¿Jesús, roba-bebés?

Ha muerto como ha vivido: fiel y mártir de sus ideas sectarias, según las cuales el fin de llevarles al cielo justificaba el robar bebés por los medios más canallescos, mintiendo  y chantajeando a sus madres. Tal ha sido Sor María Gómez Valbuena, de las Hijas de la Caridad (¡!), que todavía tienen el valor de exigir “respeto” para ella.

                           Los dirigentes de esa secta roba-bebés siguen con su silencio aprobando esos crímenes. El resto de los miembros de su organización también son cómplices, y blasfeman como ellos del nombre de Jesús, pretendiendo hipócritamente seguir sus enseñanzas. ¿Fue Jesús un roba-bebés?  ¿Cabe mayor blasfemia, mayor fariseísmo? Sin embargo,  no vemos que esos que se proclaman cristianos se subleven contra ese horror con actos multitudinarios; y eso que presumen de ser mayoría, para imponernos ilegalmente su ideología sectaria, que ya vemos donde desemboca. Caiga una justicia ejemplarizante sobre esa secta, que con su terrorismo “infernal” y su poder político atemoriza, y con sus grandes riquezas compra todavía a demasiadas autoridades civiles, dañando gravemente nuestra convivencia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...