La Audiencia de Huesca da una lección de laicidad positiva al Obispo de Barbastro

COMENTARIO: Aquí no se trata de laicidad positiva o negativa, sino de que la iglesia católica no puede actuar como juez, y la Audiencia de Huesca ha dictado una resolución conforme a las leyes del Estado y no con los criterios o normas de un obispo. Que esto resulete tan sorporendente a este periodista da muestra de lo lejos que andamos de una normalidad democrática, donode la laicidad sea la base de las relaciones entre el Estado y las confesiones religiosas, con neutralidad, sin privilegios, respetando todas las convicciones sean religiosas o no,…


La Audiencia de Huesca ha fallado (4-III-2011) contra la pretensión del Obispo de Barbastro de que el decreto canónico del nuncio Lajos Kada cambiando la propiedad de 112 obras de arte del Museo de Lleida al Obispado de Barbastro tuviera eficacia civil. Con esta sentencia, los jueces aragoneses frenan el conflicto político contra Catalunya, tan del gusto de la Conferencia Episcopal Española, creado por aquel nuncio y mantenido y aumentado por los sucesivos nuncios e incluso por la Secretaría de Estado.
El estado Español, pues, no será el "brazo ejecutor" de las decisiones políticas de la Iglesia, como en tiempos de la Inquisición o de la dictadura confesional del siglo XX. Los católicos podemos estar muy agradecidos a los magistrados de Huesca porque hayan optado por la laicidad positiva que enseña la Doctrina Social de la Iglesia. Ya la Gaudium et Spes apuntaba la legítima autonomía del orden democrático respecto de la Iglesia, que promueve la libertad y la responsabilidad políticas del ciudadano. El gran papa Juan Pablo II, en la Centessimus annus, declaraba con rotundidad que al no ser ideológica la fe cristiana (…) la Iglesia utiliza como método propio el respeto a la libertad. Y Benedicto XVI defiende la laicidad positiva, que marca el máximo respeto a la libertad religiosa y la diferenciación del ámbito religioso del político. Dentro de la sociedad civil, las confensiones religiosas deben ser respetadas según el principio de la libertad y de la igualdad; para ellas, sería una peligrosa deformación el fundamentalismo religioso. Felicitémonos todos los católicos del estado Español por esta victoria de la laicidad positiva sobre la pretensión teocrática del Obispo de Barbastro. Él, en una nota oficial (11-III-2011), declara que no comparte la resolución de los jueces aragoneses.  Pero, gracias a Dios y al estado democrático -legítimo para la Doctrina Social de la Iglesia, e incluso auspiciado por ella- no tendrá más remedio que reclamar -con libertad y en igualdad- la propiedad de las obras de arte del Museo de Lleida ante los tribunales civiles, que son los que decidirán.
Mientras, la islamización de los territorios de la diócesis de Barbastro avanza imparable. Naturalmente, esta islamización del valle del Cinca tiene su epicentro en Lleida, donde en determinados sectores ya rige la charia: el derecho coránico es la ley civil y las decisiones de los imanes tienen eficacia civil directa e inapelable.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...