Kichi, actual alcalde de Cádiz y candidato de Adelante Cádiz, cambia el paso

El alcalde y el presidente del Consejo firman el convenio para la subvención de la Semana Santa 2019.

En no pocas ocasiones a lo largo de estos cuatro años se ha puesto de relieve el buen trabajo que el equipo de gobierno, y en especial el alcalde de la ciudad, venía haciendo en relación a las cofradías. No sólo la llegada de Podemos al Ayuntamiento no perjudicó a las hermandades, sino que en líneas generales han vivido mejor desde 2015 que en la época anterior. Las cosas como son. Y por eso mismo, el programa electoral de Adelante Cádiz (formación en la que confluyen Podemos y Ganar Cádiz, los dos partidos que han gobernado la ciudad) ha caído como un auténtico jarro de agua fría en el entorno cofradiero.

La candidatura que lidera José María González ha presentado una serie de medidas en esa entendida laicidad que bien parece una persecución a lo católico que afectarían, muy de lleno, a las hermandades gaditanas. Tanto, que se puede llegar a decir que pondría en peligro el desarrollo de la Semana Santa.

Plantea esta formación política “organizar actos oficiales exclusivamente laicos y sin connotaciones ni simbología religiosa”, lo que afectaría seguro al Corpus y habría que ver en qué sentido a la Semana Santa (en cuya organización tiene el Ayuntamiento una cuota importante). Por si esto puede generar dudas, también se propone el equipo de González “no promover desde el Ayuntamiento ritos ni celebraciones religiosas de ningún tipo”, con lo que esto pueda suponer. Y peor aún, se menciona directamente “no financiar directa ni indirectamente actividades confesionales”, y qué es la Semana Santa sino una actividad confesional (por más que los modernos, los acomplejados y los resentidos hablen de espectáculo cultural, de folclore y de otras cosas).

Aún hay más en los propósitos de Adelante Cádiz, que anuncia que a medio plazo quiere “regular la ocupación de la vía pública por procesiones, ensayos o similares, especialmente fuera de la semana santa” (sin mayúsculas, por cierto).

Estas propuestas distan mucho del camino que José María González ha recorrido estos cuatro años de la mano de las cofradías. Y los viejos fantasmas de hace cuatro años y de un deseo de acabar con la Semana Santa han regresado; en este caso con argumentos más que evidentes.


Información complementaria del Observatorio del Laicismo:

PROGRAMA ELECTORAL ADELANTE CÁDIZ

17. LAICIDAD
OBJETIVOS:
1.Trabajar por una ciudad laica y no confesional.
2.Defender la libertad de conciencia individual y la independencia del Ayuntamiento respecto a cualquier confesión religiosa.
3.Eliminar cualquier tipo de privilegio o discriminación en el trato económico y fiscal hacia las entidades religiosas.

TAREAS:
A corto plazo:
Promover que ninguna autoridad o personal funcionario municipal participe, en calidad de tal, en actos de naturaleza religiosa.
No invitar a actos oficiales ni considerar autoridad pública a representantes de ninguna confesión.
Organizar actos oficiales exclusivamente laicos y sin connotaciones ni simbología religiosa.
Retirar de los edificios e instalaciones municipales, así como de sus organismos autónomos, empresas y demás entes, cualquier tipo de simbología religiosa. Como excepción, se podrán mantener aquellos símbolos o elementos que tengan un valor histórico, artístico o cultural que justifiquen su conservación o cuya retirada pudiera ocasionar un daño arquitectónico o estético irreversible.
No promover desde el Ayuntamiento ritos ni celebraciones religiosas de ningún tipo.
No financiar directa ni indirectamente actividades confesionales.

A medio plazo:
▪ Redactar un Plan y un Reglamento de Laicidad.
▪ Publicar el listado de propiedades de la iglesia católica, sus fundaciones y otras entidades religiosas, exentas del pago de IBI u otros impuestos.
▪ En periodo electoral, facilitar de forma preferente colegios o locales públicos para ejercer el derecho al voto.
▪ Coordinarse con otros municipios para promover e impulsar que el gobierno central elimine la exención del IBI a inmuebles propiedad de organizaciones religiosas, especialmente a aquellos usados para actividades lucrativas.
Regular la ocupación de la vía pública por procesiones, ensayos o similares, especialmente fuera de la semana santa.
Regir las relaciones entre Ayuntamiento y entidades confesionales, igual que con cualquier otra entidad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...