Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Karen Armstrong: “Podemos ser religiosos sin religión”

Experta en tradiciones religiosas y ‘miembro’ de la Alianza de Civilizaciones

Colgó los hábitos y se convirtió en "una freelance del monoteísmo". Karen Armstrong (Worcestershire, 1944) es una de las grandes expertas en tradiciones religiosas y, debido a ello, miembro del grupo de alto nivel de la Alianza de Civilizaciones de Zapatero. Vino a clausurar la conferencia Mediterráneo: mito y realidad del CCCB y a presentar su libro La gran transformación (Paidós).
–Sin creer, la religión sirve de poco.
–Piense en un bailarín.

–¿En un bailarín clásico?
–Sí. La danza muestra el potencial del cuerpo, lo que uno puede llegar a hacer si se entrena, ¿no? Pues la religión es un método para llegar a ser. Pero Dios no revela la verdad a menos que intentes vivirla cada día.

–¡Usted lo intentó y se salió del convento!
–Yo entré en la vida religiosa justo antes de las reformas del Concilio Vaticano II. El sistema de formación era entonces muy poco saludable. Dios me desapareció. Lo reencontré más tarde estudiando las otras tradiciones religiosas.

–¿Algún descubrimiento capital?
–En su origen, todas las religiones dicen que no se puede hablar de Dios. No es un ser como usted o como este vaso. No se puede entender. ¡Pero se puede sentir! Cuando estás con alguien verdaderamente religioso, percibes en él un sentido de lo que puede llegar a ser un ser humano. A mí me ocurrió con el dalái lama. Él, que carece de ego, me dijo que su religión era ser cariñoso y amable. Todas las religiones insisten en que Dios está dentro de nosotros.

–En algunos más que en otros, seguro.
–También dicen que la mayor virtud no es la creencia, ni la defensa de un correcto comportamiento sexual. Es la compasión. El sentir con el otro. El jen-ai (humanidad) del confucionismo. El no hacer a los demás lo que no quieras que te hagan a ti. Si eso lo haces todos los días, llegas a conocer esa esencia, dígale Dios o Nirvana. ¡Hay que destronarse del centro del mundo! Las escrituras hebreas hablan de amar al extranjero, y Jesús, de amar al enemigo.

–Los terroristas islamistas dicen que Dios está de su lado.
–¡Travestis de la religión! Como en el caso de los cruzados y de la Inquisición, su concepto de Dios es inadecuado. No quieren la religión como motor de transformación. Quieren que la religión les avale. Por otra parte, muchos terroristas usan la religión para articular una identidad política. Hamás, por ejemplo, es un movimiento de resistencia nacional, muy diferente de Al Qaeda, que tiene planes globales.

–Planes como limpiar de españoles el Magreb.
–Planes políticos. El conflicto en Oriente Próximo entre árabes e israelís se ha convertido en un núcleo simbólico. Si no se encuentra una solución justa, no habrá paz. Al cronificarse la guerra, se militarizan los sueños, las relaciones, los ideales y la religión. Lo mismo ocurre en Cachemira y en Afganistán.

–¿Y qué peligros corre una sociedad sin Dios?
–La razón está bien, pero no puede con todo. Somos los únicos animales que tienen que vivir con el conocimiento profundo de la propia muerte. Eso da una necesidad de significado y un temor a la extinción. Y la religión ayuda. Es como el arte. ¡Es una forma de arte! ¿Verdad que cuando oye una música bellísima, de esas que elevan, tiene el sentimiento de que todo va a funcionar?

–Sí. Y para eso no hace falta llevar un velo.
–Mmm. Durante años yo llevé velo. Era antihigiénico y muy caluroso, se lo aseguro, pero en cierto sentido fue una liberación. Me olvidé de mi imagen. También en Occidente tenemos problemas por no llevarlo, ¿eh? Fíjese en los desórdenes alimentarios. El laicismo no es benigno.

–No es dogmático, al menos.
–La historia demuestra que un mal laicismo es tan dañino como el fanatismo. Mire el de Stalin… Y el sah de Irán, que mató en 1935 a muchos manifestantes que protestaban contra la obligación de llevar prendas occidentales. En Occidente hemos tenido 300 años para desarrollar las instituciones. Lentamente.

–Dé la fórmula Armstrong para la buena marcha del siglo XXI.
–Podemos ser religiosos sin religión, sin instituciones que sirvan para preservar el culto. A menudo los líderes religiosos son como los políticos. Solo quieren el éxito de su partido. El reto del siglo XXI es apreciar –no solo tolerar– a las otras tradiciones religiosas.

–Una cuestión de educación.
–Sí. Y es importante alejarse de los objetivos secundarios de los líderes religiosos, de todas esas estúpidas discusiones sobre la sexualidad y sobre el género. No tienen nada que ver con la compasión. Insisto en que la regla de oro para la supervivencia de la especie es no hacer a los demás lo que no quieras que te hagan a ti. A menos que aprendamos a no utilizar a otros pueblos para conseguir petróleo barato, no vamos a tener un mundo viable.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

La calle del señor cura

La calle Nicanor López Brugos Para un ateo irreductible como yo, aquellas personas creyentes que muestran una completa…
Total
0
Share