La Almudena acogió la beatificación de otros cuatro «mártires de la Guerra Civil»

El Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Cardenal Angelo Amato, presidió la Misa en la que beatificó a 4 mártires benedictinos del monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos) asesinados en 1936 durante la Guerra Civil Española.

Los nuevos beatos, elevados a los altares este sábado 29 de octubre en la Catedral de la Almudena en Madrid, son los sacerdotes: P. José Antón Gómez, P. Antolín Pablos Villanueva, P. Rafael Alcocer Martínez y P. Luis Vidaurrázaga González.

Al iniciar su homilía, informa la Arquidiócesis de Madrid, el Cardenal Amato recordó al P. Jacques Hamel, anciano sacerdote asesinado por terroristas del Estado Islámico mientras celebraba Misa en su iglesia en Francia, quien afirmaba que “la santidad es un don de Dios. Es Él el que nos hace santos. No tengamos miedo de la santidad”.

Reflexionando sobre estas palabras, el Cardenal afirmó que el P. Hamel “no tuvo miedo de la santidad, no tuvo miedo del martirio, como tampoco estos cuatro benedictinos mártires. Ellos no tuvieron miedo del martirio, de entregar la vida como supremo testimonio de fe”.

Los cuatro monjes y sacerdotes benedictinos, continuó el Cardenal, “fueron fusilados en su patria a sangre fría, no por ser malhechores, sino por ser sacerdotes. ¿Cómo fue posible que hombres mansos e inocentes hayan sido brutalmente maltratados y asesinados?”.

“El clima sociopolítico de los años 30 se caracterizó por una manifestación de terror con la Iglesia, una persecución cruenta. Explotó el odio contra sacerdotes, religiosos y laicos. En aquel período hubo tinieblas sobre la tierra. El enemigo de Dios logró por breve tiempo bañar de sangre inocente esta tierra bendita”.

El Prefecto cuestionó luego: “¿Por qué la Iglesia reabre esta página de la historia?”, a lo que respondió: “porque quiere conservar la memoria de los justos, no de la injusticia que sufrieron”; la memoria de “una inmensa cantidad de fieles españoles que han sacrificado su vida para impedir la descristianización de España”.

Con esta beatificación, precisó el Cardenal Amato, “la Iglesia quiere amonestar a todos, creyentes y no creyentes, a no repetir más esa historia de horror y de muerte, a crear hoy gestos de vida y encuentro, de acogida y comprensión, al ejemplo de estos mártires”.

Concelebraron la Eucaristía el Arzobispo de Madrid, Mons. Carlos Osoro; el Arzobispo Emérito, Cardenal Antonio María Rouco; algunos otros obispos españoles y uno argentino, entre otros.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...