Interior duplica la subvención a la Conferencia Episcopal para dar misa en prisiones

La ayuda a la Iglesia para el culto en las cárceles asciende a 598.500 euros, casi el doble que lo percibido durante los tres años anteriores.

El Gobierno ha decidido recuperar los generosos honorarios de laIglesia previos a la crisis para la “atención al culto en centros penitenciarios”. Lo que el Ministerio del Interior traspasa a laConferencia Episcopal para la celebración de misas en las prisiones españolas asciende en 2016 a 598.500 euros. Prácticamente se duplica la subvención recibida por el mismo concepto en los tres años anteriores, desde 2013 a 2015, ejercicios en los que la Iglesia se quedó con 309.500 euros anuales.

La ayuda que el ministro Jorge Fernández Díaz dedica al culto para reclusos este año es casi idéntica a la de 2012, cuando la subvención se fijó en 598.560 euros. Tras ese año la partida para las misas en cárceles se quedó en algo más de la mitad. El Gobierno de Mariano Rajoy ha asegurado su recuperación a niveles pre-crisis en los últimos Presupuestos Generales firmados en esta legislatura.

A pesar de duplicarse, la partida aún no alcanza sus mayores momentos de esplendor: en 2009, bajo el mando del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, la Conferencia Episcopal se hizo con 842.768 euros para el Convenio de colaboración para la asistencia religiosa a reclusos, casi el triple que el año pasado. En en 2010 se llevó 777.940 euros y en 2011 681.590 euros.

Esta subvención anual a favor de la Conferencia Episcopal Española (CEE) se otorga como consecuencia de una norma de 1993 del Ministerio de Justicia y que apareció en el BOE de aquel año como “Acuerdo sobre asistencia religiosa católica en los establecimientos penitenciarios”. Entró en vigor el 1 de enero de 1994 y el pago a la Iglesia desde Interior se realiza mensualmente.

Hace apenas unos días la plataforma Europa Laica denunciaba que cada residente en España, sea o no católico, aporta indirectamente una cuota anual de 240 euros a la Iglesia católica. Calcula que la Iglesia se queda, entre subvenciones directas y beneficios fiscales, con alrededor de 11.000 millones de euros al año, cantidad equivalente al 1% del PIB. 

Según los cálculos de la asociación, y teniendo en cuenta que recopilar todos los beneficios económicos de esta confesión religiosa es una labor ímproba (no hay un cómputo total desde la Administración), la Iglesia disfruta de excenciones y bonificaciones tributarias por valor de 2.000 millones de euros anuales y recibe unos 4.900 millones para enseñanza, incluida la financiación de los cientos de colegios concertados. Se queda con otros 2.000 millones para obra social y asistencial y 900 millones para los 57 centros hospitalarios que gestiona, entre muchas otras partidas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...