La alcaldesa del PSOE de La Línea otorga honores a la Inmaculada y a la policía del franquismo

El día 1 nombran a la Inmacualda como alcaldesa perpetua y el pasado mes de junio dieron la medalla al comisario Ángel Lozano

Parece mentira que una Alcaldesa del PSOE sea incapaz de entender que no se puede mezclar el poder del Estado con el de la Iglesia y que fomente cosas propias del franquismo y del nacionalcatolicismo. Pero no me extraña nada en una ciudad como es La Línea donde los kikos están metidos en la escuela pública a través del AMPA fomentando actos religiosos y más actos religiosos, ¿cómo es eso que van a asistir al pleno gente de la Iglesia? ¿Estamos locos o qué? ¿Se imaginan a Rouco Varela en el Parlamento? ¿Pero es que no hay nadie serio en el PSOE de Madrid que le pare los pies a esta mujer? Esta alcaldesa que ha concedido una medalla de la ciudad a un torturador del franquismo este verano con la connivencia del resto de las fuerzas políticas. ¿Cómo puede ostentar una Virgen, algo inmaterial, metafísico quizás, un cargo público que se vota cada cuatro años, de forma perpetua? ¿Es todo una cortina de humo o contentar a la gente debiendo esta alcaldesa siete nóminas a los funcionarios del Ayuntamiento?

El pasado 26 de abril tuvo lugar en la ciudad de La Línea de la Concepción una reunión de la junta de portavoces de los grupos políticos que conforman la Corporación Municipal, donde el equipo municipal de gobierno, formado por PSOE y PA, propuso al resto de grupos la concesión de la Medalla al Mérito a Ángel Lozano Márquez, comisario del Cuerpo Nacional de Policía, al estar próxima su jubilación. Y el 11 de junio, todos los grupos del ayuntamiento premiaban al comisario por “los méritos más relevantes en su merecida jubilación”. De esta manera, la alcaldesa reconocía ser una población agradecida. “En distintas ocasiones –indicó la alcaldesa socialista, María Gemma Araujo– hemos entregado con todo orgullo títulos meritorios de nuestra ciudad a personas que, a título particular, han contribuido en su socorro, beneficio, mejoras o a elevar el nombre a otros estamentos por sus méritos profesionales o personales. Hoy hacemos lo propio pero añadiendo una particularidad que nunca antes se había dado, porque, si bien la Medalla al Mérito por la Ciudad tiene como merecedor a Ángel Lozano Márquez por su trayectoria como destacado comisario del Cuerpo Nacional de Policía en su ciudad, a nadie se le escapa que, por extensión, también se reconoce en este acto el trabajo que todos los funcionarios policiales han venido efectuando por la seguridad de los linenses”. Y Gemma Araujo señaló que el pase a la jubilación de Ángel Lozano quien había contribuido a la reducción en un 23,4% del  total de delitos y faltas en el municipio durante el primer semestre del año en curso así como al esclarecimientos de delitos y faltas, datos muy altos y claramente satisfactorios en comparación con otras poblaciones”. Tras la entrega de la medalla tomó la palabra el homenajeado, en un recorrido desde su infancia y dejando claro que, desde esos años jamás, vislumbraba llegar profesionalmente a estar a cargo de la comisaría linense. Tuvo palabras también de solidaridad hacia su pueblo, exigiendo una justicia social por la situación geográfica que tiene la población y por la necesidad de ayuda que merece desde otros estamentos. El acto acabó con la emoción lógica reflejada, significando un "¡VivaLa Línea!"
 
José Ortega militante PCE franquismo
José Ortega Ortega, vecino de Algeciras de 69 años, militante del PCE desde 1963 y concejal en el primer ayuntamiento democrático de San Roque, entre 1979 y 1983, no sale de su asombro y de su indignación desde que, a finales de junio pasado, leyera la noticia. A José Ortega –recuerda Andaluces.es (periódico digital de ideas y noticas) –le vinieron de golpe recuerdos muy dolorosos: su detención en abril de 1975, su estancia durante tres días en la comisaría de La Línea, las torturas y malos tratos allí sufridos y su entrada en la cárcel de Algeciras, de donde no salió hasta ocho meses después, pasada la muerte de Franco. “Yo he sido albañil toda mi vida. Recuerdo muy bien que el día que vinieron a detenerme, era domingo y yo estaba de descanso. En Guadiaro, donde vivía con mi mujer y mi hija mayor, dos días antes, habían detenido a otro compañero del partido, José Llaves Bernal; así que quemé todos los ejemplares de Mundo Obrero que tenía y escondí en el fondo de una caja de herramientas muy grandes el libro que estaba leyendo: El único camino, de la Pasionaria”. El domingo 13 de abril de 1975 un grupo de agentes de la Brigada Político Social de la Policía entró en casa de José Ortega. La registraron de arriba abajo y encontraron en un desagüe pequeños trozos de papel de algunos ejemplares deMundo Obrero que no se habían quemado del todo. Suficiente para esposarlo, meterlo en un coche y llevarlo a la comisaría de La Línea. Con él había otros seis detenidos, todos militantes del PCE y de Comisiones Obreras: Andrés Barrachina, Jacinto Domínguez, Andrés Martín Díaz, José Llaves Bernal, Cristóbal Mateo Gómez y Alberto. Allí pasaron todos tres días sin dormir, siendo interrogados una y otra vez, y sufriendo torturas y malos tratos para que confesaran y delataran a más compañeros. “Yo acabé con los brazos desollados y cuando el juez que nos mandó a la cárcel me preguntó cómo me había hecho las heridas se lo expliqué: estuve casi todo el tiempo esposado y de los empujones que me pegaban para un lado y para otro se me quedó la carne viva”, recuerda José.

Archivos de imagen relacionados

  • José Ortega militante PCE franquismo
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...