Italia obliga a todos los jornaleros a beber agua

Recolectan tomates, sandías y otras hortalizas y están obligados, por ley, a beber agua durante las horas de más calor. En caso contrario, se exponen a ser despedidos. Aunque sea el Ramadán. Los jornaleros musulmanes empleados este verano en los campos de Mantova, en la Lombardía italiana, han hecho pública su protesta contra un decreto ley del 2008 que obliga a todas las personas que trabajan al aire libre, bajo altas temperaturas, a hidratarse periódicamente para evitar lipotimias u otros problemas.

La comunidad islámica de la región considera que beber agua «debería ser una recomendación, pero nunca una obligación», dijo el representante del colectivo, Ben Mansour, que reclamó que los musulmanes queden exentos de este punto del decreto. «Si un trabajador se encuentra mal, lo primero que ha de hacer es parar la actividad y, si ve que la situación no es pasajera, entonces puede beber. El ayuno puede prever excepciones en caso de graves problemas físicos», afirmó, antes de amenazar con movilizaciones si algún bracero fuera despedido por este motivo.

Pero las asociaciones agrarias y los sindicatos del campo de Mantova, miembros todos ellos del comité de seguridad en la agricultura, son tajantes. Insisten en que trabajando en el campo sin beber agua se corre un alto riesgo de deshidratación o de sufrir un golpe de calor con consecuencias, afirman, que pueden ser fatales.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...