Juventudes Socialistas pide votar a los 16 años y suprimir la casilla de la Iglesia en el IRPF

Las Juventudes Socialistas reclaman en la ponencia política de su 24 Congreso, que celebrarán el fin de semana, que la edad para poder votar pase de los 18 a los 16 años y apuestan por un sociedad "radicalmente laica", en cuyo contexto piden suprimir la casilla de la Iglesia en la declaración del IRPF.

La defensa del voto a los 16 años -una aspiración ya demandada con anterioridad por los jóvenes socialistas- se justifica para ampliar la base social de representación política y estimular la participación.

'Juventud madura e independiente que toma sus decisiones en el ejercicio de su libertad', recalca la ponencia, que plantea una sociedad laica con la separación efectiva y transparente entre los poderes públicos y cualquier confesión religiosa.

Para ello, Juventudes Socialistas aboga por suprimir la casilla de la Iglesia católica en la declaración de la renta, así como cualquier símbolo religioso en edificios y actos oficiales.

En esa línea, propone que en los funerales de Estado no haya ninguna participación de una confesión religiosa y que los poderes públicos que participen en actos religiosos no hagan ningún tipo de ofrecimiento a las autoridades religiosas.

Como ejemplo de lo que desean que deje de ocurrir cita que un alcalde rinda su bastón de mando a una figura religiosa.

Los jóvenes del PSOE llegan a plantear la modificación del artículo 16 de la Constitución, relativo a la relación de los poderes públicos con la Iglesia católica y las demás confesiones.

Instan a aprobar una ley de libertad religiosa, rechazan que la Iglesia pueda tener un trato de favor en el pago de impuestos y piden revisar los acuerdos con el Vaticano, fiscalizar las ayudas que recibe la Iglesia e inventariar y reponer 'en la medida de lo posible todos los bienes de que se ha apoderado de manera injusta en los último decenios'.

Sí reconocen que, 'a pesar de ciertas sombras', la Iglesia católica realiza una 'gran labor' social que ha de ser recompensada debido a que llega a colectivos y rincones de España con una capacidad superior a la de cualquier poder público.

Pero lamentan los posicionamientos políticos de la Conferencia Episcopal y la 'imposición moral' que ésta pretende.

La ponencia política que se debatirá en el Congreso del fin de semana reclama también la creación de una agencia de calificación pública y una regulación de las agencias privadas y exige a la UE un impuesto para las transacciones financieras (tasa Tobin).

Asimismo, respalda la dación en pago, la emisión de eurobonos y la convergencia de los salarios mínimos interprofesionales de los países de la UE.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...