La alcaldesa de Córdoba ve «irrenunciable» reclamar la titularidad pública de la Mezquita

 La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio (PSOE), ha manifestado este miércoles que para ella y «gran parte» de la ciudad es «irrenunciable» la reivindicación de la titularidad pública de la Mezquita-Catedral, que «tampoco es incompatible, sino todo lo contrario», con «el respeto al culto católico que desde hace siglos se celebra en la Mezquita como catedral».

Durante su participación en los desayunos informativos organizados por el Grupo Joly, patrocinados por el Banco Santander, Ambrosio ha apuntado que «convertirla únicamente en una fuente de polémicas y discusiones, emplearla como un arma arrojadiza en las refriegas políticas supone una pérdida de perspectiva».

En este sentido, ha defendido que «lo que no puede suceder es que las distintas perspectivas, que no deben ser incompatibles, lleven a empañar la gestión de un monumento sin igual, un atractivo de primer orden para la ciudad», a lo que ha agregado que «si se impone el sentido común, si se actúa con rigor y sin estridencias, si se aborda esta cuestión con la tranquilidad necesaria», está «segura de que la Mezquita no será lo que no debe ser: una piedra de la discordia entre cordobeses».

Al respecto, ha explicado que los pasos para reclamar la titularidad pública serán «los que autorice la asesoría jurídica del Ayuntamiento y que se amparen en una estrategia que tenga argumentos suficientes como para iniciar un proceso largo», pero al que «esta ciudad no va a renunciar», ha subrayado.

En relación al informe del secretario del Pleno, Valeriano Lavela, sobre la Mezquita-Catedral, ha indicado que «sobre un documento que establecía una serie de reflexiones, había que darla forma de informe para que lo conocieran los grupos políticos y actuar como inicio de un documento que tiene que elaborar la asesoría jurídica».

Mientras, ha admitido que en estos nueve meses de mandato «a veces» no han acertado. «Nos hemos enzarzado en polémicas, no diré que estériles, porque de todo se aprende, pero sí que han aportado poco a la ciudad», ha asegurado la alcaldesa, quien ha dicho que asume «toda la responsabilidad» de lo que el equipo de gobierno o ella no hayan hecho bien o no hayan sido «capaces de explicar».

Sin embargo, ha apuntado que «en algunas de esas polémicas, algunos han visto una oportunidad para sacar tajada política y han olvidado que el compromiso con la ciudad de Córdoba, con su imagen y con su futuro, es algo exigible a todos y no sólo al gobierno».

En este caso, ha confesado que le «dolió mucho que en algunos momentos se proyectara una imagen de Córdoba como una ciudad en manos de radicales, una especie de territorio inhóspito». «Y no tanto por las críticas hacia mi persona o mi gobierno, sino porque objetivamente esa imagen, por lo demás irreal, podría suponer de lastre para la ciudad», ha apostillado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...