La alcaldesa perpetua de Mérida, santa Eulalia, procesionó flanqueada por efectivos militares

Pasaban las once y media de la mañana cuando el paso de la patrona de Mérida salía de la concatedral de Santa María para iniciar su desfile procesional de regreso a la basílica de Santa Eulalia. Fueron cientos los devotos que arroparon a la alcaldesa perpetua hasta su templo, en un recorrido por las calles del centro marcado por los bailes y cánticos tradicionales en honor a la santa.

Ataviada con un radiante traje rojo donado por un matrimonio de Huelva, entre rosas blancas de pitiminí y colombianas, la Mártir bendita abandonó la concatedral entre aplausos y al son del himno nacional interpretado por la agrupación musical Santa Cecilia de Mérida. Como cada año, los portadores postraron el paso ante los integrantes del grupo de coros y danzas de nuestra señora de la Antigua, quienes interpretaron su himno a la patrona. Flanqueada por 34 efectivos del grupo de artillería Campaña XI, de la base militar de Bótoa, la niña Eulalia se abrió paso entre los fieles para enfilar así el camino de vuelta hasta la basílica.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...