Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
La policía moral toma nota del nombre de una mujer detenida durante una ofensiva contra la "corrupción social" en el norte de Teherán el 18 de junio de 2008. -REUTERS

Irán y dos “choques de civilización” con el califato de los ayatolás · por Nazanín Armanian

Descargo de responsabilidad

Los artículos de opinión o editoriales expresan la de su autor o medio, sin que la publicación suponga que el Observatorio del Laicismo o Europa Laica compartan lo expresado en el mismo. Europa Laica expresa sus opiniones a través de sus:

El Observatorio recoge toda la documentación que detecta relacionada con el laicismo, independientemente de la posición o puntos de vista que refleje. Es parte de nuestra labor observar todos los debates y lo que se defiende por las diferentes partes que intervengan en los mismos.

Cuenta una leyenda persa que,”poco después de que un parricida llamado Zahak, jefe de unos bandidos llegadas del otro lado del Golfo Pérsico, asaltara el trono de Irán «Tierra Aria», le salieron en cada hombro una serpiente venenosa, lugar de los besos de Ahriman, el Demonio, disfrazado de un fiel cortesano. Aterrorizado, el califa recurrió a los médicos, y El Ahriman volvió a presentarse con la bata blanca y una macabra receta: “¡Señor!” -dijo El Mal-, “Estas serpientes solo se alimentan del cerebro humano, y para que no coman el suyo, debe darles cada día el de un joven a cada una”. Y así, durante meses, cientos de jóvenes iraníes fueron sacrificados por los agentes del invasor. Hasta que un día, un iraní infiltrado ocupó el puesto de chef en la cocina real y empezó a liberar a los jóvenes, dándoles a las culebras cerebro de oveja. Los chavales liberados se ocultaron en el seno de las montañas de Zagros, formando una milicia llamada Gord o Kord (los Corpulentos, o sea, los kurdos), y atacaron el palacio: apresaron al malvado califa, liberando al pueblo“. Así se narraba, bajo una férrea censura, la invasión de los bárbaros árabes (antepasados de Mohammad Ben Salman El Destripador Saudí) a Irán en el siglo VII: las serpientes eran las colas del turbante de Zahak, máximo representante de la crueldad en la cultura persa, entre otros criminales como Alejandro Magno o el mogol Gengis Kan, hoy reencarnados en el Jomeinismo, Talibán, Estado Islámico, la CIA, el Blackwater, y otras organizaciones criminales.

Total
6
Shares
Artículos relacionados
Total
6
Share