La alcaldesa de Polomolok (Mindanao, Filipinas) pronunció de rodillas la consagración de la Misión Rosa Mystica

La alcaldesa de Polomolok, de rodillas, pronunciando la consagración de la Misión y todos sus miembros a la Inmaculada.

Todos los voluntarios de la Misión Rosa Mystica se reunieron en General Santos (Mindanao) para la misa dominical. A la sombra de su gran iglesia, confiaron su Misión a Nuestra Señora, la Rosa Mística, que los cubría bajo su manto azul. Así, en una manera muy simbólica, el pintor del fresco quiso representar a la Misión.

La consagración a la Inmaculada de todos los participantes en esta hermosa labor, iniciada hace 13 años por el Dr. Jean-Pierre Dickès, fue el primer acto después de la Misa.

Después de reunirse en el gran gimnasio de la ciudad de Polomolok, al lado de General Santos, todos caminaron detrás de la estatua de Nuestra Señora en procesión, con la alcaldesa a la cabeza, a través de las calles llenas de gente, ruidos y actividad. Muchos transeúntes se detuvieron a saludar a Nuestra Señora o se consagraron ellos mismos. La participación en la Misión de las autoridades municipales y asociaciones locales no deja de asombrar a nuestras mentes occidentales acostumbradas a la «neutralidad» laica y obligatoria…

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...