Krahe, juzgado por «cocinar» un Cristo hace 34 años, es arropado por numerosos artistas ante su posible «exilio» a Francia

La Fiscalía ha pedido la absolución para el cantautor Javier Krahe por un presunto delito contra los sentimientos religiosos por su participación en un vídeo emitido en 2004 sobre "cómo cocinar un Cristo para dos personas". El acusado, que al entrar en la sala ironizó con que si le condenan, "se exiliará" a Francia, ha defendido su inocencia y advirtió de que seguirá componiendo sobre la Iglesia aunque "más" sobre mujeres. Artistas que le arroparon en los juzgados, como Miguel Ríos, lamentaron lo "absurdo" de este proceso, mientras que Wyoming dijo que también resulta "ofesivo" que Rouco amenace con recortar Cáritas si la Iglesia tiene que pagar IBI.

“No me han entendido”, declaró a su llegado al juzgado el cantautor, que siempre irónico, advirtió de que pase lo que pase seguirá haciendo canciones a la Iglesia, pero siempre más a las mujeres, en porcentaje “de nueve a una”.

Aplausos a su llegada de numerosos artistas
Krahe fue recibido en los tribunales con un caluroso aplauso de compañeros y amigos como Pepín Tré, Pancho Varona o José Manuel Monzón, ‘el Gran Wyoming’, que también declaró como testigo. Otro de los artistas que mostró su apoyo al cantautor, Miguel Ríos, defendió la propuesta de Monzón “de condenarle a tres aves marías” en lugar de a la multa de 144.000 euros que pide la acusación. Asistieron también en solidaridad con el acusado Antón Reixa, excantante de Os Resentidos y actual presidente de la SGAE, el músico Andreas Prittwitz, el cineasta Álex de la Iglesia y el showman Leo Bassi, entre otros.

A Wyoming lo que le ofende son las amenazas de Rouco
El cantante Miguel Ríos explicó que acudía “a dar un abrazo a su amigo” pero, también, porque le parece “absurdo” el juicio, y deploró que “cada vez volvamos más a la Inquisición”, capaces de juzgar, “no por lo que digas ahora, sino por lo que dijiste hace veinte años”. “A mí también me resulta muy ofensivo que Ángel María Rouco diga que, si le hacen pagar el IBI a la Iglesia, le recortará los fondos a Cáritas”, ha abundado Monzón, que abandonó la sala tras declarar, molesto con el abogado de la acusación, que restó credibilidad al presentador.

De la Iglesia cree que es “anacrónico” y absurdo”
En el mismo sentido, Alex de la Iglesia, que es amigo “y vecino” de Krahe, ha considerado “lamentable, anacrónico y absurdo” que se haya admitido a trámite esta querella, lo cual “habla muy mal de la Justicia española”. Leo Bassi, que también ha tenido encontronazos con la Iglesia católica por las denuncias de sus espectáculos, ha defendido el derecho de quienes disfrutaron con el corto, “probablemente muchos millones”. Durante la vista se proyectaron los segundos del vídeo donde se narra una “receta” para desprender a un Cristo de una cruz y cocinar “los estigmas mechados con tocino” tras “descostrar” la imagen, que el programa “Lo más Plus”, de Canal +, emitió el 14 de diciembre de 2004.

Los querellantes, de la Tomás Moro, no dieron la cara
Rodado en super 8 por Krahe “y unos amigos” en 1978, ha explicado el cantante, el vídeo formaba parte de un corto de 25 minutos llamado “Diez comentarios”, que se hizo para “proyectar en la pared de una casa”. La acusación, que no contó con el testimonio de los querellantes, Víctor Lozano y José Nicolás de Salas, miembros del Centro de Estudios Jurídicos Tomás Moro, que no acudieron a la vista, insistió en que el propio Krahe había actualizado el delito al volver a “burlarse” de la cruz y de las creencias católicas en el programa.

“Quizá sea momento de hacer desaparecer el artículo 525″
Su directora, Montserrat Fernández Villa, también acusada, explicó al juez que el programa era en directo y que el invitado no sabía lo que vería ni qué le preguntarían.
También confirmó que Monzón, editor junto con otros del DVD “Esta no es la vida privada de Javier Krahe”, donde sus amigos artistas le hacen un homenaje y donde se incluían esos segundos de película, estaba allí para promocionar ese trabajo. La periodista sólo desea que “este sea el final, después de ocho años danzando por los juzgados” con la amenaza de una multa que “pone en peligro” su casa, que es, dijo, “lo único” que tiene, y opina que “quizá sea momento de hacer desaparecer el artículo 525 del Código Penal”, que, por otra parte, es la primera vez que se aplica.

Javier Krahe a su llegada a los juzgados / EFE

El corto de la polémica que emitió Canal + en 2004

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...