IU, contra el Alcalde de Oviedo por las fresas del Corpus: «Vulnera el pacto de laicidad»

La decisión del Alcalde de Oviedo, Wenceslao López, de mantener la invitación a la Iglesia para degustar en el Ayuntamiento las tradicionales fresas del Corpus no ha sentado bien. Ni en la oposición, ni entre sus socios de gobierno. El PP arremetió ayer contra el regidor por su «cinismo», mientras Izquierda Unida declaraba en voz alta su indignación ante una celebración que incumple, denuncian, el pacto de laicidad aprobado en el pleno municipal del pasado mes de septiembre.

La portavoz de IU, Cristina Pontón, que ya había manifestado su «alegría» por la supresión del caldo de Ramos por parte del Cabildo, mostró su indignación por la insistencia en mantener la tradición de las fresas del Corpus, una celebración que, en sus palabras, sobra. «Nosotros creemos que para fomentar la buena vecindad», explicó Pontón, «no hacen falta actos institucionales ni en la iglesia con la corporación ni en dependencias municipales con la cúpula de la Iglesia». Según la portavoz de Izquierda Unida, «para lograr el respeto y la colaboración basta que cada uno haga su trabajo, sin entrometerse en el espacio del otro y partiendo de la separación de ambas instituciones como así quedó aprobado en la moción del pleno de septiembre sobre la necsidad de tener un Estado laico».

Si en Izquierda Unida están molestos con el fondo de la cuestión, que es la presencia del Arzobispo y el Cabildo en dependencias municipales para compartir las fresas del Corpus, también lo están con las formas en las que el Alcalde ha tomado la decisión. Pontón explicó que puso ayer en su conocimiento lo que Izquierda Unida piensa del asunto y que en esta ocasión Wenceslao López aplicó una «política de hechos consumados», en vez de llevar el asunto a la Junta de Gobierno, «que es donde tienen que decidirse las cosas», puntualizó.

Cristina Pontón subrayó que la invitación a las fresas va en contra del compromiso adquirido por el equipo de gobierno, pidió coherencia a sus socios y aprovechó para aventurar que al Arzobispo «igual no le apetece comer fresas ni nada en una temporada después de tener que sentarse en el banquillo en un juzgado en Madrid el día 29 de mayo», en referencia al caso Lumen Dei.

Y mientras el otro socio de gobierno, Somos, prefirió guardar silencio sobre las fresas y los caldos, el PP no dejó pasar la ocasión para cargar contra el regidor por «ponerse la careta de hombre tolerante después de haber boicoteado la Semana Santa«. El concejal popular Francisco Javier García declaró ayer que Wenceslao López es un «cínico que sólo busca continuar su labor de acoso y derribo contra la Iglesia y los miembros del Cabildo». El edil va más allá y afirma que la invitación realizada ahora le sirve para burlarse de la Iglesia, «situándoles en una posición incómoda e inapropiada en una relación entre instituciones». El concejal del PP concluye que «el Alcalde está aprendiendo de Somos / Podemos todo lo malo, incluidos el cinismo y la mala educación, como lo demuestra que utilice una querida tradición para seguir zahiriendo a la Iglesia y a los creyentes».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...