Investigan supuestos malos tratos en un centro de menores religioso de Vigo

La Fiscalía de Menores de Vigo está investigando el contenido de un vídeo en el que seis niños de entre siete y 15 años denuncian insultos, vejaciones y golpes en el centro en el que están en acogida. La investigación se abrió a raíz de la denuncia presentada por el padre de dos de esos niños, que perdió la custodia hace más de tres años años y desde entonces ha peregrinado por varias administraciones cuestionando el mal trato que reciben sus hijos.

En esta ocasión, remitió su denuncia directamente a la Fiscalía General del Estado, si bien se ha remitido de nuevo a Vigo, y adjuntó un vídeo grabado en una sesión de terapia con un psicólogo en el que están sus hijos y otros menores de la Fundación Casa de Caridad de Vigo-Hogar de San José, un centro de menores tutelados por la Xunta de Galicia dirigido por una orden religiosa.

Los menores que aparecen en el vídeo relatan al psicólogo situaciones que han vivido personalmente y otras que afectan a otros compañeros del centro, en el que hay una treintena de niños. Relatan escenas de gran dureza con las que, según denuncian, les castigan las monjas y que incluyen vejaciones y humillaciones en distintas estancias del centro, entre ellas, un «cuarto del saco» sin luz en el que les dejan encerrados durante horas.

El vídeo que está investigando ya la Fiscalía y también la propia Xunta de Galicia incluye descripciones muy explícitas de los menores sobre situaciones que se remontan ya a varios años atrás. «Me acuerdo que decían ‘cállate’ y xxx (el nombre del niño se preservará) no se callaba y le ponían el trapo en la boca para que se callara. Y estaba con el trapo en la boca y atado, como si estuviera secuestrado«, relatan.

El niño al que se refieren estaba atado a la silla con «una cuerda larga», pero, además, relatan cómo a «los niños que se portan mal» les «tuercen los brazos» y «les ponen contra el suelo» y «les ponen los pies encima». Situaciones que reflejan supuestos malos tratos y vejaciones y que, según aseguran también en el propio vídeo, proceden de «los educadores y las monjas».

La Fiscalía analiza el vídeo, pero también practicará más diligencias encaminadas a determinar la credibilidad de la denuncia presentada y del vídeo aportado como prueba. Sobre la verosimilitud del relato de los vecinos, el propio psicólogo que dirige la sesión concluye que el testimonio «tiene credibilidad» por el lenguaje que utilizan, «la coincidencia en términos de adultos y de emoción» y los conceptos a los que se refieren.

Dos años de lucha

Pablo Enrique G.G., el padre denunciante, empezó su batalla en noviembre del 2014, un año después de que le retirasen la custodia de sus cinco hijos, que por aquel entonces tenían entre ocho y 13 años, por el ingreso en prisión de la madre. Ya entonces se encadenó en el acceso a los juzgados de Vigo denunciando los malos tratos que sufrían los pequeños.

El hombre llevó sus denuncias en los últimos años ante la Xunta de Galicia como administración tutelante, la Fiscalía de Vigo, varios órganos judiciales e incluso el Defensor del Pueblo o la propia Casa Real. En todas las ocasiones, carecía de pruebas físicas más allá del relato de sus hijos y el caso quedó archivado, de modo que finalmente ha optado por complementar sus denuncias con el testimonio directo de las propias víctimas, sus hijos y otros menores del centro.

La Xunta de Galicia, que tiene plazas concertadas en el centro, pero no es de su titularidad, ha confirmado la apertura de dos investigaciones a mayores de la que sigue la Fiscalía. Se trataría, según recoge Europa Press, de una indagación interna a raíz de esta última denuncia en la que están colaborando con la Fiscalía de Menores y de otra para «determinar la veracidad de las manifestaciones realizadas por los menores, con el objeto de adoptar las medidas necesarias, de ser el caso».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...