Juez del Supremo de Puerto Rico reclama mayor activismo de iglesias en los tribunales para defender los valores cristianos

Criticó además que el Tribunal Supremo federal, “sin fundamento constitucional”, ha convertido lo que, según él, era un gobierno claramente fundamentado en la fe cristiana, en un gobierno secular, lo que ha traído terribles consecuencias para la nación, opinó.

El juez del Tribunal Supremo Erick Kolthoff exhortó el sábado a organizaciones religiosas del País a defender sus derechos constitucionales y seguir luchando por la permanencia de los valores cristianos.

“Estoy convencido de que cada vez más debemos estar en pro de nuestros principios y valores cristianos”, sostuvo en su intervención en el Segundo Congreso de la Conferencia Nacional de Líderes Cristianos Hispanos (NHCLC), Capítulo de Puerto Rico.

Kolthoff, cuyo padre y madre fueron pastores, explicó que la intención inicial de la enmienda de total separación de Iglesia y Estado, añadida en 1947, era imponer limitaciones al Gobierno para impedirle aprobar legislación que discriminara otra religión o apropiarse de una religión particular.

Criticó que, sin embargo, a través de los años, esa doctrina ha impuesto límites sobre los individuos religiosos y las iglesias, restándoles sus derechos constitucionales de libertad de expresión y credo y a la vez mirando con sospecha leyes a las que se les perciba un propósito religioso o que beneficie la religión, opinó.

Añadió que esta conyuntura ha servido como plataforma “para crear la percepción de que los creyentes y organizaciones religiosas no deben intentar influenciar a los votantes y gobiernos”.

Sostuvo que eso implica negarle a dicho sector el derecho a ejercer plenamente la libertad de expresión y asociación que protege a todos los ciudadanos, incluyendo a los cristianos y las demás religiones, señaló.

Criticó además que el Tribunal Supremo federal, “sin fundamento constitucional”, ha convertido lo que, según él, era un gobierno claramente fundamentado en la fe cristiana, en un gobierno secular, lo que ha traído terribles consecuencias para la nación, opinó.

Enunció además, que “la lucha por nuestra fe y nuestros valores no ceja” y que se requiere una mayor preparación para enfrentar la realidad. Para ello, dictó a los decanos de universidades teológicas presentes a incluir en su currículo un curso al menos electivo en que se estudie con detalle la historia de los derechos constitucionales de las iglesias.

Tal preparación ayudaría a que desde nuestros púlpitos se podrían derribar mitos y mentiras creados por aquellos que quieren detener el avance de las iglesias, concluyó acompañado por el aplauso del público.

En un breve aparte con NotiCel, Kolthoff aclaró que, aunque sí existe un culto en el Tribunal Supremo al que asiste, él no lo oficia.

También, dijo con firmeza que se negaría a inhibirse en pleitos que tengan que ver con libertad religiosa o separación de Iglesia y Estado. Todo el mundo tiene credo religioso en el Supremo, expresó. No obstante, aclaró que evaluaría cada caso según sus méritos, dijo mientras tocaba una y otra vez el mismo botón del ascensor.

Además, negó poseer capacidad administrativa en su iglesia, señalando que asiste a todos los cultos en calidad personal. Tampoco asesora legalmente a su iglesia, lo cual sería un acto antiético, aclaró antes de entrar rápidamente al ascensor y marcharse.

La prisa de Kolthoff obedeció a que también tenía un compromiso en la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana en Hato Rey que coincidió con la de Trujillo Alto y a la cual un periodista de NotiCel le observó llegar.

La actividad titulada “El Cristianismo ante los retos de la política” surge en medio de un debate público sostenido sobre equidad de género, matrimonio homosexual, imposición de contribuciones a las Iglesias, entre otras.

En una actividad para también debatir el alcance sobre la separación de Iglesia y Estado, la actividad se realizó en la Casa Alcaldía de Trujillo Alto.

El alcalde José Luis Cruz Cruz afirmó que era “un honor” que hubiesen utilizado las instalaciones del Centro del Gobierno y que estaría siempre a las órdenes para lo que necesite la Iglesia.

“Dios nos puso aquí para abrirle las puertas a la iglesia, y pase lo que pase, eso va a seguir siendo así”, dijo.

Aunque llegó tarde, añadió que vería el vídeo completo de la actividad para “seguir aprendiendo para hacer las cosas correctas como Dios ordena”.

La NHCLC es una agrupación que surgió en Estados Unidos para servir de apoyo a organizaciones religiosas, Iglesias e individuos en temas como educación, juventud, familia.

El vicepresidente de la NHCLC, capítulo de Puerto Rico y el Caribe, William Hernández Ortiz explicó que el rol de las organizaciones religiosas e iglesias en el devenir político del País, se concentra en cuatro puntos.

Entre ellos figuran orar por todo el que compone el Gobierno “para que sea Dios quien los dirija”, incentivar al cristiano a votar, orientar al pueblo sobre los principios de los candidatos y fomentar a que gente “con valores” entren a la política.

“Un Gobierno necesita en todo momento que Dios esté en el Gobierno. La Iglesia y el Gobierno deben trabajar juntos por el bienestar del País, no que uno se imponga al otro. Pero la Iglesia es necesaria en todo País”, dijo.

En la actividad también comparecieron diversos pastores, políticos y abogados, entre ellos Edward García Rexach, quien se sentó en el palco de los demandantes en el caso que actualmente se discute en el Tribunal de Primera Instancia para que el Secretario de Justicia César Miranda, retire su postura y defienda el matrimonio heterosexual.

*Modificada para aclarar que el padre y la madre del juez asociado Kolthoff, y no el propio juez, fueron pastores.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...