A esto ha añadido el acuerdo del Pleno para que Gijón se adhiera la Red de Municipios por un Estado Laico, algo que incumpliría la regidora si va a un acto religioso, según él.

Ha recalcado, también, que hay invitaciones que deben ser rechazadas y ha insistido en que la presencia de la regidora en la bendición de aguas es una «desobediencia» al mandato del Pleno y una «burla» a libertad conciencia de toda la ciudadanía. «La ciudad de Gijón no es su finca, es de todos», ha recriminado a la alcaldesa, a la que ha acusado de usar la Alcaldía para sus «respetables» creencias religiosas.

En cuanto a la propuesta para el cambio de la fecha de la fiesta local de Gijón, ha señalado que el 29 de junio, festividad de San Pedro, instaurada en tiempos de Vicente Álvarez Areces cuando era alcalde, no tiene tradición alguna y el arraigo popular es «prácticamente nulo».

Y aunque ha insistido en que la nueva fecha debe ser fijada en una Comisión municipal con participación ciudadana, ha apuntado que hay quien quiere vincularla a la figura del ilustrado gijonés Gaspar Melchor de Jovellanos, mientras que otros proponen el 23 de junio, por celebrarse esa noche la Foguera de San Xuan.

Ha abogado, asimismo, por ir separando la connotación religiosa de las festividades de la ciudad. Según él, puede haber una fiesta que determinados colectivos la identifiquen con un patronazgo religioso, sin embargo, las autoridades la deben interpretar desde un aspecto civil. Ha insistido, asimismo, en que las creencias de Moriyón son «muy respetables», pero ha pedido que no use el cargo para un uso particular.

RADICALMENTE EN CONTRA

En el caso de los tres grupos municipales de izquierda, el portavoz de XSP, Mario Suárez, se ha mostrado «radicalmente» en contra de que representantes municipales participen en ritos religiosos, al tiempo que ha recordado que la presencia de alcaldes no es nueva. En cuanto al cambio de fecha, ha dicho no tener ninguna posición tomada, aunque ha considerado que no serviría de mucho si la alcaldesa asiste igualmente al rito religioso. En todo caso, están abiertos a posibles cambios.

Por parte del PSOE, el concejal socialista César González ha recordado el mandato del Pleno y ha matizado que, pese a que dirigentes socialistas acudieron a la bendición de aguas en años anteriores, la Comisión Ejecutiva municipal del PSOE decidió en el mandato anterior que los concejales no participaran ya más.

Eso sí, ha remarcado que no van en contra de nadie con esta petición, mientras que ha considerado que la dimisión debería pedirse por más motivos que por solo este. Para él, hay que tomarse las cosas «con más calma» para pedir la dimisión de la regidora. No se ha cerrado, en cambio, a estudiar otras fechas para la festividad local, a lo que ha recordado que Gijón ya contó con otras, como fue en su día San Miguel, también ligada a una fiesta religiosa.

En el caso del portavoz de IU, Aurelio Martín ha matizado que la invitación hecha por la Asociación de Amigos de la Iglesia de San Pedro la firma el propio párroco, Javier Gómez Cuesta, a su vez presidente de esta entidad. Ha conminado, en este sentido, a que la alcaldesa cumpla con la voluntad mayoritaria del Pleno y que no asista, aunque ha opinado que para pedir su dimisión debe ser por un conjunto de cosas. Ha visto bien, en cambio, una nueva fecha para la festividad local, para lo que el protagonismo no debe recaer en los partidos sino en la ciudadanía.

En cuanto a Ciudadanos, a través de una nota de prensa, su portavoz José Carlos Fernández Sarasola ha dicho defender un concepto de laicismo basado en la neutralidad de las instituciones frente al hecho religioso y en la defensa de la libertad de conciencia, pero también se oponen a pensar que los representantes públicos no deban participar en ningún acto de esta índole.

«Laicismo no puede significar la ausencia de todo hecho religioso en la vida pública y social de nuestra ciudad», ha recalcado, al tiempo que ha opinado que el que la alcaldesa vaya a la bendición de las aguas de San Pedro no supone la adhesión institucional del Ayuntamiento a ningún culto religioso, sino que simplemente se acude en representación del Ayuntamiento a un acto ciudadano, «que además tiene gran tradición en nuestra ciudad, al igual que lo hace en tantos otros», ha apuntado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...