Interior mantiene en máximos la financiación para la asistencia religiosa en cárceles, a pesar del descenso de la población reclusa

Instituciones Penitenciarias destinó 608.500 euros en 2018 a la asistencia religiosa católica en cárceles y 21.000 euros al culto islámico

En 2013 se redujo la partida a la mitad, tres años después se recuperó a pesar de que el número de reclusos disminuyó en ese periodo en 7.000 personas

Según los últimos datos publicados, la Iglesia cuenta con 164 curas en cárceles y la Comisión Islámica tiene doce imanes penitenciarios

El Ministerio del Interior destinó 608.500 euros a la asistencia religiosa católica en cárceles y 21.000 euros al servicio que se presta a los internos musulmanes en 2018. Para este año el BOE recogió la misma concesión directa a través de un Real Decreto. El dinero público destinado a esta actividad ha ido evolucionando. En 2013 se produjo un recorte de esta financiación, reduciéndose la partida presupuestaria a 313.430 euros, pero tres años después volvió a incrementarse hasta 604.260 euros. Según los últimos datos publicados, la Iglesia cuenta con 164 curas en cárceles y la Comisión Islámica, con doce imanes penitenciarios.

Esta dinámica contrasta con el descenso que ha sufrido la población reclusa. En 2013 había 66.765 personas internas en cárceles, esta cifra ha ido reduciéndose progresivamente hasta el año 2017, que terminó con 58.814 reclusos. El año pasado se estancó la cifra en 58.883 presos y los últimos datos publicados en 2019 aportan un dato muy parecido, se contabilizaron 58.848 personas en octubre.

A lo largo de la última década la asistencia religiosa en cárceles ha recibido más de seis millones de financiación pública. El año en el que se destinó la mayor cantidad al culto en centros penitenciarios fue durante el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, en 2009. Ese año la Conferencia Episcopal recibió 842.768 euros por ese servicio, aunque la cifra de reclusos era también superior a la actual, con 76.079 personas privadas de libertad.

La dinámica de las ayudas destinadas a la Comisión Islámica es muy parecida, en 2013 alcanzó su pico más bajo recibiendo 3.930 euros, tres años después comenzaron a remontar otorgándoles 9.000 euros en 2017 y 21.000 euros en 2018, según la respuesta de una petición de información enviada por eldiario.es al portal de transparencia.

Estas partidas están reconocidas en los Presupuestos Generales del Estado, y en ellas aclaran que estas cantidades son transferencia que realizan a la Comisión Islámica de España y a la Conferencia Episcopal para atención del culto en centros penitenciarios. La asistencia religiosa católica en cárceles está regulada en un acuerdo firmado en 1993 entre el ministro de Justicia y el presidente de la Conferencia Episcopal.

En él determinan que esa asistencia comprenderá la celebración de misas, atención a los internos, formación religiosa y «aquellas otras actividades directamente relacionadas con el desarrollo religioso del interno». Por su parte, en ese acuerdo también se recoge la distribución de sacerdotes  depende del número de internos en cada cárcel. Si hay menos de 250 presos, les corresponde un cura; a partir de ahí la distribución va aumentando llegando a cinco sacerdotes en caso de que haya más de 2.000 reclusos. Actualmente, según datos de la Pastoral Penitenciaria, la Iglesia cuenta con 164 curas en cárceles, 49 trabajan a jornada completa, 85 en media jornada y 30 realizan labores de apoyo como voluntarios.

A pesar de que la población reclusa se ha ido reduciendo en los últimos años, pasando de 66.765 personas en 2013 a 58.883 en 2018, el Estado ha optado por incrementar esta partida presupuestaria. De esta forma, en este periodo temporal la cantidad media dividida por recluso ha pasado de 4,7 a 10,7 euros. Esta redacción ha intentado que Instituciones Penitenciarias explique por qué ha tomado la decisión de aumentar esta partida, sin haber recibido respuesta por el momento.

En 2016, el equipo del ministro Jorge Fernández Díaz que ejecutó el incremento de 290.000 euros a la asistencia religiosa aseguró a esta redacción que este cambio respondía al «final de los recortes» en los recursos públicos durante los años de crisis. Por su parte, desde la Comisión Islámica aseguran que el incremento que se ha producido en la asistencia que ellos realizan, pasando de 9.000 euros en 2017 a 21.000 euros en 2018, se debe a negociaciones que han mantenido con Instituciones Penitenciarias.

Fuentes oficiales de la Comisión Islámica explican que llevan años pidiendo un aumento de la financiación y señalan que esta asistencia en Catalunya, donde están transferidas las competencias en el ámbito penitenciario, recibe mayores concesiones económicas que en el resto del país.

Según los datos del informe anual sobre la situación de la libertad religiosa en España en 2017, la población reclusa musulmana se estima en alrededor de 6.000 internos, de los cuales cerca de 1.600 están en centros penitenciarios de Catalunya. De acuerdo a los datos difundidos por esta publicación del Ministerio de Justicia, la Comisión Islámica cuenta con doce imanes penitenciarios en el resto del Estado y ocho acreditados que prestan asistencia religiosa de manera regular en esa comunidad autónoma.

eldiario.es ha tratado de recabar la versión de la Conferencia Episcopal, sin haber recibido respuesta por el momento.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...