Irán ahorca a dos «enemigos de Dios»

Los ejecutados estaban acusados de terrorismo. – Ambos pertenecían a un grupo opositor en el exilio que participó en las protestas contra el régimen

Irán ha ahorcado hoy a dos hombres acusados de terrorismo. Ambos habían sido condenados a muerte por su participación, en 2008, en un atentado en la ciudad de Shiraz, al sur del país, en el que perdieron la vida trece personas, según la televisión estatal por satélite PressTv.

Mohamad Reza Ali Zamani y Arash Rahmanipour habían sido identificados como miembros de la Asociación Monárquica de Irán, un grupo opositor involucrado en la organización de las protestas que, hace siete meses, sumieron a la República Persa en la crisis política que el régimen de los ayatolás ha vivido desde su fundación en 1979.

A los ejecutados se les había imputado un delito de mohareb (enemigo de Dios). La pena es la muerte en la horca.

Pendientes de la apelación

Otras nueve personas condenadas a muerte por su participación en los disturbios postelectorales esperan la sentencia de un tribunal que estudia sa apelación, según ha publicado la agencia estudiantil Isna.

Los nueve fueron arrestados durante las masivas manifestaciones populares que desde hace siete meses se repiten contra la controvertida reelección del presidente, Mahmud Ahmadineyad, que la oposición reformista considera fruto de un "fraude masivo".

Todos ellos han sido acusados de conspirar para derrocar el régimen, pertenecer al grupo de oposición en el exilio Muyahidin Jalq -que Teherán considera terrorista-, y de ser enemigos de Dios, explica la fuente.

En las movilizaciones han muerto más de una treintena de personas según cifras oficiales, y cerca de ochenta según el cómputo de la oposición.

Además, alrededor de 4.000 han sido arrestadas, de las que casi un centenar -entre ellas destacados miembros de la oposición-, han sido ya condenadas a diversas penas de cárcel.

Según las estadísticas que maneja la organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional, Irán es, con más de 300 ahorcamientos al año, el segundo país del mundo que más ejecuciones realiza, solo por detrás de China y por delante de Arabia Saudí y Estados Unidos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...