IU ve “absurdo el revuelo” por su moción para un Ayuntamiento laico y lo achaca al “sector casposo”

Alega que no pretende “prohibir la Semana Santa” ni “quitar” la rotulación de calles ya dedicadas a la simbología católica

Frente la concentración celebrada ante el Ayuntamiento de Sevilla contra la moción promovida por IU-CA y respaldada por Participa, para separar plenamente la institución municipal de la religión, el portavoz municipal de IU-CA, Daniel González Rojas, ha recordado que la propuesta no pretende “prohibir la Semana Santa o que la gente vaya a misa”, ni tampoco “quitar” la rotulación de calles ya dedicadas a la simbología católica. Por eso, ve “absurdo” el revuelo suscitado, atribuyéndolo al “sector casposo” de Sevilla.

En declaraciones a los medios de comunicación, González Rojas ha invitado a leer la moción en cuestión, porque la misma no está destinada a “prohibir la Semana Santa o que la gente vaya a misa” y tampoco pretende “quitar” la rotulación con la que cuentan las calles dedicadas a las vírgenes, cristos o santos de la Iglesia católica. “Sería absurdo quitar los nombres a calles ya rotuladas”, ha dicho señalando el contenido de la moción, porque no incluye “absolutamente nada” destinado a retirar a Santa Ángela de la Cruz la calle con la que cuenta en Sevilla.

En ese sentido, ha explicado que dado que España es un estado laico, la moción pretende “separar” totalmente la institución municipal y la religión, cualquiera de ellas, lo que se traduce en aspectos como que los concejales asistan o no a la Semana Santa o a los cultos religiosos de modo personal e individual, pero no “como representantes públicos” del Ayuntamiento y por tanto de la ciudadanía. Y es que en los cultos religiosos, un concejal “no pinta absolutamente nada”, porque la religión “es algo personal y privado”, pero no institucional.

En cuanto a la rotulación de calles, expone que la idea es “promover o desarrollar un callejero laico” en las “nuevas calles”, negando que la moción llame a “quitar” las calles con las que cuenta la iconografía católica. Y es que el celebérrimo poeta sevillano Luis Cernuda, según avisa, tiene dedicada “una plaza minúscula” cuando merece “una gran calle”. Así, considera “absurdo e incomprensible” el “revuelo” generado por la moción, atribuyéndolo al “sector casposo” de Sevilla.

LA MOCIÓN DE IU-CA

La moción, como se ha informado, está consensuada con la plataforma Sevilla Laica y reclama el Ayuntamiento no mantenga más su presencia, ni como institución ni a través de sus representantes públicos, en cualquier acontecimiento o manifestación religiosa, lo que implica el cese de las invitaciones que se hacen desde Alcaldía a estos actos y la reserva de espacios para los grupos municipales en misas, procesiones u otros eventos de cualquier confesión.

Porque según IU-CA, organización promotora de la moción, ya que el español es un Estado de carácter aconfesional, “no se entiende” que los concejales “tengan un palco (reservado) para ver la Semana Santa”, apostando por que cada concejal asista o no a los actos religiosos a título personal, pero nunca en calidad de cargo público.

En este sentido, la moción plantea también que todos los actos organizados por el Ayuntamiento sean “exclusivamente civiles y sin connotaciones ni simbologías religiosas” y que el Consistorio no invite a éstos a los representantes eclesiásticos ni los considere autoridad pública. También se propone la elaboración de un censo de las propiedades de cualquier confesión religiosa que estén exentas de pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en la ciudad o evitar continuar poniendo nombres religiosos a las calles, entre otros aspectos.

CONCENTRACIÓN EN CONTRA

Frente a la moción, a través de la aplicación de mensajería para teléfonos móviles WhatsApp ha circulado una convocatoria de concentración a las puertas del Ayuntamiento, exponiendo que la propuesta en cuestión pretende “retirar nombres religiosos de calles como Santa Ángela de la Cruz y otras, además de la prohibición de que los ediles asistan a cualquier culto” y ocho puntos “en contra de las tradiciones que perviven en Sevilla a lo largo de siglos”.

María, una de las personas concentradas a las puertas del Ayuntamiento, ha expuesto a Europa Press que dicha moción no representa “el sentir de la ciudadanía” de Sevilla, señalando que se trata de una maniobra de sólo “cinco concejales”, los dos de IU-CA y los tres de Participa Sevilla. Al respecto, ha explicado que aunque la concentración tiene un carácter “espontáneo”, un agente de la Policía Local habría manifestado que cuenta con “autorización” gracias a la solicitud formulada por “un miembro de una corporación mariana”. Así, ha mostrado su total rechazo al contenido de la moción.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...