Intolerancia y extremismo saltan las alarmas en Londres

Decenas de simpatizantes de la Liga de Defensa Inglesa (una organización ultraderechista que se opone a «la invasión del Islam») lanzaron botellas a la policía y corearon consignas contra los musulmanes.

La capital británica, una ciudad multicultural donde conviven distintas creencias, idiomas y razas, corre el riesgo de convertirse en una verdadera zona de guerra producto de la intolerancia y el extremismo religioso.

El asesinato el miércoles pasado de un militar británico en plena calle, supuestamente perpetrado por dos musulmanes radicales, está siendo utilizado como excusa por sectores conservadores para promover el odio interracial y confesional.

Este fin de semana fue atacada una mezquita en la localidad de Grimsby con bombas incendiarias. «Acabábamos de terminar nuestras oraciones cuando escuchamos un estallido y vimos fuego por debajo de la puerta. Después cayeron dos cócteles molotov más», relató a un periódico local el responsable del centro islámico, Diler Gharib.

El imán aprovechó la oportunidad para condenar el asesinato del soldado británico Lee Rigby, quien combatió en Afganistán, el cual —dijo— «no tiene nada que ver con la fe musulmana».

Durante los últimos días, las autoridades han tenido que contener a grupos extremistas blancos que han salido a buscar venganza. Mientras, los medios no hacen más que arrojar leña al fuego mostrando imágenes de uno de los supuestos asesinos con las manos ensangrentadas y un machete.

Ese camino es realmente peligroso. Actualmente en el área metropolitana de Londres viven más de ocho millones de personas, de ellas solo el 45 % son británicos de nacimiento, según el censo del 2011.

Durante las últimas décadas, la ciudad se ha enriquecido con migraciones desde distintos puntos del orbe, principalmente de países que antiguamente fueron colonias británicas. Así en estos momentos viven allí más de 250 mil indios, 112 mil pakistaníes y cerca de 80 mil jamaicanos, por solo mencionar algunos ejemplos.

Con ellos han traído sus creencias y tradiciones. En estos momentos, más del 12 % de los londinenses profesa la religión islámica, un 20 % se considera interreligioso, mientras el cristianismo ha bajado a menos del 50 %. Muchos ven esta multiculturalidad como algo positivo, mientras otros la consideran un grave peligro para la seguridad del país y una amenaza para sus valores.

De cualquier manera, la posibilidad de que se desate una «cacería de brujas» pone en riesgo el estilo de vida de cientos de miles de personas que han llegado a las orillas del Támesis en busca de nuevas oportunidades, los mismos que ya tienen suficientes problemas con sortear la crisis económica actual.

ultras islamofobia Londres 2013

Archivos de imagen relacionados

  • ultras islamofobia Londres 2013
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...